Amplio despliegue policial para recapturar al capo del narco: “El Chapo” Guzmán

Noticia-14960-mexicoEFE. Las fuerzas de seguridad mexicanas llevan a cabo un amplio despliegue para capturar al capo del narcotráfico Joaquín “El Chapo” Guzmán, fugado del penal Altiplano I (estado de México, centro del país), mientras 18 guardias de esa cárcel son interrogados, informó una fuente oficial.
Recordemos que en 1993 fue capturado en Guatemala, país del que fue extraditado a México, y el 19 de enero de 2001 se fugó de la prisión de Puente Grande, estado de Jalisco, a bordo de un camión de limpieza gracias a la ayuda prestada por algunos funcionarios del penal.
El titular de la Comisión Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, reveló en rueda de prensa que, al descubrirse la huida, se activó la “alerta roja”, que implica, además de reforzar “la seguridad perimetral” del recinto, el establecimiento de “puntos de revisión en las principales vías de acceso a los asentamientos, municipio y estados vecinos”.
También se han suspendido las operaciones “no revisadas” en el aeropuerto internacional de Toluca, la capital del estado y que está a 25 kilómetros del presidio, y “18 elementos de diversas áreas del penal están siendo trasladados” a Ciudad de México “para ser interrogados”. Las Fuerzas Armadas y la Policía de Honduras también se han declarado en alerta y refuerzan su presencia en las fronteras con Guatemala y El Salvador, a raíz de la fuga del “El Chapo”.

Culpan al presidente

La oposición política mexicana fustigó al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto por la fuga del peligroso narcotraficante Joaquín “El Chapo”.
El Partido Acción Nacional (PAN) demandó la pronta recaptura del capo, “quien se fugó ayer mientras el presidente y casi todo su gabinete se encuentran fuera del país”.
El presidente de México, Enrique Peña Nieto, aseguró ayer que la fuga del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán es una “afrenta para el Estado mexicano” y dijo que ha instruido al secretario de gobernación para que sea capturado lo antes posible.
Debilidad institucional, corrupción e incompetencia se conjugaron en la fuga del capo Joaquín Guzmán Loera de un penal de máxima seguridad en México, señalaron ayer varios analistas, que también destacaron la mancha que este suceso supone para la imagen del país.
LA REPUBLICA