MENSAJE DEL PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DEL PERÚ, OLLANTA HUMALA TASSO, ANTE EL CONGRESO NACIONAL, EL 28 DE JULIO DE 2011

MENSAJE DEL PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DEL PERÚ,
OLLANTA HUMALA TASSO,
ANTE EL CONGRESO NACIONAL, EL 28 DE JULIO DE 2011
Recibo con humildad y profundo fervor patriótico el cargo de Presidente de la
República.
Declaro ante el Congreso, ante los presidentes amigos aquí reunidos y ante el
pueblo peruano que, fiel al mandato de las urnas y en pleno respeto al Estado de
Derecho, dedicaré toda mi energía a sentar las bases para que borremos
definitivamente de nuestra historia el lacerante rostro de la exclusión y la pobreza,
construyendo un Perú para todos, atento siempre, en los más frágiles de nuestros
hermanos. Exigiré el mismo compromiso y la misma energía a todo el equipo que
me acompaña en el Ejecutivo.
La democracia peruana será plena cuando la justicia y la paz social, la soberanía
nacional y la seguridad de nuestras familias constituyan el zócalo de nuestra
nación; cuando la igualdad sea patrimonio de todos y la exclusión social
desaparezca aún en los lugares más remotos del país. Queremos que la
expresión misma de “exclusión social” se borre para siempre de nuestro lenguaje y
de nuestra realidad. Asumiré este reto con mi palabra y con mi vida.
Hace casi un siglo, en 1914, Víctor Andrés Belaúnde, uno de los grandes
intelectuales y políticos del siglo XX, al terminar un discurso en la Universidad
Nacional Mayor de San Marcos, lanzó a los jóvenes una proclama que era, al
mismo tiempo, un grito de batalla y una demanda: ¡Queremos Patria!
Esta proclama, años después, fue recogida por José Carlos Mariátegui y Víctor
Raúl Haya de la Torre para convertirla en pensamiento y acción. Esa
reivindicación de la Patria y de la Nación ha sido, como ahora, el sueño encendido
de generaciones y de pueblos.
Desde la fundación de la República, la patria constituye una aspiración al destino
común, una esperanza, una promesa inacabada por la que el pueblo peruano ha
estado siempre dispuesto a entregar su vida en la paz y en la guerra, para
defenderla y para legarla a sus hijos con orgullo y con fe.
La Patria es nuestra Historia común; es el espacio donde todos los peruanos y
peruanas queremos vivir en paz y en democracia. Por ello todos nos sentimos
orgullosos de nuestra bandera, símbolo de nuestras luchas y de nuestro amor a la
paz.
Esta aspiración a una Patria inclusiva es la que abre el camino al progreso social.
Para hacerla posible nos presentamos ante el pueblo y por eso estamos aquí.
1 Fuente: Diario Oficial El Peruano, 29 de julio de 2011.2
Asumo este reto como un desafío y como una promesa que expreso hoy ante
todos los peruanos, y especialmente ante mis hijos y ante todos los niños y niñas
del país, que serán el futuro de esta nación. Este es nuestro patrimonio más rico.
Por ellos y para ellos voy a cumplir mi promesa de hacer de este país un lugar
donde todos disfruten del mismo derecho a la plenitud y a la felicidad, a una vida
digna y a una vejez protegida.
Peruanas y peruanos:
El cinco de junio una mayoría de ciudadanos expresó su deseo de que el
crecimiento económico y la inclusión social marchen juntos para transformar
nuestro país en una Patria de oportunidades para todos.
El incremento desmedido de los conflictos, muchos de ellos absurdamente
violentos, nos demuestra, día a día, que es urgente reparar las injusticias, corregir
el rumbo y restablecer el diálogo en nuestra sociedad.
El Perú es un país plurilingüe y multicultural. Esta múltiple diversidad constituye,
sin duda, nuestra mayor riqueza. Sin embargo, durante mucho tiempo ha existido
un discurso y una práctica de la exclusión, del rechazo a la diferencia, un “tú no
eres igual que yo”, que cobijó la discriminación y la intolerancia. Esto resulta
cuando menos extraño porque los comportamientos excluyentes provienen,
muchas veces, de quienes elogian nuestra diversidad cultural.
Pero, precisamente esa diversidad cultural proviene de entender que nuestra
nación es un crisol de razas y tradiciones. Son ellas las que sustentan, por
ejemplo, nuestra extraordinaria gastronomía, hoy admirada y reconocida en el
mundo. Porque somos diferentes, pero iguales en el fondo, labramos nuestra
existencia en el trabajo y en el esfuerzo cotidiano. Somos mezcla y creatividad.
