Fallo de las Rondas Campesinas es equivalente al de un juez

29160_370x0Las Rondas Campesinas, son una organización comunal que opera bajo el régimen de la justicia especial, a ellos se les considera como los aliados estratégicos del sistema de justicia ordinaria y apoyan en la resolución de conflictos, el fallo de ellos dentro de su jurisdicción es semejante al de un juez. Sin embargo, no tienen competencia en casos de delito por narcotráfico, terrorismo, violación y homicidio.

El Poder Judicial está obligado a promover y consolidar un sistema de justicia intercultural, que responda a la realidad social de las comunidades campesinas y nativas, en alianza estratégica con las Rondas Campesinas, organización comunal reconocida por la Constitución Política del Perú.

El 16 de diciembre del 2002, se instituyó la Ley No. 27908 Ley de Rondas Campesinas, en el que se reconoce la personalidad jurídica, como una forma autónoma y democrática de organización comunal, pueden establecer interlocución con el Estado, apoyan en las funciones jurisdiccionales de la comunidades campesinas y nativas.

Están llamados a colaborar en la resolución de conflictos y realizan funciones de conciliación extrajudicial conforme a la Constitución y a la Ley, además de las funciones relativas a la seguridad y a la paz comunal dentro de su ámbito territorial.

El artículo 149 de la Constitución Política establece que las autoridades de las comunidades campesinas y nativas, con el apoyo de las Rondas Campesinas, pueden ejercer funciones jurisdiccionales dentro de su ámbito territorial de conformidad con el derecho consuetudinario (tradicional), siempre que no violen los derechos fundamentales de la persona.

La Ley, también establece las formas de coordinación de dicha jurisdicción especial con los Juzgados de Paz y con las demás instancias del Poder Judicial.

“Ellos imparten justicia de acuerdo al cumplimiento de los acuerdos de la comunidad, respetando el uso de sus costumbres y creencias ideológicas, en el marco del pleno respeto de los derechos fundamentales de la persona”, señala Percy Lozada Cueva, presidente de la Corte Superior de Justicia de Puno.

En ese marco, el Poder Judicial ha visto por conveniente impulsar la Hoja de Ruta de la Justicia Intercultural elaborada en el 2011, propuesta que fue alcanzada por la Comisión de Trabajo sobre Justicia Indígena y Justicia de Paz.

La Hoja de Ruta fue aprobada mediante Resolución Administrativa No. 499-2012-P-PJ, de fecha 17 de diciembre del 2012, con el fin de continuar con la promoción y consolidación de un sistema de justicia intercultural, que responde a la pluriétnica y cultural del país.

Uno de los objetivos fundamentales, es que el Poder Judicial fomente una práctica de acercamiento permanente con los administrativos y usuarios de la jurisdicción especial comunal y ronderil, por tanto les brinde oportunamente el apoyo que le sea requerido.

Además, se debe fomentar una práctica constante con los ronderos y el intercambio mutuo de experiencias y conocimientos, reconociendo la plena validez a sus instrumentos de resolución de controversias o comunicación de decisiones.

“Estamos buscando el acercamiento con las Rondas Campesinos, tuvimos ya cuatro encuentros en el marco de la implementación de la Justicia Intercultural, ellos todavía no confían en la justicia ordinaria, que dirige la Policía, el Ministerio Público y el Poder Judicial, sienten que están amordazados”, refiere Lozada Cueva.

Adelantó, que próximamente tienen previsto el quinto diálogo con los ronderos, a fin de establecer una mesa de trabajo para intercambiar experiencias sobre la administración de justicia comunal y ordinaria, este último está a cargo del Poder Judicial.

Si bien existen similitudes, en la determinación de un fallo, lo que no puede resolver las Rondas Campesinas, son los casos de delitos complejos como el narcotráfico, homicidio, actos de terrorismo y violaciones.

“Nosotros tenemos una función jurisdiccional de conciliación y no podemos intervenir en casos muy complicados, eso lo resuelve el Poder Judicial”, refiere Víctor Vallejos Tinoco, presidente de la Confederación Nacional de Rondas Campesinas, Urbanas y Nativas del Perú.

Sin embargo, se mostró disconforme con el actuar del sistema de justicia ordinario, donde el Ministerio Público y el Poder Judicial, en algunos casos dilatan en demasía los procesos judiciales, “muchos procesos a veces son archivadas sin razón alguna, eso contraviene con el derechos de los agraviados”, comentó Vallejos Tinoco.

Lo que queda claro, es que las Rondas Campesinas resuelven problemas dentro de su competencia territorial, en casos comunes como violencia familiar, demanda por alimentos, litigio de terrenos, entre otros. En tal sentido, la ronderos resuelven en calidad de cosa juzgada.

LOS ANDES