Fiscal Castellanos se hizo de la vista gorda ante una carta clave de Liechtenstein

Fiscal Castellanos se hizo de la vista gorda ante una carta clave de Liechtenstein

La misiva deja en claro que fiscal no argumentó debidamente un pedido clave referido al caso de Alan García y su esposa. No corrigió el pedido, lo encarpetó.

Alan García Pérez - José Castellanos

EDUARDO GARCÍA

Todo parece indicar que el expresidente Alan García, investigado por diversos casos detectados por la “Megacomisión” del Congreso, está siendo blindado por el fiscal José Castellanos, a cargo de dichas pesquisas al nivel de Ministerio Público.

En abril de este año, el diario La República dio a conocer que Castellanos recurrió a la cooperación internacional para solicitar el levantamiento del secreto bancario de la Fundación Rayos del Sol, conformado por el expresidente Alan García y su exesposa Pilar Nores en el Principado de Liechtenstein, en setiembre de 1994, cuando la pareja estaba exiliada en París.

El fiscal antilavado “sospechaba” que la Fundación Rayos de Sol, en el referido Principado y conocido más por ser uno de los paraísos fiscales más confidenciales y seguros del mundo, fue conformada con el presunto propósito de ocultar fondos y propiedades.

Pero un elemento que encendió las alarmas al interior de la institución que dirige el correcto Pablo Sánchez, es que Castellanos se hizo de la vista gorda ante una carta del banco de Liechtenstein, en la que dejan claro que este último no argumentó debidamente un pedido clave que podría dar mayores detalles a sus indagaciones.

Carpeta Fiscal 216-2017

Carpeta Fiscal 216-2017

“Liechtenstein no dispone de un registro central que permita controlar si las personas (Alan García y Pilar Nores) poseen cuentas en este banco”, se lee en la carta emitida por la justicia del Principado de Liechtenstein, en poder del Diario UNO, a sus pares peruanos.

Pero lo que más llama la atención, y que Castellanos sospechosamente pasó por alto, fue lo que se lee líneas más abajo: “Si tuvieran una prueba concreta de que estas personas poseen una cuenta en un banco de Liechtenstein, esto se puede verificar mediante orden judicial”.

Y eso no es todo, porque en la misma misiva le jalan la oreja a Castellanos y le dicen que “se requiere una sospecha concreta de que se ha cometido un acto criminal que esté relacionado con la cuenta bancaria”.

“En el registro de propiedad se pueden verificar propiedades de una persona en concreto, pero no se puede averiguar de un grupo, como lo ha solicitado (el fiscal de lavado de activos José Castellanos)”, advierte el país soberano.

Y prosigue: “Con el presente escrito se da por concluida la solicitud de asistencia judicial. Pero es posible presentar otra solicitud de asistencia judicial con detalles y sospechas concretas si se solicita incautación o entrega de documentos bancarios”.

¿Qué quiere decir esto? Que la justicia de dicho país dejó la puerta abierta dándole una segunda oportunidad para que el fiscal antilavado juegue mejor sus cartas y pueda llegar al meollo del asunto, que podría develar las no pocas sospechas que pesan sobre el exmandatario aprista.

Sin embargo, fuentes del Diario UNO en la Unidad de Cooperación Internacional de la Fiscalía de la Nación, dirigida por Alonso Peña Cabrera, confirmaron que Castellanos no movió ni un dedo para subsanar los reclamos de Liechtenstein, debido a que no presentó ningún pedido a través del referido despacho, que es la vía adecuada para tramitar dicha documentación.

“En la Unidad de Cooperación Internacional del Ministerio Público siempre le decimos y aconsejamos a los fiscales y jueces que nos pregunten, que indaguen, que argumenten, pero a veces sucede que se mandan solitos y cometen errores”, explicaron las fuentes con respecto a este caso.

“Cuando Castellanos interpone su asistencia judicial formalmente, la Unidad de Cooperación no tiene otro camino más que darle trámite, porque no se pueden hacer correcciones ni mucho menos observaciones en pleno camino”, refirió un fiscal supremo que prefirió mantener su nombre en reserva.

El mismo fiscal supremo añadió además que los estándares en temas de rigurosidad y trámites con la justicia europea, sobre todo la del Principado de Liechtenstein, son “altísimos”, por lo que José Castellanos “no debió enviar su pedido tan a la ligera”.

“No debió presentar simples sospechas, debió haber una atribución, una vinculación delictiva, que, por ejemplo, la Fundación Rayos de Sol ha sido un instrumento, persona jurídica de fachada, usada para lavar dinero, y señalar con elementos suficientes a los cómplices, primarios o secundarios, que habrían coadyuvado para que ingrese este dinero de forma ilegal al extranjero”, concluyó.

Es más, informantes del despacho de Castellanos, que forma parte del subsistema especializado en Lavado de Activos, dijeron que el fiscal Castellanos “enterró en la letra pequeña dicha alerta” y “no volvió a tocar el tema”. “Debió subsanar las observaciones”, indicaron.

Este diario intentó hablar con Castellanos desde el lunes mediante la oficina de Imagen Institucional del Ministerio Público; sin embargo, no hubo respuesta.

El semanario Hildebrandt en sus Trece informó que Castellanos, que investiga a “AG” desde hace más de dos años, archivó inexplicablemente su investigación “bamba” contra el exmandatario, y alertó en su edición del 10 de noviembre que el caso, en manos de este “fiscal”, podría pasar al archivo definitivo.

Sergio Tejada

PODRÍA REFLEJAR UNA ALTO GRADO DE IMPUNIDAD A FAVOR DE “AG”
El excongresista Sergio Tejada, que dirigió la “Megacomisión” del Congreso durante el gobierno anterior, aseveró que la “omisión” del fiscal José Castellanos resulta preocupante y podría reflejar un alto grado de impunidad a favor de “AG” por parte del Ministerio Público.

“Siempre han habido muchas sospechas sobre la investigación a ‘AG’, y luego de ser archivada por el mismo fiscal Castellanos, se reabrió por orden superior debido a que él no fue lo suficientemente diligente”, refirió Tejada al Diario UNO, quien no ocultó su preocupación.

“Si bien el fiscal incorpora hallazgos de la “Megacomisión”, sumándolos a nuevos elementos probatorios de la Procuraduría de Lavado de Activos, que permitieron proseguir con las indagaciones, parece que Castellanos reabrió la carpeta solo para ‘contentar’ a la opinión pública”, manifestó.

En conclusión, Tejada, cabeza del grupo parlamentario que investigó a García por meses, agregó: “El fiscal no está interesado en esclarecer el asunto, y esta documentación que me enseñas lo demuestra, ya que parte de ser un fiscal correcto es formular debidamente sus pedidos al extranjero”.

“Llama la atención que hayan fiscales tan diligentes en algunos casos y en el caso de García no, porque permanentemente la Fiscalía de la Nación se mueve dentro de un blindaje y una dejadez con respecto al investigado expresidente”, concluyó.