Galarreta recuerda etapa negra del fujimontesinismo

La actitud del presidente del Congreso Luis Galarreta respecto al periodista Rafo León es sumamente grave y nos recuerda la etapa negra del fujimontesinismo, sostuvo ayer el expremier Pedro Cateriano.

“En un Estado de derecho, el presidente de un poder del Estado no puede intervenir por más que tenga un criterio político definido contra medios de comunicación. Eso nos recuerda la etapa negra del fujimontesinismo, que intervenía atacando y también sobornando o comprando a los medios de comunicación”, señaló.

De esta forma se pronunció en torno a las declaraciones del fujimorista Galarreta, quien hizo un llamado a las empresas a retirar sus auspicios publicitarios de la revista Caretas, en el que el periodista Rafo León a través de su columna cuestionó con calificativos a las parlamentarias fujimoristas.

BOICOT PUBLICITARIO
Cateriano recordó que “el fujimorismo utilizaba el dinero para el boicot publicitario contra aquellos medios que hacían fiscalización a la dictadura” y lo mismo pretende hacer ahora Galarreta, demostrando que los fujimoristas son herederos de esas prácticas.

El expremier consideró muy delicado que ante las críticas “el presidente del Congreso esté pidiendo boicot publicitario contra los pocos medios que quedan. Es grave porque es el titular de un poder del Estado y no debe involucrarse en aspectos que comprometen al Parlamento. Cuando habla, él representa al Parlamento y es la voz del Congreso que vigila el funcionamiento de un Estado de derecho”.

Dijo que con esos antecedentes del fujimontesinismo, el nuevo fujimorismo que dice representar Keiko Fujimori, “lo único que hace es recordar que ellos son los herederos de estas prácticas y amenazas y de esta clase de manejos distintivos de la dictadura de Fujimori y Montesinos”.

PRONUNCIAMIENTO
Cateriano consideró necesario que el Consejo de la Prensa y la Sociedad Interamericana de Prensa se pronuncien porque resulta inaceptable que se cuestione a un periodista por una opinión.

“Vamos a ver si el Consejo de la Prensa Peruana se mantiene en silencio, y si la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) se pronuncia, porque para otros casos la SIP es muy agilita y el Consejo de la Prensa Peruana parece que ha entrado en una etapa de letargo absoluto”, anotó.

“Uno puede estar de acuerdo o desacuerdo con Rafo León, pero lo que resulta inaceptable y peligroso es que como consecuencia de una opinión de un periodista, pida el presidente el boicot publicitario hacia un medio de comunicación. Eso me parece sumamente grave”, reiteró.

DIARIO UNO