Por derecho de retención, juez avala apropiación de páginas web

screenshot.60Fiscalía y empresario se oponen a que sus dominios se utilicen de facto para cancelar deudas laborales.

César Romero C.

El derecho de retención que, por ejemplo, permite a un mecánico retener un auto hasta que se le cancele los costos de la reparación, ahora se pretende utilizar para apropiarse de un dominio y página web por falta de un pago laboral.

Esto le está sucediendo al empresario José Ignacio Udaquiola Olacireque, en un caso en el que la 6ta Sala Penal de Lima deberá decidir este jueves si la operación es legal o no. La decisión tendrá muchas consecuencias en el creciente negocio de internet en el Perú.

Esta historia comienza en 1998, cuando Udaquiola registra o adquiere a título personal 17 dominios o páginas web, con las extensiones punto com, punto org, punto net, con las que, luego, crea las empresas Enjoy Perú y Enjoy Corp SA, dedicadas al turismo receptivo.

El principal mercado del negocio, recuerda Udaquiola, fue Argentina, lo que con la crisis económica que afectó ese país el 2008 le generó problemas económicos, a partir de octubre de ese año, para continuar con el negocio y pagar los sueldos de su personal.

Mientras tanto, para el funcionamiento de la empresa, la administración de los dominios había quedado en manos del gerente de Sistemas y la gerente de Administración, Gustavo Rojas Mendieta y Rita Amorós Cobos.

NUEVA EMPRESA

Pero resulta que en febrero del 2009 Rojas Mendieta y Amorós Cobos forman una nuevaempresa de turismo, que denominan TAPPERU SAC, y que empieza a operar con los dominios y páginas web creadas por Udaquiola.

El empresario reclama en la vía judicial la devolución del control de sus dominios. Al contestar la demanda, los extrabajadores no niegan que las páginas web y sus domininios pertenecen a Udaquiola, pero lo que hacen es ampararse en el derecho de retención. Para ello, señalan que Udaquiola los autorizó a usufructuar las páginas web para cubrir las deudas laborales, sueldos y beneficios sociales, dejados de percibir.

Tras una larga batalla judicial, el 29° Juzgado Penal de Lima reconoció el derecho de retención a favor de los trabajadores. El empresario y la fiscalía apelaron porque sin páginas web no hay empresa.

La República