Heredera de “Titán de Oro” echa raíces en España y compra finca de célebres españoles

screenshot.36Con tan sólo 29 años de edad, Rocío Torres Carcasi, heredera de la empresa minera “Titán de Oro” del centro poblado de La Rinconada, distrito de Ananea (San Antonio de Putina), se ha convertido en la nueva dueña de la yeguada y la ganadería de toros de lidia de la finca “Dehesa Yerbabuena”, en Sevilla – España; otrora propiedad de la famosa y fallecida cantante Rocío Jurado y el ex torero José Ortega Cano.

El diario español “El Mundo” y otros medios ibéricos, han publicado que Torres Carcasi adquirió el fundo taurino de estas célebres figuras españolas el 19 de julio, pagando literalmente con lingotes de oro, valorizados en 8 millones de dólares (equivalentes casi a 5.400 millones de euros) oferta que no pudo ser rechazada por Ortega Cano, teniendo en cuenta los problemas legales que le generó últimamente la posesión de dicha finca.

De acuerdo al Boletín del Registro Mercantil de Sevilla (sur de España) del 2 de agosto, Rocío constituyó una empresa multi rubros de Sociedad Limitada “Los Raudales”, apareciendo como única propietaria y administradora, dedicada a la construcción, actividades inmobiliarias, comercio al por mayor y menor, industria manufacturera, turismo y restauración.

Los distintos medios españoles han calificado a Torres Carcasi, como una “próspera ganadera peruana”; ignorando aún que se trata de la “Reina de La Rinconada”, apelativo que ganó desde sus 28 años, al heredar las empresas extractoras de oro Titán SAC y Titán Contratistas Generales. Tras el asesinato de su hermano mayor Iván, en octubre de 2012.

Con la muerte del primogénito del clan “Torres”, según la Policía, acribillado a manos de la banda “Los Malditos Injertos Metalúrgicos del Sur”, la vida de Rocío no fue nada fácil, más aún, ante un inminente ajuste de cuentas por parte de la organización delictiva tras la captura de cuatro de sus miembros.

Ante este clima de intranquilidad y peligro constante, es que Rocío decide dejar su pasado sangriento y mudarse del gélido altiplano a las cálidas praderas de la finca taurina sevillana; cambiando así “oro por sangre” y continuando con el reinado que inició su padre Percy Torres Ríos, pero en otro rubro.

Mientras tanto, el ex novillero español y su nuevo amor, Ana María Aldón, han optado también por su tranquilidad y afincarse en un fundo algo más pequeño y fácil de manejar en el sector de San Lúcar de Barrameda. Para la sociedad y la prensa española, ha causado gran pena la venta de este fundo, por su historia, añoranza por la ganadería y pasión taurina.

Imperio que nace de la informalidad

El “Clan Torres” se remonta a los años 80, cuando el patriarca de la familia, Percy Torres Ríos, abandona su natal Azángaro huyendo del terrorismo de Sendero Luminoso, para ganarse el pan trabajando al “cachorreo” (20 días para su patrón, uno para él) como obrero de mineros ilegales en La Rinconada, sin imaginar que pronto se convertiría en el “Rey del Oro”.

Su rápido ascenso de obrero a capataz y a minero independiente en menos de 10 años, admirable para las más de 35 mil personas que sufren por ver ese brillo dorado en La Rinconada, ha generado que muchos le atribuyan haber realizado un “pacto con el diablo”, leyenda urbana que ha cobrado fuerza con su deceso y su sangrienta historia familiar.

Es partir del año 2003 que pasa a la formalidad constituyendo la empresa minera Titán SAC, que según el Ingemmet cuenta con 170 petitorios mineros, 122 de ellos vigentes. Un año más tarde, constituye Titán Contratistas Generales SAC, con ocho denuncios mineros en actividad en La Rinconada operando también en el rubro de importación y exportación.

Fortuna incalculable

De acuerdo a la revista “América Economía”, Titán de Oro figura en el puesto 455 del ranking de las 500 empresas más grandes del país; sin embargo, en el registro del Ministerio de Energía y Minas, esta empresa figura como pequeño productor minero. Además, según la SUNAT tributaría 50 millones de dólares anuales.

Dicha minera en menos de dos años ha sufrido múltiples asaltos, dos ellos con resultados fatales como la muerte de Iván Torres en octubre de 2012. Sobre este último, la familia ha entrado en múltiples contradicciones para revelar el monto del oro robado en esa fecha. En medio del proceso judicial que se afronta y por su abogado César Nakazaki, se conoció que eran 114 kilos.

La familia siempre fue muy celosa en revelar su real patrimonio, pero se conoce que además de Titán de Oro, es poseedora de bienes inmuebles en Juliaca, Puno, Lima y ahora en España. Además, un año y más antes de su muerte, el patriarca de los Torres adquirió con 4 millones de dólares el fundo Checayani en Muñani (Azángaro), donde criaba más 200 cabezas de ganado taurino y demás entre ovinos y alpacas.

De Checayani a Sevilla

Según los comuneros de Checayani, Percy Torres compró estos terrenos para disfrutar de la paz que no tenía en la peligrosa mina, siendo proveedor de toros para ferias taurinas en la región e incluso en Acho (Lima). Así se puede explicar que Rocío haya comprado “Yerbabuena”; controversial porque fue propiedad de célebres figuras españolas, que después de insistentes negociaciones, accedieron a la propuesta de la ‘Reina de La Rinconada`.

Percy Torres Ríos falleció el 19 de julio de 2011 por causas naturales. Dejó viuda a Maura Cecilia Carcasi Núñez, con quien tuvo 3 hijos: Ofelia, Rocío e Iván, éste último asesinado en 2012 cuando trasladaba oro en una camioneta de La Rinconada a Juliaca. Se presume que el propio personal de la empresa haya estado implicado en el hecho.

Fuente: Diario Los Andes 12.08.2013