CASO SÁNCHEZ PAREDES: FISCAL DE LA NACIÓN LE MINTIÓ AL PAÍS

p18hb1kb86tr614po6r01sn2cmf3El cuestionado fiscal de la Nación, José Antonio Peláez Bardales, no solo no cooperó con la justicia de Estados Unidos que investigaba a la familia Sánchez Paredes por el presunto delito de lavado de activos y narcotráfico internacional. También le mintió al país.

La semana pasada, la revista Caretas reveló que el Departamento de Justicia de EEUU le solicitó hasta en dos oportunidades asistencia judicial a la Fiscalía de la Nación. Entre otras cosas, a Peláez Bardales le pidieron el expediente del caso Sánchez Paredes.

Cuando fue entrevistado por RPP Noticias, Peláez Bardales afirmó lo siguiente: “Nosotros tenemos que pedirle esas copias al juzgado. El expediente se encuentra en otra instancia. Cuando venga el expediente a mi despacho yo voy a otorgar las copias. Lamentablemente aún no se han podido conseguir”.

Sin embargo, ayer Caretas reveló que el voluminoso expediente del caso Sánchez Paredes se encuentra nada menos que en el sótano de la sede de la Fiscalía Provincial Penal del Crimen Organizado, ubicado en la cuadra 4 del jirón Carabaya, en el Centro de Lima. ¿Acaso Peláez Bardales no estaba al tanto de eso?

Un fiscal que está al tanto del caso y que fue citado en la nota periodística dijo que “(el expediente) está allí cubriéndose de polvo. Si el doctor Peláez en verdad quería ayudar a la justicia norteamericana no necesitaba pedirle copias del expediente al Poder Judicial porque todos los actuados del caso Sánchez Paredes están en sus propias narices”.

Además, quien se encarga de la custodia del voluminoso expediente es el coordinador de la Fiscalía Provincial Penal del Crimen Organizado, el fiscal superior Jorge Chávez Cotrina, quien investigó a la familia Sánchez Paredes y denuncia a siete de ellos en marzo de 2010 por lavado de dinero del narcotráfico.

Un dato importante es que el fiscal superior Chávez Cotrina, encargado de la custodia del expediente, despacha con el fiscal de la Nación por lo menos una vez por semana. ¿Realmente Peláez Bardales no sabía que la documentación del caso Sánchez Paredes se encontraba en la sede de Carabaya?

DOCUMENTO SE FILTRÓ

De otro lado, Caretas revela que la decisión de Peláez Bardales de enviar una de las solicitudes que tenían carácter confidencial a Mesa de Partes del Poder Judicial generó que los abogados de la empresa Comarsa supieran, en una semana, qué había pedido la justicia de EEUU.

Es decir, la cuestionable decisión del fiscal de la Nación en la práctica habría beneficiado a los abogados de la empresa Comarsa, que fue fundada por Orlando Sánchez Paredes en 1991, ya que ellos pudieron conocer al detalle lo que las autoridades estadounidenses requerían del Perú para procesar a la familia trujillana.

El pedido que envió la justicia de EEUU terminó en el Sistema Integrado de Justicia (SIJ), una base de datos a la que cualquier juez o abogado puede acceder si tiene un código. El documento permaneció ahí por varios días y, finalmente, llegó a manos de los abogados de Orlando Sánchez Paredes, informa la revista.

Con ese documento la defensa legal pudo presionar a la Corte Federal de Nueva York Sur para que cierre el caso, ya que sabían de antemano que la justicia peruana no iba a colaborar con las autoridades estadounidenses.

Los abogados de Comarsa, luego de tener conocimiento del documento, le enviaron un escrito al juez George B. Daniels, que preside la Corte Federal de Nueva York Sur.

“La Corte (de Nueva York) debe tener en cuenta que la defensa de Comarsa fue capaz de ir a las oficinas de las autoridades judiciales peruanas y obtener en una semana acceso a los documentos que el gobierno (de EEUU) reclamaba obtener”, señalaron en el escrito.

LO DIJO

“Por supuesto que el doctor Peláez Bardales pudo haber respondido a las autoridades norteamericanas. Para eso está el Ministerio Público. No necesitaba pedirle documentos al Poder Judicial”.

Enrique Mendoza, presidente del Poder Judicial, en declaraciones a Caretas

DIARIO 16