El Parlamento de Irán prohíbe al Organismo de Energía Atómica el acceso a los sitios militares

14348938224536El Parlamento de Irán ha aprobado este domingo vetar a los miembros de la Organización Internacional para la Energía Atómica (OIEA) el acceso a los sitios militares del país durante su programa de inspecciones de la actividad nuclear de la República Islámica. Asimismo, también ha aprobado rechazar cualquier entrevista que los mismos inspectores del organismo atómico soliciten mantener con los científicos iraníes involucrados en el programa nuclear.

Durante la sesión parlamentaria de este domingo, 199 parlamentarios -de un total de 290- han aprobado estas medidas, eliminando cualquier posibilidad de negociación en estos aspectos por parte del equipo negociador iraní. El mensaje no es nuevo, dado que el líder supremo, Ali Jamenei, ya anunció semanas atrás que Irán no descubriría jamás sus secretos militares. También lo hizo el presidente del gobierno, Hasan Rohani, durante el discurso pronunciado con motivo del segundo aniversario de su elección como jefe del Ejecutivo.

Sin embargo, la aprobación en la Cámara de este proyecto de ley supone un aviso claro para el ministro de Asuntos Exteriores, Mohamad Javad Zarif, acerca del control que los legisladores están realizando de las negociaciones, cuando faltan nueve días para que finalice el plazo para alcanzar un acuerdo final y todavía existen diferencias entre las partes.

Los parlamentarios también han votado hoy la necesidad de que se levanten todas las sanciones como parte imprescindible del acuerdo final. El ministro Zarif, por su parte, ha reconocido que las conversaciones se alargarán probablemente más allá del 30 de junio.

Publicidad

La Cámara iraní, a través de varios de sus diputados, expresó su enfado ante la decisión del Congreso estadounidense de aprobar una ley que da a la Cámara poder para revisar y rechazar el acuerdo nuclear con Irán, lo que impedirá al presidente Barack Obama levantar las sanciones contra Teherán, en caso de que la Cámara vote en contra del pacto final.

El Majlis consideró ese gesto la enésima muestra de la desconfianza existente por parte de EEUU hacia Irán, y advirtió al ministro Zarif del alto riesgo de queWashington incumpla sus compromisos establecidos en el acuerdo. Esta desconfianza, amasada durante más de tres décadas, está en el origen de las dificultades para alcanzar un acuerdo definitivo.

Con la aprobación de este proyecto de ley, Irán cierra la puerta a la posibilidad de que la OIEA acceda a los sitios militares del país, instalaciones que las potencias occidentales temen que puedan albergar material nuclear con capacidad armamentística. En este sentido, en Irán existe la opinión generalizada, tanto entre la clase política como entre los ciudadanos, de la necesidad de marcar límites a Occidente a la hora de permitir a la OIEA realizar las inspecciones de sus sitios nucleares.

A principios de junio, el portavoz de la OEAI, Behrouz Kamalvandi, anunció que el país no firmará Protocolo Adicional al Tratado de No Proliferación de la Energía Atómica si ello comporta la obligatoriedad de permitir el acceso de la OIEA a los sitios militares de Irán.

Kamalvandi también puntualizó que dicho protocolo “no obliga a Irán a permitir entrevistas con sus científicos” y añadió que las “interpretaciones” que algunos países negociadores están realizando del protocolo “parecen estar dirigidas a socavar las conversaciones nucleares entre Irán y las grandes potencias”.

 

EL MUNDO