EE.UU.: fallo sobre patentes de genes marca un hito en la medicina del futuro

screenshot.14Cuando le diagnosticaron que tenía cáncer de mama hace cinco años, Lisbeth Ceriani nunca imaginó que además de luchar contra la enfermedad, tenía que hacerlo contra Myriad Genetics, un gigante de la industria de la biotecnología, y contra el sistema mismo de patentes de ese país.

Hasta este jueves, Myriad había sido el único laboratorio con derecho universal sobre los genes y las mutaciones de los BRCA 1 y 2 -responsables de aumentar exponencialmente los riesgos de cáncer de mama y ovario hereditario.

Ceriani tenía que tomar una decisión de vida o muerte sobre si, además de hacerse una doble mastectomía, debía someterse a una extirpación de ovarios. Para ello necesitaba hacerse una prueba genética que al principio Myriad, único proveedor de la prueba en ese país, le negó por motivos económicos.

La American Civil Liberties Union (ACLU), una organización de derechos civiles, fue quien decidió liderar la batalla de la que ahora ha salido victoriosa. Esta agrupación que representó a laboratorios, doctores y pacientes encendió el debate en 2009 sobre si se debería permitir a las compañías patentar algo que sólo habían descubierto, pero que estaba en la naturaleza.

Los altos magistrados de Estados Unidos le dieron la razón, y de un plumazo no sólo invalidaron automáticamente las patentes de Myriad, sino que además imposibilita a las otras empresas -que tienen patentes del 40% de los genes humanos descubiertos en ese país- iniciar acciones legales contra cualquier científico que desee usar un gen aislado.

“Ellos ya no tienen el poder para aplicar sus derechos sobre las patentes, debido a que este caso ha creado un precedente”, le dijo a BBC Mundo Sandra Park, abogada de ACLU, horas después de darse a conocer el veredicto.

¿Cómo afecta esta decisión a la medicina genética? En BBC Mundo le ofrecemos tres enfoques.

Pruebas clínicas

ADNPara quienes introdujeron la demanda, patentar un gen sería como patentar un elemento de la tabla periódica.

Para que los genes puedan tener un uso científico o médico, deben ser aislados. Hasta ahora, si un científico quería estudiar un gen patentado, debía pagar a la empresa por ello.

“Este aislamiento es básico, porque así es como retiras el gen del resto del genoma para examinarlo”, explicó Sandra Park. “Como Myriad tenía la patente de toda forma de aislamiento, tenía el derecho de controlar todo tipo de trabajo científico en este gen”.

En las pocas ocasiones que Myriad ha permitido a otro laboratorio usar los genes BRCA 1y 2, ésta se quedaba con la información clínica de las pruebas.

El laboratorio también disfrutaba de los derechos de la relación entre el gen y una mutación.

Esto es lo que más le preocupaba a Gert Matthijs, de la Sociedad Europea de Genética Humana. “Había tres puntos importantes: el primero era la patente del gen; el segundo, su relación con la mutación que produce el cáncer de mama y el tercero es el método de diagnóstico con el que alguien compara la secuencia mutada del paciente con una normal”.

“Con su decisión, la Corte Suprema parece proponer que el uso de la información de la secuencia del genoma no puede ser impugnada por las patentes”, señala Matthijs. “En mi opinión, esto debería ser suficiente para salvaguardar el libre acceso a las pruebas clínicas genéticas de los BRCA1 y BRCA2”.

BBC Mundo 13.06.2013