Lo que la independencia de Cataluña representa y lo que debemos aprender de ella

Una-imagen-de-la-manifestacion-del-pasado-11-de-septiembre--Por Daniel Marty

El 9 de noviembre, el Gobierno de Cataluña dirigido por Artur Mas, actual Presidente de la Generalidad de Cataluña, líder del Partido Nacionalista Liberal Catalán y la Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) y máximo dirigente de la coalición Convergencia y Unión (CiU), llevará a cabo un referendo que consultará al pueblo catalán, en primer lugar si desean que Cataluña se convierta en un Estado y, en segundo lugar, si desearían que dicho Estado sea independiente. Esto se realizará con el apoyo de diversos partidos políticos proindependentistas como la Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), la Candidatura de Unidad Popular (CUP) y la Iniciativa para Cataluña Verde (ICV), entre otras.

Lejos de ser respaldado por la inmensa mayoría de catalanes (al mismo tiempo rechazada por la población española), este referendo ha dividido a España en dos posturas: aquellos que quieren la independencia y aquellos que prefieren mantener las cosas tal como están. Y está dividiendo a los propios catalanes. Los que abogan por la independencia hablan de la historia, de la voluntad del pueblo, del derecho a la autodeterminación y la libertad cuando exponen sus argumentos.

La Historia: una mirada rápida

Las secuelas de la Guerra Sucesión española (1700-1715) significó la incorporación de las provincias de Cataluña y Aragón, a nivel político y económico, al Reino de Felipe V, quien impuso en ese tiempo una serie de decretos para unificar y modernizar el Reino de España.

Entre las decisiones más relevantes que tomó Felipe V, está la abolición de la servidumbre, y desde entonces la posibilidad para cualquier español (incluyendo a los catalanes y los habitantes de Aragón) de ser parte del Gobierno Español, y al mismo tiempo, de comerciar con las colonias españolas en América, un derecho exclusivo hasta el momento reservado para la corona de Castilla. Esto impulsó el desarrollo del puerto de Barcelona, así como de la ciudad. Los proindependentistas tienden a olvidar que en gran parte, estos son los motivos por la que Barcelona es ahora la segunda ciudad más rica de España.

¿Qué quieren los catalanes?

Según las encuestas de 2013, efectuadas por el Centro de Estudios de Opinión (el buró estadístico oficial de Cataluña dirigido por Jordi Argelaguet Argemi, quien es miembro del CDC y fue nombrado para la posición por el propio Artus Mas), la mayoría de los catalanes quisieran ser independientes del Gobierno central situado en Madrid. Pero, como muchos otros sondeos han demostrado, el SI no es abrumador, no existe consenso.

… O es lo que les dicen

Cuando usted lee o escucha a algunos defensores de la independencia de Cataluña, suena como una ocasión oportunista para poner al frente el argumento de la crisis. Como el resto del país, los catalanes están sufriendo las consecuencias de la crisis. De acuerdo con los defensores de la independencia, el Estado español es responsable de sus dificultades económicas, aunque evitan hablar de las medidas de austeridad tomadas por la Generalitat de Catalunya (el Gobierno catalán). Desde que Artur Mas llegó a la presidencia de la Generalitat de Catalunya, los catalanes han tenido que enfrentar el incremento de la jornada laboral de los trabajadores públicos, recortes salariales, la no gratuidad de las medicinas para los jubilados, reducción de compensación por despido y jubilación a los 67 años.

El 23 de mayo de 2013, Carme Forcadell, actual asesora de Mas, pronunció un discurso que proporciona una idea clara de lo que algunos miembros de la élite están fomentando. Aquí está una traducción de las oraciones más relevantes: “Hemos empezado a construirlo (un nuevo país). Este país será más justo, con más dignidad, más próspero y más democrático”.

“Tenemos la mayor resolución conocida en la historia de la humanidad. Somos los únicos a optar por dicha resolución”. (Suena familiar?)

“Nosotros no acatamos las imposiciones del Gobierno Español. (se refiere a la nueva Ley de Educación, también llama la Ley de Wert). No la cumpliremos. No la cumpliremos. No la cumpliremos. No la cumpliremos. No la cumpliremos”.

“El Estado español es nuestro adversario. Debemos mantener eso en mente. Debemos mantener eso en mente. Tal como los partidos políticos españoles establecieron aquí en Cataluña […] Por lo tanto, ellos son nuestros adversarios. El resto de nosotros somos el pueblo catalán”.

Cuando lo leo, no puedo parar de preguntarme: ¿Son estos mensajes de odio parte de la estrategia creada para un mejor país? ¿Es dividir a la población parte de la estrategia para crear un mejor país? ¿Están actualmente los catalanes viviendo bajo tal opresión que estos mensajes de odio se justifican?

