Grupo de intelectuales pide al mundo proteger mariposas monarcas

screenshot.1746Los intelectuales atribuyen la situación al desplazamiento del alimento de estas mariposas, cuando implantaron cultivos genéticamente modificados en Estados Unidos, donde el clima es de variable temperatura. De igual forma, señalan como una de las causas la tala indiscriminada en su hábitat en México.

Un grupo de científicos, artistas, escritores y ambientalistas exigieron a los gobiernos de Estados Unidos, México y Canadá que se ocupen de la protección de la mariposa monarca, durante un encuentro que sostendrán en el centro mexicano en los próximos días.

La comunidad está conformada por al menos 150 intelectuales, entre los que destaca el Premio Nobel de Literatura turco, Orham Pamuk, presentará un documento firmado por el grupo a los presidentes de cada país que consta de una estrategia para la recuperación de la población de las mariposas monarca que pueda estar en peligro de extinción.

Los intelectuales atribuyen la situación al desplazamiento del alimento de estas mariposas, cuandoimplantaron cultivos genéticamente modificados en Estados Unidos, donde el clima es de variable temperatura. De igual forma, señalan como una de las causas la tala indiscriminada en su hábitat en México.

El escritor y ambientalista mexicano Homero Aridjis y la novelista canadiense Margaret Atwood explican en la misiva que México debe disminuir la deforestación. Al tiempo que señalaron que tanto Estados Unidos como Canadá deben corregir las repercusiones de sus políticas agrícolas.

El Fondo Mundial para la Naturaleza exigió este miércoles a los tres países emprender acciones para evitar la migración de la especie, esto ante la posibilidad de su extinción.

En ese orden de ideas, recordó que al entrar en vigencia el Tratado de Libre Comercio para América del Norte “los tres países se comprometieron a proteger a las especies migratorias, entre ellas la Monarca”.

Debido a las declinaciones en su reproducción, en los últimos tres años las mariposas de color naranja, negro y blanco cubren apenas 0,67 hectáreas de bosques de pinos y abetos al occidente de la Ciudad de México.

Esta cifra genera alarma si se compara con las 1,19 hectáreas que ocupaba la especie en 2012, y las 18 que recubrían en 1996, de acuerdo con unb informe conjunto del Fondo para la Naturaleza, la Secretaria del Medio Ambiente de México y la Comisión de Áreas Naturales Protegidas.

TELESUR