“Cómo es la mía”: fue la famosa frase de Alan García para pedir sobornos

“Cómo es la mía”: fue la famosa frase de Alan García para pedir sobornos

Pedro Cateriano Bellido formó parte de una comisión en el Congreso de los noventa que investigó los actos de corrupción del primer gobierno de Alan García. Fruto de sus pesquisas, Cateriano publicó el libro El caso García.

Pedro Cateriano Bellido formó parte de una comisión en el Congreso de los noventa que investigó los actos de corrupción del primer gobierno de Alan García. Fruto de sus pesquisas, Cateriano publicó el libro El caso García, que ahonda en un desbalance patrimonial del expresidente al final de su gestión y evidencias que habría recibido una coima de los italianos que iban a construir el tren eléctrico.  Sergio Siragusa de Tralima dio este testimonio ante el fiscal Vittorio Paraggio en una investigación efectuada en Italia.

El dinero se depositó en las cuentas de Alfredo Zanatti, amigo de García. Zanatti luego declaró que García le dijo: “cómo es la mía”.

Miguel Atala, funcionario del gobierno de Alan García, trató de ocultar US$10 millones en Andorra

El Ministerio Público y Poder Judicial probaron que efectivamente el dinero se depositó en un banco de Gran Caimán (cuenta de Zanatti). Retornó al Perú para comprar Radio 11.60. En ese entonces a García no se le denunció por lavado de activos porque el delito no estaba tipificado.

El dictamen de la fiscal Nelly Calderón y el informe final del vocal supremo Hugo Sivina, citados en el libro, acreditan el pago del soborno de Siragusa a García. “Entonces, si eso no es una prueba, yo digo: ¿qué cosa es una prueba? Porque vemos que ahora por cosas menores meten a la gente a la cárcel y acá no se ve eso”, dice Cateriano, que participa como invitado en el Hay Festival.  Concedió una  larga entrevista resumida al máximo.

¿Qué otras evidencias puede advertir de la corrupción aprista? 

En el libro cuento el episodio del presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Enrico Praeli, citado por Alan García a Palacio. De pronto, llega a un salón y se encuentra con el traficante de armas Abderramán El Assir. Ese es un testimonio fulminante contra un presidente. Tiene que ver con la operación de los aviones Mirage.

(Nota de Editor) Para poner en contexto, el presidente Belaúnde compró 26 aviones a Francia. El sucesor, García, quiso reducir esa flota. “Alan García hizo intervenir a este traficante de armas para recolocarlos”. Cateriano en su libro precisa de otras coimas. Un banco de Panamá, el BCCI, pagó sobornos a dos funcionarios delBanco Central de Reserva (BCR), Leonel Figueroa y Héctor Neyra, por depositar las reservas internacionales del país en esa entidad. Lo hicieron por orden de García. Esos hallazgos no los hacía la justicia peruana. En el caso del tren eléctrico, Italia y en el BCCI, fue un fiscal norteamericano. Algo similar ocurre ahora. Expresidentes y candidatos peruanos que recibieron dinero de Odebrecht están contra las cuerdas por la justicia de Brasil.AG no se salva.

Todas estas acusaciones contra Alan García se archivaron por prescripción…

Los plazos de prescripción eran muy cortos. En segundo lugar, la Constitución del 79, como la actual, impide condenar en ausencia. No hay que olvidar que en ese entonces Alan García estaba asilado en Colombia. Luego se fue a vivir a París.

García regresó en el 2001 y vuelve a postular. ¿Es una especulación decir que arregló su situación judicial con el fujimorismo para retornar al Perú?

Lo que es objetivo es que la Corte Suprema le dicta una orden de captura por ser reo contumaz. García recurre a la Comisión Internacional de Derechos Humanos. Ojo, no a la Corte, como dicen Jorge Del Castillo y Mauricio Mulder. La comisión recoge ese pedido de García y recomienda al gobierno que no debería tener esa condición. El gobierno de Paniagua envía la recomendación a la Corte Suprema. ¿Qué hace la Suprema? No lo absuelve. Acepta que no puede ser reo contumaz y declara prescritos sus delitos.

¿Pero en la investigación suya no hubo apasionamiento? Se utilizó el informe Larc, que tenía errores. Decía que García tenía 50 millones de dólares y era falso.

El informe fue muy criticado por García pero dio el indicio del BCCI. También el informe Kroll.

Que habla de una microficha de una cuenta de García que después desaparece…

Eso también lo cuento en el libro. Krol nos advierte de la existencia de esta microficha. Lourdes Flores estudió y analizó el caso.

