China participará en el programa de inversiones impulsado por Juncker

1434303991_545818_1434312060_noticia_normalChina aportará una inversión de varios miles de millones de euros al nuevo fondo de infraestructuras europeo que impulsa la Comisión Europea y lo hará público, según Reuters, en una cumbre que tendrá lugar a finales de junio en Bruselas con la participación del primer ministro chino, Li Kequiang. La decisión se produce después de que varios países europeos acordaran participar como socios en el capital del nuevo Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (AIIB, por sus siglas en inglés), pese a la expresa oposición de Estados Unidos. Pekín prosigue así con su particular diplomacia financiera.

La cuantía final de la inversión aún no está decidida , pero un diplomático europeo citado por la agencia asegura que la contribución china será de “miles de millones”, aunque los detalles se concretarán en otro encuentro que tendrá lugar en septiembre.

Portavoces de la Comisión han aclarado a EL PAÍS que diversos inversores extranjeros “incluido de China” han expresado su interés en participar en el Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas aunque aún no se han presentado “proyectos ni cifras concretas”.

El popularmente conocido como plan Juncker es un programa de inversión impulsado por el presidente de la Comisión Europea que aspira a movilizar recursos por 315.000 millones de euros para destinarlos a infraestructuras. El plan se enfrenta a importantes dudas sobre su gobernanza y, sobre todo, su financiación, un extremo que la participación china podría paliar. De lograr la participación china, Juncker se anotaría un importante éxito.

La cuantía de la participación está por  concretar pero se esperan “miles de millones”

Pekín logra así una importante baza en el particular pulso que mantiene con Washington por la influencia global. Especialmente, después del revés asestado por varios socios europeos a Washington cuando decidieron participar en el banco de infraestructuras impulsado por China pese a la oposición estadounidense. El presidente Barack Obama había fiado su estrategia económica frente a China a la firma del acuerdo de libre comercio con otros 11 países del Pacífico, excluida China, pero el revés asestado por los demócratas el pasado viernes contra la política comercial de Obama dificulta los planes de Obama. China está utilizando sus ingentes reservas de casi 4 billones de dólares para ejercer lo que se conoce como diplomacia monetaria, con la que ha logrado imponerse a EE UU en Latinoamérica.

La inversión china en Europa alcanzó niveles récord en 2014, con 153 proyectos de inversión que sumaron casi 16.000 millones de euros, según un informe de Backer & Mckenzie y Rhodium Group, el doble que un año antes. Europa acumula así seis años consecutivos de elevados niveles de Inversión Extranjera Directa (IED) china, con una media de 8.900 millones anuales. Un cambio especialmente significativo si tenemos en cuenta que la IED China en Europa apenas existía en 2004, cuando ni siquiera alcanzaba los 900 millones anuales. Desde hace meses, diversas autoridades europeas intentan que los grandes cuatro bancos chinos participen en el plan Juncker. Las entidades financieras han mostrado especial interés en los proyectos de telecomunicaciones y tecnología.

EL PAIS