ERRADICAR DESNUTRICIÓN EN ZONAS ALTOANDINAS ES PRINCIPAL META TRAZADA POR EL GOBIERNO

screenshot.15Basado en productos del mar

La seguridad alimentaria de la población, especialmente de las zonas altoandinas, es principal meta no solamente para este año sino hasta el 2016, señaló la ministra de la Producción, Gladys Triveño Chan Jan, al responder una de las preguntas planteadas en el proceso de interpelación de que fue objeto por parte de la Representación Nacional, en sesión de hoy jueves del Pleno del Congreso de la República.
Subrayó que la política del Gobierno es combatir la desnutrición, y qué mejor si eso lo hace a través del consumo de productos del mar, especialmente de pescado, uno de los recursos más recomendables para la alimentación de niños, jóvenes, adultos y ancianos.
Informó que para cumplir ese cometido se está realizando diferentes campañas, entre ellas “A Comer Pescado”, en la que se distribuye anchoveta, jurel, tollo, caballa y pota o calamar gigante a precios populares.
Indicó que estos alimentos populares han sido distribuidos en considerables proporciones el año pasado. Dijo que, por ejemplo, se repartió más de 35 mil toneladas de jurel, 13 mil toneladas de caballa, 539 mil toneladas de tollo y 1480 toneladas de calamar.
Treviño manifestó que se ha emitido diferentes directivas para regularizar la operatividad de embarcaciones artesanales anchoveteras menores de diez metros cúbicos de capacidad de bodega, para que puedan faenar dentro de las dos millas de costa, así como para que no pesquen en zonas tradicionales de pesca selectiva como la lisa, cabrilla y cojinova.
Señaló que la directiva 045 dispone la organización de grupos operativos supervisores para que, conjuntamente con personas de los gobiernos regionales y locales, ejecuten labores de fiscalización y de captura de embarcaciones no autorizadas que se han presentado en gran cantidad.
Aseguró que no está permitido el sistema de descarga para la pesca en el litoral, como el “absorvente”, que es utilizado por naves industriales. Añadió que existe una prohibición para que embarcaciones artesanales anchoveteras de menor escala utilicen este método.
Agregó que fue normal y sustantivo el comportamiento de la producción de productos pesqueros basados en la anchoveta. Informó que en el 2012 los productos pesqueros para el consumo humano llegaron casi a las 60 mil toneladas , especialmente en enlatados.
PRENSA-CONGRESO