Los encerraron en el penal Ancón 1

Los encerraron en el penal Ancón I

Fotos: Andina

ANTONIO CASTILLO

Luego de haber escuchado al fiscal Hamilton Castro, a los abogados de la defensa, y después de dieciséis horas de audiencia, el juez Richard Concepción Carhuancho dictó 18 meses de prisión preventiva para los representantes de las empresas consorciadas de Odebrecht; Graña y Montero, JJ Camet e ICCGSA: José Alejandro Graña Miró Quesada, Hernando Alejandro Graña Acuña, Fernando Camet Piccone y Fernando Castillo Dibós.

El único empresario para el que no se ha dispuesto la medida de prisión es Gonzalo Ferraro, exfuncionario de Graña y Montero quien se encuentra delicado de salud internado en una clínica local. Para él se dispuso arresto domiciliario en el centro médico.

A los investigados se atribuye haber formado parte del acuerdo colusorio ilícito, efectuado entre el ex presidente Alejandro Toledo y Jorge Simoes Barata, para otorgar la concesión de la obra Carretera Interocéanica, Tramos 2 y 3, a favor del consorcio antes mencionado, así como de haber realizado un aporte de 15 millones de dólares, para pagar la coima de 20 millones pedida por el ex presidente, cometiendo con ello también el delito de lavado de activos.

Fernando Castillo Dibós. Foto: Andina

Fernando Castillo Dibós. Foto: Andina

ELEMENTOS DE CONVICCIÓN
El juez fundamentó su decisión en la suficiencia de elementos de convicción que vinculan a los investigados con los hechos delictivos, tales como la declaración de Jorge Barata, las actas donde las empresas acuerdan el pago de supuestos “riesgos adicionales”, con las que disfrazaron financieramente el traslado del dinero para la coima.

Asimismo en la consideración de que la pena mínima a imponérseles estaría entre los 6 y 9 años de cárcel, y, el peligro de fuga, basado en que el arraigo domiciliario que tienen en el Perú no es de calidad plena, ya que por sus enormes condiciones económicas y numerosos viajes al extranjero, tienen facilidad para fugar en cualquier momento.

José Graña Miró Quesada. Foto: Andina

José Graña Miró Quesada. Foto: Andina

NADIE SE ESCAPA
Más allá de los cuestionamientos que los colegas de la defensa realicen, en vía de apelación, contra ese mandato de prisión decretado, lo cierto es que éste da un mensaje claro y firme a la ciudadanía y opinión pública: nadie escapa ni escapará del implacable brazo de la justicia.

Elocuente fue la expresión del fiscal Hamilton Castro con la que inició su requerimiento a las nueve y treinta de la mañana del domingo: “Hoy el Perú será testigo si el sistema de impartición de justicia trata con la misma vara a todos los ciudadanos”. Pues, de eso se trata. Que el país recupere la confianza perdida en el Poder Judicial y el Ministerio Público.

La balanza de la justicia debe juzgar por igual a ricos y pobres. En eso consiste el principio de igualdad ante la ley.

En tal sentido, el juez Richard Concepción Carhuancho también fue expresivo en los tramos finales de la audiencia, cuando puso como ejemplo el caso del humilde, pero imprudente, chofer del bus que meses atrás mereció igual trato de prisión preventiva, por haber actuado con negligencia criminal, propiciando la caída de un bus desde el Cerro San Cristóbal.

Una de los puntales de la prisión preventiva decretada contra representantes de las consorciadas, es la sindicación de Jorge Barata, lo cual indica lo mucho que sabe este empresario brasileño, respecto de personajes de la política nacional.

Por eso Marcelo Odebrecht en su última declaración de Curitiba, el 9 de noviembre, dijo que él sabe de los montos exactos y circunstancias en que se dio dinero a Alan García y a Keiko Fujimori.

Por lo pronto, la congresista de Fuerza Popular, Úrsula Letona, ha declarado en un programa de televisión que a su lideresa le habrían ofrecido 2 millones de dólares. Curiosamente, ambos políticos también han viajado mucho al extranjero y lo hacen con facilidad.

Hernando Graña Acuña. Foto: Andina

Hernando Graña Acuña. Foto: Andina

PROVISTOS DE CONCIENCIA Y VOLUNTAD CRIMINAL
Los empresarios que formaron parte de acuerdos colusorios para defraudar al Estado, como los de Odebrecht y consorciadas, coimeando para obtener millonarias obras de infraestructura, actúan provistos de conciencia y voluntad criminal, por lo que deben ser rigurosamente procesados y sancionados penalmente.

En igual medida los políticos que se coluden con ellos. La justicia debe alcanzar a todos: ex presidentes, ministros, funcionarios y candidatos presidenciales que se valen de testaferros para ocultar los millonarios aportes provenientes del lavado de activos, narcotráfico, corrupción, evasión tributaria y otras modalidades delictivas.

En cuanto a las obras de infraestructura, se debe ser implacable, ya que al pago de las coimas se suma el costo de la obra, con lo cual es el contribuyente peruano el que termina pagándolas. No es posible que, cada metro cuadrado de cemento que se coloca a lo largo del país, suela ser el producto de un festín de dinero que circula entre la empresa concesionaria, funcionarios y políticos adictos al dinero mal habido.

DE CUELLO BLANCO
Mientras en los pueblos más recónditos de nuestra serranía, a miles de niños se les raja las mejillas por el frío quemante de las alturas, y, tienen que llagarse los pies (semidesnudos) al caminar decenas de kilómetros para llegar a la escuela más próxima con solo unos granos de cancha y queso para mitigar el hambre, varios millones de las obras de infraestructura destinadas a esos infantes y lugares, vayan a parar al bolsillo o cuentas bancarias de empresarios y ladrones de cuello blanco.

Hoy, el sistema de justicia tiene la oportunidad de oro que le ha deparado la vida para reivindicarse ante la historia y, a la vez, limpiar el país de esas lacras que impiden nuestro desarrollo y crecimiento como nación. A todos con la misma vara.

AL PENAL
La tarde de ayer, desde la Carceleta del Poder Judicial, donde pasaron varias horas, los cuatro exdirectivos de las empresas consorciadas con Odebrecht fueron trasladados hacia el penal Ancón I.El otro empresario acusado, Gonzalo Ferrero salvó ir a prisión y está con arresto domiciliario.