Grupo BRIC y Obama apoyarían a Dilma

0916Paco Moreno

El embajador Oswaldo de Rivero analiza el caso Brasil, donde sectores conservadores empujan a la inestabilidad al gigante sudamericano. Vaivenes peligrosos. El especialista indica que si Dilma logra un gran frente contra el Impeachment, recibirá apoyo internacional. Indica que si se agrava crisis económica, perjudicará a otros países de América Latina.

Embajador Oswaldo de Rivero.

—¿Cuáles son las consecuencias del golpe en Brasil?
—El resultado inmediato de la suspensión de Dilma Rousseff, para abrirle un juicio de Impeachment, es el deterioro brutal de la imagen del Brasil. Ha pasado, en la prensa extranjera (Estados Unidos y Europa), de la imagen de un gran país democrático, que pretendía ser gran potencia, a la imagen de una enorme banana república, repleta de corrupción que no sabe autogobernarse, que ha recurrido al impeachment de un jefe de Estado, que no ha cometido ningún crimen, sino que ha realizado un acto de gobierno, que muchos gobiernos del mundo hacen, como es obtener créditos para estabilizar el presupuesto. Si bien este acto gobierno de tapar déficits con créditos no es recomendable, no es una causa de impeachment en los países democráticos serios, solo causaría, como máximo, una crisis de gabinete.

—¿Qué más se viene en torno a la gobernabilidad?
—Las consecuencias de esta crisis de gobernabilidad brasilera, dependerán de la reacción de gran parte de la población, sobre todo la de los sectores con bajos ingresos, que consideran que el Impeachment de Dilma Rousseff es un golpe de Estado y que el nuevo presidente del Brasil, Michel Temer, no es un mandatario legítimo. Y dentro de esta realidad, todo dependerá de que Dilma Rousseff organice un gran frente contra su Impeachment. Si logra articular un gran frente de protesta, una de las consecuencias de esto será que las Olimpiadas se pueden ver afectadas, Y si esto pasa, los que la que suspendieron a Dilma Rousseff como presidenta del Brasil, tendrán que negociar con ella.

—¿Tendrá apoyo en el extranjero?
—Si Dilma Rousseff logra este gran frente de protesta tendrá un tremendo apoyo internacional porque la imagen en el exterior de este Impeachment es mala, huele a golpe, y la presión internacional, sobre todo la de sus amigos los presidentes de Rusia, China y Sudáfrica del Grupo BRIC, la ayudarían a regresar. Tampoco Obama tendría ningún problema en apoyarla porque le preocupa la inestabilidad del Brasil.

Todo este apoyo internacional depende que la suspendida presidenta del Brasil lidere un gran frente contra el Impeachment. Si, en cambio, ella no hace nada sino llorar en su casa, su suerte está echada, nadie la ayudara internacionalmente y dejara de ser Presidenta del Brasil dentro de 180 días.

SUS VECINOS EN PROBLEMAS

—¿Lo que se viene en el Brasil afectará a los países vecinos?
—El Brasil ha entrado en una era de gran inestabilidad debido al colapso de su economía, de sus instituciones y la metástasis de la corrupción en su sociedad. Hoy, nada menos el PBI ha decrecido a menos 8 por ciento y la inflación es alta. Si no se recupera la economía pronto, cosa que es muy difícil, la grandiosa crisis económica del Brasil afectará a las clases con menores ingresos, muchos regresarán a la pobreza, creando turbulencias sociopolíticas de consecuencias insospechables para el Brasil y otros países de Sudamérica donde también el PBI y la inversión decrecen y el desempleo crece, como es el caso del Perú, donde al nuevo gobierno le será difícil gobernar en medio de un creciente descontento social y una recesión mundial, que según el FMI, tiene para 5 años o más.

—Se habla de un ciclo que termina…
—Todo esto es “deja vu”; en América Latina, cada vez que hay un ciclo de precios altos de las materias primas, viene capital extranjero y todo es robado. Apenas pasa el ciclo viene corriendo la inestabilidad política y el golpe ya no es militar, sino parlamentario. Ya lo hemos tenido en Honduras, Paraguay, Guatemala, y ahora, nada menos que en el Brasil; y en el Perú, con la mayoría parlamentaria fujimorista; si PPK es elegido, se debe tener mucho cuidado. Tampoco Keiko ni PPK se librarán de la turbulencia social en un Perú con decrecimiento económico, donde la inversión declina, en medio de una crisis mundial y un descontento nacional en aumento, por la falta de buenos y eficaces servicios públicos en educación, salud y seguridad ciudadana.

Lula Da Silva.

FACTOR LULA

—¿Es posible que Lula pueda volver al gobierno?
—No creo que Lula pueda volver, y creo más bien que él mismo no quiere volver.

—¿América Latina gira totalmente a derecha?
—Hace años que gran parte de América Latina está en la derecha, siguiendo políticas neoliberales como pasa en México, en toda Centroamérica, Colombia, Paraguay, Chile y Perú. En el caso del Brasil, Argentina, Venezuela, Ecuador y Bolivia, no se les puede calificar de gobiernos de una nueva izquierda moderna, profundamente democrática, ecologista con programas sociales avanzados, sino que más bien son gobiernos caudillistas y populistas con lenguaje de izquierda tradicional, a veces demagógico y autoritario. En el Perú con el Frente Amplio hay un avance de una nueva izquierda, democrática, ecologista, tolerante, que cree en la economía de mercado y que lo ha hecho muy bien en las elecciones y puede constituirse en un importante movimiento o partido.

PODER DERECHISTA

—¿Qué tan fuerte es la derecha en América Latina?
—Las derechas son las que dominan, pero no tiene partidos institucionalizados y una clase política seria, culta, razonable y tolerante excepto en Chile, Costa Rica y Uruguay. Es por eso que las democracias en América Latina son de muy baja intensidad porque la élite económica tradicional, que está en la derecha, tiene muy baja calidad cívica. Es muy insolente e ignorante, no tiene el dulce encanto de la burguesía. La verdad es que ninguna fuerza política es fuerte en Latinoamérica, ni la derecha ni la izquierda; y es por eso que no hay instituciones sólidas y tolerancia y elegancia en el debate, donde llueve el insulto personal como cancha, salvo en Chile, Costa Rica y Uruguay.

 

ADEMÁS
En el Perú con el Frente Amplio hay un avance de una nueva izquierda, democrática, ecologista, tolerante, que cree en la economía de mercado y que lo ha hecho muy bien en las elecciones y puede constituirse en un importante movimiento o partido.

DIARIO UNO