Cinco claves para ganar la segunda vuelta en Colombia

image_previewEl candidato derechista Óscar Zuluaga y el presidente Juan Manuel Santos, se medirán el próximo 15 de junio en una segunda vuelta electoral. Movilizar a los abstencionistas, una campaña limpia y alianzas inteligentes podrían definir cuál de los dos ganará la presidencia.

Tras obtener el 29,27 y 25,61 por ciento de votos respectivamente, el candidato derechista Óscar Zuluaga y el presidente Juan Manuel Santos, se preparan desde ya para la segunda vuelta en que se definirá el nombre del mandatario que gobernará en el período 2014-2018.

Hay cinco aspectos que podrían ser cruciales para salir victorioso el próximo 15 de junio:

1. Comienzan las alianzas.

Los candidatos que pasaron a la segunda vuelta, desde que conocieron los resultados iniciaron los llamados a nuevas alianzas. Alrededor de cinco millones de votos fueron dirigidos a los otros tres candidatos que se enfrentaron en la contienda electoral.

Se presume que la mayoría de los casi dos millones de Clara López (Polo Democrático Alternativo) migrarían hacia Santos, que es con quien tiene más similitudes; mientras que los deMarta Lucía Ramírez (Partido Conservador) irían con el candidato uribista.

Pero aún no se aclara la situación del partido Verde, representado por Enrique Peñalosa, quien obtuvo poco más de un millón de votos. Los verdes fueron críticos con las campañas de Santos y Zuluaga por igual.

2. A combatir la abstención.

De 33 millones de colombianos habilitados para votar, más de 19 millones se abstuvieron de hacerlo. Alrededor de 26 millones de ciudadanos no están con Santos, ni con Zuluaga, premisa que constituye un reto para ambos candidatos: ganarse la confianza y movilizar al menos a alguna fracción hacia las urnas.

3. Destacar los logros.

El profesor Héctor Abad ha destacado en su columna en el diario El Espectador, que es “curioso” que los colombianos perciban que el país va mal -y el domingo se comprobó en un mínimo de diferencia que perjudica a Santos-, pues los indicadores muestran que está en una de sus mejores etapas:el desempleo más bajo desde que se tienen cifras sobre el tema, la inflación más baja en medio siglo y un PIB per cápita más alto que en la época del gobierno de Uribe.

Las campañas de Santos y Zuluaga se desarrollaron en un ambiente controversial, propicio para que el discurso de cada uno se fundara en desprestigiar al otro. Tal vez el Presidente no ha hecho su mejor esfuerzo por recordarle a los colombianos que en su gestión se impulsaron -y disminuyeron, en el caso de la inflación- las cifras que dignifican a una nación.

4. Con la mira en Bogotá.

En la capital colombiana hay cinco millones 204 mil votantes, de los cuales votaron 2,5 millones, lo que la ubica como la principal pieza electoral de la nación. Zuluaga ganó la capital, pero Santos cuenta con el aval del alcalde Gustavo Petro, quien goza de buena popularidad.

5. Ahora sin controversia.

El presunto financiamiento del narcotráfico a la campaña de Santos, la vinculación de Zuluaga con un hacker que espía el proceso de paz entre el Gobierno y las FARC, y otros escándalos han hecho de esta campaña una de las más controversiales de los últimos tiempos.

Los alborotos desvían al elector de su principal objetivo: votar por un político que sea capaz de construir y mejorar. Si ambos candidatos se enfocan en destacar sus propias virtudes, el panorama electoral se inclinaría hacia aquel que se encargue de venderse mejor.

TELESUR