Dictador despidió miles de trabajadores y lo mismo se viene con Keiko Fujimori

1316Arturo Rodríguez
Abogado laboralista.

A diferencia del programa de gobierno de PPK, el fujimorismo se ha cuidado mucho en señalar las medidas que asumiría, en materia laboral, en caso llegue al poder, así su actual propuesta (colgada en la web del Jurado Nacional de Elecciones) no menciona una sola palabra respecto de tópicos sensibles para los trabajadores: Ley General del Trabajo, Regímenes Laborales atípicos (textil y agrario), Ley Servir, régimen CAS, entre otros.

No hace falta ser muy acucioso para saber qué piensa realmente el fujimorismo respecto de los derechos laborales, así, baste recordar las medidas impuestas por la dictadura de Alberto Fujimori: más de 300 mil trabajadores despedidos, eliminación de sindicatos, persecución de dirigentes sindicales al extremo de llegar al asesinato como sucedió con Pedro Huilca a manos del grupo Colina, creación de las services, retroceso de la negociación colectiva, hecho que llevó a la OIT a calificar dicho período como “la flexibilización más salvaje en América Latina”.

AUGUSTO RAMOS DOLMOS
Por si quepa alguna duda veamos el “ideario” de los nuevos jales que ha convocado Keiko Fujimori, así tenemos: don Augusto Ramos Dolmos, posible “asesor en materia sindical” de Keiko, con quien hace unos días la candidata suscribió un “acuerdo” de apoyo electoral, diversos medios y organizaciones sociales han denunciado los antecedentes con que contaría como el de extorsión por el reparto de las obras de Construcción Civil.

De otro lado su tan publicitado “fichaje” el economista Elmer Cuba, posible ministro de Economía, en su momento apoyó resueltamente la tristemente célebre “Ley Pulpín”, en un evento empresarial organizado por la Sociedad Nacional de Industrias (2014) expuso la “necesidad” de flexibilizar el mercado laboral a fin de acabar con la “rigidez” lo que traducido al castellano quiere decir que el empleador puede despedir sin justificación alguna al trabajador y este no tenga la posibilidad de ser repuesto, así como rebajar paulatinamente los derechos laborales, a los cuales considera como “sobrecostos laborales”.

JOSÉ CHLIMPER
No podemos dejar de hacer mención honrosa al vicepresidente de la plancha de Keiko, el empresario José Chlimper, quien se desempeñó como ministro de Agricultura en las postrimerías del gobierno fujimorista, suscribiendo en dicha condición la Ley 27360 que eliminó de un plumazo la CTS y las gratificaciones de julio y diciembre de los trabajadores agrarios, dicha norma, por demás lesiva y discriminadora, se mantiene vigente hasta el 2021.

Aún nos queda fresco el recuerdo de cuando el citado candidato, en el año 2007, llamó “malnacidos” a los trabajadores estibadores del puerto del Callao, debido a una huelga que se encontraban realizando exigiendo mejoras en sus condiciones laborales, amenazando con tomar el puerto a punta de pistola si es que no levantaban dicha huelga.

De ganar Keiko Fujimori, al momento de presentarse un conflicto laboral, enviaría tal vez al Ejército a fin que lo resuelva, “pistola en mano”, como lo pretendió en su momento el Sr. Chlimper?; ¿los perseguiría a través de un renovado Grupo Colina, como lo fue en los tiempos de su padre?; lo que sí nos queda claro es que impondrá una mayor flexibilización del mercado laboral y por ende mayor desprotección de los trabajadores frente al despido, como lo reclama su “jale”, Elmer Cuba.

DIARIO UNO