¿Qué es lo que quieren los proindependentistas?

Según ellos, Cataluña es una nación soberana que está siendo oprimida por el Estado español. Desde que las tropas de Borbón invadieron Barcelona en 1714, los catalanes fueron oprimidos desde el punto de vista económico (si usted revisa La Historia: una mirada rápida, llegará a la conclusión de que esto no es cierto), político (ver La Historia: una mira rápida), cultural y educacional.

Entonces, si logro entenderlo, lo que Artur Mas, Carme Forcadell y otros quieren es un Estado donde todos los catalanes puedan decidir su suerte sin intervención extranjera. ¿En realidad toman en serio lo que dicen?

Veamos más a fondo la cuestión.

¿Será Cataluña un nuevo Estado de Europeo?

Si el Gobierno de Cataluña fuera separado del Gobierno central ubicado en el Palacio de Moncloa en Madrid y del Parlamento español, significa que Cataluña tendrá su propio Parlamento y Gobierno, su propio territorio y Ejército. Para resumir, sus propias decisiones concernientes a todo lo que afecta a las personas que viven dentro del territorio definido por su propia constitución.

En una entrevista concedida en 2012 al canal de televisión español La Sexta, Artur Mas primero afirmó que “Cataluña tiene que ponerse de acuerdo con alguien que tenga un Ejército, que podría ser España, la Unión Europea o la OTAN para el pago de nuestra protección o nuestra defensa”. Entonces, no habrá independencia con respecto a la defensa nacional pues dependerán de otro. En otras palabras, ellos privatizarían el ejército. Esta declaración también muesta que CiU y Co quieren quedarse en Europa para convertirse en el Estado miembro de la Unión Europea (UE) número 29 o 30.

Como la mayoría de los miembros de la UE ya saben, la UE no es una democracia y casi todos sus habitantes están actualmente viviendo una pesadilla: una crisis económica empeorada por los recortes del gasto público, la pérdida de la fe en la clase política y las instituciones europeas, recortes salariales, pérdida de identidad cultural, y así sucesivamente. Aquellos que en verdad deciden en Bruselas, los Comisionados Europeos, no son electos por los ciudadanos europeos. Desde el Tratado de Maastricht en 1992 hasta ahora, no podemos decir que la UE ha sido un éxito, todas las decisiones tomadas han beneficiado a unos pocos (multinacionales y bancos) a expensas de la mayoría. La ahora llamada Eurozona está incluso peor desde el comienzo de la aplicación del Tratado de Lisboa en 2009. La soberanía de los miembros de la UE ha sido entregada a un puñado de personas que deciden por nosotros a nivel político y económico. Esto quiere decir que la mayoría de las decisiones políticas y económicas ya no pertenecen a los parlamentos nacionales de Francia, España, Alemania, Polonia, Italia, y así sucesivamente y más allá, es decir, que 28 países acordaron entregar su poder de decisión a otros.

Así, ahora la pregunta que debemos hacer a Artus Mas y compañía es: ¿A menos que utilice el artículo 50 del Tratado de Lisboa de abandonar la UE y el Euro, como podrá el primer Gobierno del nuevo Estado proteger su fresca independencia política obtenida?

Si Cataluña fuera miembro de la UE, como los representantes políticos desean, ¿aceptará el pueblo las decisiones dictadas por la UE? O dirán “Nosotros no acataremos (las decisiones de la UE)” si al pueblo no les gustan ¿Qué dirán los representantes políticos? ¿Qué diría Carme Forcadell en este caso?

Conclusión: ¿Quién se beneficiaría de la independencia de Cataluña?

Para tener un debate real sobre la independencia de Cataluña, debemos primero responder algunas preguntas cruciales sin ser llamados fascistas o anticatalanes. En primer lugar, ¿quién se beneficia de la independencia política y económica? ¿Será el pueblo en general o una pequeña élite?

En segundo lugar, ¿será la independencia del Estado de Cataluña otorgada y protegida?

Para tener una mejor apreciación de lo que en verdad sucede aquí, considero que todos deben analizar la independencia de Cataluña desde el punto de vista geoestratégico y quizás si intentamos contestar la pregunta “¿quién se beneficia de la división, no solamente de los catalanes, pero de los españoles también?”, podríamos hacer un buen análisis de la situación de España, en Europa y en el mundo.

¿Quiénes son los actores y quienes son los observadores? ¿Quiénes respaldan la iniciativa y a quién beneficiaría?

TELESUR