Secretario de OEA pide estudiar despenalización de la marihuana

screenshot.33El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos José Miguel Insulza, informó en una entrevista que propone estudiar la despenalización de drogas como la marihuana y revisar los castigos penales ara pequeños traficantes.

El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) José Miguel Insulza, planteó este domingo despenalizar el consumo de la marihuana como una de las medidas para encontrar soluciones diferentes en la lucha contra el narcotráfico.

En una entrevista exclusiva con un medio colombiano, Insulza explicó que “lo que se plantea como despenalización es hacer a determinada droga –fundamentalmente la marihuana– equivalente al tabaco o al alcohol, que son drogas reguladas, no prohibidas”.

En cuanto al peligro que menores de edad consuman la droga, Insulza afirmó que es un riesgo que existe pero que “hay una cantidad de lugares donde no se puede fumar y donde se puede fumar; otros tienen restricción del alcohol para menores, etc”.

También expresó estar de acuerdo con los expresidentes de Colombia César Gaviria, de Brasil Fernando Henrique Cardoso, y de México Ernesto Zedillo, en que los consumidores de droga son enfermos y no delincuentes.

El consumidor “no es un delincuente. Hay delincuentes consumidores, que es distinto. La figura de un consumidor no es la figura de un delincuente; es la figura de una víctima, de un enfermo que debe ser tratado como tal”, afirmó.

El representante de la OEA aseguró además que el negocio de la droga lo tienen los grandes narcotraficantes, y explicó que “un kilo de pasta base de la selva colombiana vale cuatro veces lo que valía la hoja de coca que se usó para producirla. Cuando llega al puerto, ya está multiplicado por más. Y cuando pasa la frontera entre México y Estados Unidos, ese mismo kilo, que costaba unos pesos en hoja, ya vale 28 mil dólares. Eso es demasiado dinero”.

Agregó además que lo que más les “llamó la atención es por qué la violencia se produce en las partes donde la ganancia es grande. Es un problema social y un problema de Estado”, por lo que insistió en que “uno de los fenómenos que más nos impresionaron de los estudios es que, siendo Bolivia uno de los más importantes productores de hoja de coca, en la selva de ese país no hay mucha violencia y tampoco ganan mucho dinero. Apenas reciben el uno por ciento de la ganancia”.

Para Insulza, la guerra al narcotráfico se mide por sus efectos, “y esta tiene unos que podría llamar positivos: se confisca más de la mitad de la cocaína que se produce. Pero más de un tercio de la gente que está en la cárcel en América Latina lo está por drogas. Es decir, usted confiscó una cantidad de bienes y tomó una cantidad de prisioneros y la guerra, en ese sentido, ha funcionado. Pero la droga sigue fluyendo y los reclutas del narcotráfico siguen llegando. En ese sentido no ha funcionado”, informó el representante.

Este fin de semana la OEA presentó un estudio analítico al Gobierno de Colombia sobre las drogas en las Américas, y un informe que resume cuatro escenarios para el problema.

Para esto, el organismo contrató al Centro de Liderazgo y Gestión-Reos, que facilitó varios talleres y entrevistas con 150 líderes del hemisferio. El producto de este trabajo son los cuatro escenarios que se presentaron a nivel global.

teleSUR-El Tiempo / ad- LP  19.05.2013