Kim Jong-un ordena ejecutar al jefe del Estado Mayor del Ejército norcoreano

49926783--620x349Apenas un año después de haber eliminado a su anterior ministro de Defensa, el joven dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, ordenó la semana pasada la ejecución del jefe del Estado Mayor, el general Ri Yong-gil. Así lo han informado este miércoles las agencias de noticias Yonhap y Reuters, que citan diversas fuentes conocedoras de la situación en Corea del Norte, el país más hermético y aislado del planeta.

En caso de confirmarse esta ejecución, se trataría de una nueva purga dentro del régimen estalinista de Pyongyang. Desde que tomó el poder tras la muerte de su padre, el «Querido Líder» Kim Jong-il, en diciembre de 2011, el actual caudillo ha hecho una profunda limpia en las Fuerzas Armadas para consolidar su poder. A tenor de los servicios secretos surcoreanos, Kim Jong-un ha ejecutado en los últimos tiempos a 15 oficiales militares de alto rango. Además del hasta ahora jefe del Estado Mayor, entre ellos destaca el anterior ministro de Defensa, Hyon Jong-chol. Según la Inteligencia surcoreana, fue despedazado por un cañón antiaéreo por desobedecer las órdenes de Kim Jong-un y quedarse dormido en un desfile.

En el caso del jefe del Estado Mayor, Ri Yong-gil, los cargos que han llevado a su ejecución han sido por corrupción, pero las fuentes consultadas por Yonhap apuntan a que se habría opuesto al reciente nombramiento de varios altos cargos del Partido de los Trabajadores en importantes puestos militares. Su sucesor puede ser Ri Myong-su, un antiguo ministro de Seguridad Pública. «Esto demuestra que Kim Jong-un está muy nervioso con las Fuerzas Armadas, pero que continúa su reinado del terror», señaló dicha fuente. A finales de 2013, durante una importante reunión con otros cuadros del Partido, el joven dictador mandó detener a su tío, mentor y número dos del régimen, Jang Song-thaek, y luego ordenó su ejecución tras humillarlo públicamente vertiendo todo tipo de acusaciones contra él.

Mientras tanto, continúa la tensión entre las dos Coreas tras el lanzamiento por parte de Pyongyang de un cohete para poner en órbita un satélite, pero que podría ser la prueba encubierta de un misil de largo alcance. Como represalia, el Gobierno surcoreano ha decidido suspender «completamente» la actividad en el polígono industrial de Kaesong, gestionado de forma conjunta con el Norte en plena frontera del Paralelo 38. En dicho polígono, 124 empresas del Sur emplean a 54.000 trabajadores norcoreanos para producir desde ropa hasta componentes de automóviles pasando por menaje para el hogar. Entre abril y septiembre de 2013, el régimen de Pyongyang ya cerró dicho polígono durante otra escalada de la tensión entre las dos Coreas.

Nacido al amparo de la «política de acercamiento» («sunshine policy») que trajo la histórica cumbre celebrada en junio de 2000 por el entonces presidente surcoreano, Kim Dae-jung, y el «Querido Líder» del Norte, Kim Jong-il, el parque de Kaesong fue construido en 2003 por la corporación Hyundai. Explotado por dicha multinacional desde su apertura a finales de 2004, dicho polígono conjunto es uno de los pocos ejemplos de colaboración entre las dos Coreas, que vuelven a enfrentarse a una nueva crisis.

ABC