Venezuela: Contienda política en las urnas

screenshot.175La agenda política venezolana, plena de acontecimientos en 2013, llega a finales del año con el reto de los comicios municipales en los cuales se medirán una vez mas las fuerzas revolucionarias y de la oposición.

Las elecciones para escoger a 337 alcaldes (335 municipales, uno del Distrito Metropolitano de Caracas y otro del Alto Apure) y dos mil 455 concejales) cierran un ciclo que incluyó una fase regional y dos presidenciales.

La reelección del comandante Hugo Chávez en octubre del pasado año marcó el inicio del proceso, el cual encontró también continuidad en la victoria socialista en 20 de las 23 gobernaciones del país.

El deceso del líder revolucionario, ocurrido el 5 de marzo último, determinó la convocatoria a elecciones presidenciales extraordinarias el 14 de abril y con ello, el aplazamiento de las municipales.

En esa ocasión, el Consejo Nacional Electoral (CNE) proclamó el triunfo de Nicolás Maduro, con una ventaja del 1,5 por ciento sobre el opositor Henrique Capriles, derrotado también por Chavez.

Ahora la contienda del 8 de diciembre se extiende hasta la propia base, considerada por la directiva del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y el Gran Polo Patriótico (GPP) como una pieza esencial en el proceso de transformación social que vive el país desde 1999.

De ahí los mecanismos de movilización aplicados por el bloque revolucionario, para garantizar la afluencia a las urnas y lograr la mayor cantidad de cargos posible.

Mientras, en el campo de la derecha, Capriles y sus seguidores muestran un lenguaje contradictorio, al tratar de otorgarle al proceso del 8 de diciembre el carácter de una especie de plebiscito y al mismo tiempo no escatiman en ataques contra el CNE, máxima autoridad comicial del país.

Legisladores de la oposición se sumaron a la descalificación generalizada de la gestión gubernamental, todo ello acompañado de una guerra económica a lo interno que llevó a las autoridades a aplicar severas medidas de respuesta.

Los argumentos de quienes se oponen a la revolución llegan incluso a calificar la opción de una victoria de la derecha en las municipales como el equivalente a la derrota del presidente.

Sin embargo, el escenario es bien distinto, con un mandatario que consolida cada vez sus posiciones en una gestión prevista hasta 2019, apoyado en iniciativas como la denominada gobierno de la eficiencia en la calle que favorece el contacto directo con la población.

A su vez, el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, advirtió que existe la posibilidad de un intento de la derecha para desconocer los resultados electorales del 8 de diciembre.

Frente a ello, aseveró que “no le vamos a permitir actos desestabilizadores” y llamó a las fuerzas revolucionarias a la defensa del voto en cada uno de los centros de sufragio.

Fuente: http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=2147831&Itemid=1