Mario Vargas Llosa, que es su amigo, invitó a votar por Alan García en el 2006…

Yo voté viciado en esa elección. Estuve en desacuerdo con Mario y se lo dije en reserva, pero es que el contexto político era diferente…

Pero era un candidato acusado de corrupción…

Para Vargas Llosa en ese momento Humala era una amenaza. Encarnaba una posición política radical ligada a Hugo Chávez. Vargas Llosa dijo que iba a votar por García pero tapándose la nariz.

Después de escribir este libro, ¿cómo puede perfilar a García?

Como una persona muy bien dotada para hacer el bien en el Perú pero hizo el mal en sus dos gobiernos. A la luz de los hechos, podemos afirmar que sus dos gobiernos fueron corruptos.

¿Sus dos gobiernos? Muchos afirman que se reivindicó en el último…

¿A usted le parece que con funcionarios del tren eléctrico que han recibido 13 millones de dólares en sobornos, que el exvicepresidente de PetroPerú, cercano a él, amigo de él, que ha pretendido depositar 10 millones de dólares en Andorra, puedan ser calificados funcionarios públicos de un gobierno honesto? Yo creo que los hechos están demostrando la catadura moral del segundo gobierno de García.

¿Cuál cree que será su suerte? ¿Se escabullirá nuevamente de la justicia?

Yo creo que en esta ocasión será más difícil. Tengo entendido que vendrá al Perú de Madrid, que tiene una presentación en el Congreso. Confío que la justicia dicte el impedimento de salida del país a Alan García para que no ocurra lo mismo que con Toledo.

Bajo esa línea argumental, ¿también se debe pedir un impedimento de salida del país a García y Keiko?

Son situaciones diferentes. En el caso de Keiko Fujimori, Alan García y Ollanta Humala, habría financiamiento ilegal de campaña. En el caso de Toledo, pago de sobornos.

En el caso de Humala, usted fue ministro y premier. ¿No le da cierto rubor haber participado de un régimen también vinculado con la corrupción?

No. Eso naturalmente causa una decepción. Esto tiene que ser cotejado con una investigación judicial adecuada. Pero sin duda coloca a Ollanta Humala en una situación complicada. Yo me reafirmo en lo que dije antes, quedará como un mentiroso si se le prueba que recibió financiamiento ilegal. Pero repito, el financiamiento ilegal en nuestro código penal no está tipificado como delito.

Pero éticamente, ¿no cree que es un adelanto de la empresa para recibir a futuro favores del gobernante?

Ahí entramos a otro debate, que si el financiamiento de las campañas debe ser público o privado. Los que defienden el financiamiento privado afirman que habrían estos favores. Los que defienden el financiamiento público dicen que se gasta el dinero del Estado, que bien se puede emplear en otras cosas. Ese es el gran dilema que hay.

Szyszlo dijo que el gobierno de Humala se dedicó a perseguir a García…

García inventó ese mensaje de la persecución política porque se le inició la investigación de los narcoindultos. Este escándalo es un hecho objetivo. García es el presidente que más narcotraficantes ha liberado en América Latina.

También es un hecho objetivo que Nadine Heredia tuvo injerencia política en el gobierno de Humala…

Tenía un protagonismo político y por esa razón está pagando ahora las consecuencias.

Si bien dice que el caso del audio se ha archivado, ¿es su voz? (Cateriano en audio dice que hay luz verde de la Primera Dama para efectuar las compras).

Nunca negué que era mi voz, lo que he negado es la falsedad de las afirmaciones. El PNUD no vende armas, es un organismo de las Naciones Unidas. El audio es editado, la policía lo ha dicho, con cortes abruptos, ¿por qué cree que lo han archivado dos veces? El PNUD no vende armas.

Usted tiene un proceso de investigación abierta por la compra de un satélite. Cuando ataca a García le enrostran esto.

Con la gran diferencia que esto fue sometido a dos auditorías ordenadas en donde no han encontrado ninguna irregularidad.

¿Se eligió la propuesta más cara?

No, se eligió la que técnicamente decidió el comité técnico. Nunca se dice además que contó con la validación del Congreso. ¿Cuál es la explicación de estos ataques? Es política. Me opuse al indulto de Alberto Fujimori, no encuentro otra explicación. No se puede comparar la compra de armas de un gobierno democrático con una dictadura. Yo no me he sentado, como el señor García, ni con Fujimori ni Montesinos, con traficantes de armas.