China y Rusia fortalecen alianza con maniobras en el Mediterráneo

vladimirputin-xijinping.jpg_1718483346La misión es profundizar la cooperación entre las flotas de dos grandes potencias marítimas para fortalecer la estabilidad. Este domingo China y Rusia realizan maniobras navales conjuntas en aguas del mar Mediterráneo, con el fin de fortalecer su alianza. El buque insignia de la Armada rusa, el destructor acorazado “Moskvá”, equipado con misiles de crucero, será el que acoja el cuartel general desde el que se dirigirán los ejercicios. El vicealmirante ruso Alexandr Fedotenkov, en referencia a la OTAN dijo que “las maniobras ruso-chinas en el Mediterráneo no van dirigidas contra una tercera parte”. Agregó que “la misión es profundizar la cooperación entre las flotas de dos grandes potencias marítimas para fortalecer la estabilidad y hacer frente a los nuevos desafíos y amenazas en el mar”. Lea también → China y Rusia unidas por la paz mundial “Cooperación Marítima 2015” Busca organizar los esfuerzos de ambas naciones al momento de hacer frente a peligros de nuevo cuño como es el caso de los piratas somalís en el Golfo de Adén. El Dato Los ejercicios cuentan con seis buques rusos, entre los que figura la fragata “Ladny”, los buques de desembarco “Alexandr Otrakovsky” y “Alexandr Shabalin”, la corbeta “Samum” y el remolcador “MB-31”. Por China están las fragatas “Linyi” y “Weifang”, y el buque cisterna “Wei Shanhu”, que llegaron a principios de mayo al mar Negro y cruzaron este jueves el estrecho de Bósforo. Los buques rusos y chinos realizarán maniobras hasta el 21 de mayo, mayormente en el Mediterráneo Oriental, que limita con países como Turquía, Siria, Israel y Egipto. Expertos aseguran que la presencia de buques chinos en el Mediterráneo será la nueva norma, ya que es una forma de garantizar la seguridad de sus inversiones. El exsecretario del Consejo de Seguridad ruso, Andréi Kokoshin, señaló que “la presencia naval de China en esta zona del mundo es un nuevo fenómeno en las relaciones internacionales, que tiene que ver con el elevado nivel de asociación estratégica que se ha alcanzado últimamente entre Rusia y China”. Kokoshin opina que con estos ejercicios son una clara muestra del respaldo político-militar de China a Rusia, ahora que las relaciones del Kremlin con Occidente se encuentran en un momento difícil debido a la crisis ucraniana. Claves de la unión estratégica económica entre Rusia y China En contexto: Rusia retornó hace algunos años al Mediterráneo, pero fue la crisis de Siria la que aceleró la formación hace dos años de una flota permanente en el mar, donde Moscú cuenta con su única base naval en el exterior, el puerto sirio de Tartus. El presidente de ruso, Vladimir Putin aseguró que el Mediterráneo “es una importante región desde el punto de vista estratégico. Allí tenemos intereses relacionados con garantías de la seguridad nacional de Rusia”. El “Moskvá”, que bloqueó a los buques ucranianos durante la anexión de Crimea, fue desplegado a mediados de 2013 cerca de las costas sirias coincidiendo con el aumento de la presencia naval estadounidense en el Mediterráneo oriental. La Flota del mar Negro, la encargada de vigilar el Mediterráneo, incorporará medio centenar de nuevos buques, incluido submarinos, hasta 2020. Por su parte, China financió la modernización del puerto de El Pireo y está dispuesto a invertir en infraestructuras de transporte, como el tren entre Moscú y Kazán, para poner en marcha la nueva Ruta de la Seda entre el gigante asiático y Europa. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, visitó Pekín, coincidiendo con el inicio de las maniobras, donde se reunió con el mandatario chno Xi Jinping para abordar la escalada de tensión en el Mar Meridional.
TELESUR