Somos imaginación y trabajo. Y esta diversidad, que queremos integradora y no
marginadora, constituye el fundamento de nuestra riqueza.
Nuestro país trabajador, honrado y diverso, se encuentra fracturado y herido.
Sufre el abandono de los políticos y de un Estado insensible, burocrático y
centralista. Un Estado que le ha dado la espalda al interior del país. Un Estado
que sufre de “mal de altura o soroche” y que se niega a subir los andes y
extenderse en nuestra Amazonía. Un Estado acechado por la corrupción y el
despilfarro, alejado de sus ciudadanos, incapaz de protegerlos de la violencia y la
criminalidad.
Sueño con un Perú donde la vida no sea un riesgo, donde las ciudades sean
espacios seguros, donde el ciudadano se encuentre protegido. Para esto
necesitamos más Estado, más Patria y que la corrupción sea sancionada.
La democracia expresó en las urnas un mandato y ese mandato debe ser
honrado. Restablecer el valor de la palabra empeñada ante el pueblo constituye el
eje de la recuperación de un sistema de valores éticos inherentes a la República.3
Sin embargo, transformar el país no es tarea fácil, no solo porque el cambio es
siempre una tarea de multitudes, sino porque también implica enfrentar y superar
nuestros problemas, proponer una nueva manera de convivir. La realidad exige
transformaciones para que la igualdad, la tolerancia, el reconocimiento de nuestra
diversidad y un desarrollo que nos incluya a todos sea, al mismo tiempo, un acto
civilizatorio y un compromiso colectivo. La realidad nos interpela diariamente y nos
exige un nuevo contrato social que haga posible la convivencia armoniosa de
todos los peruanos.
Evoco aquí, nuevamente, la figura de Haya de la Torre y su legado, plasmado
singularmente en la Constitución de 1979, que constituye para mí una verdadera
inspiración por su contenido nacional, democrático y de libertad.
El gran Nelson Mandela, en un célebre discurso pronunciado en el marco de la
UNESCO, afirmó, con la convicción que lo caracterizaba, que la igualdad, la
equidad económica y la justicia social eran la base de toda democracia. El dijo:
“No hay democracia con miseria, no hay democracia con asimetrías sociales”. Y
porque creo en la justicia de esta frase, yo he jurado respetar y defender la
democracia, fortalecerla en sus valores igualitarios para hacerla legítima ante el
pueblo y así será.
Hoy, ante ustedes, ratifico este juramento. Quiero que vean en mí a un verdadero
soldado de la República, a un celoso guardián del Estado de Derecho y a un
defensor de los derechos humanos y de la libertad de prensa y de expresión.
El historiador Jorge Basadre afirmaba ya en 1931 que: “El Perú debía terminar su
proceso de formación histórica. Dentro de él, vinculado más que nunca al
continente y a la humanidad, el país debe encontrar su realidad y su solución”. Por
eso, para buscar y encontrar una solución integradora para ese Perú, para nuestro
Perú, “de compartimentos estancos” que describe Basadre, proponemos una gran
transformación, el inicio de una nueva época, que no es otra cosa que una nueva
convivencia entre todos los peruanos.
Nuestra administración será un gobierno para todos.
Las características de este gobierno pueden resumirse en los siguientes términos:
reforma, democracia, libertades, inclusión, redistribución, crecimiento, paz con
justicia, seguridad, descentralización, transparencia, soberanía y concertación.
Nuestra voluntad no es la de copiar modelos. Queremos, como Basadre, que el
Perú deje de ser el espacio problemático que era y sigue siendo. Queremos, para
ello, construir un camino propio, un modelo peruano de crecimiento con
estabilidad, democracia e inclusión social. Tomaremos como ejemplo lo bueno de
otras experiencias, pero, como decía el amauta José Carlos Mariátegui, no habrá
calco ni copia sino creación heroica.4
El mandato al que hicimos referencia exige responsabilidad en la conservación de
los valores sociales, económicos y culturales de lo realizado hasta ahora y que
son un patrimonio de todos.
Por esa razón, mantendremos y consolidaremos un crecimiento sano de la
economía y sus estándares macroeconómicos; respetaremos las reglas fiscales
para afrontar eventuales crisis externas o desastres naturales; la construcción de
las obras de infraestructura, grandes y pequeñas; los programas sociales; la
promoción del turismo y de la cultura peruana y honraremos los acuerdos
comerciales con países y bloques amigos.
Fomentaremos una economía nacional de mercado abierta al mundo, que haga
realidad nuestro compromiso de crecimiento con inclusión social y democracia.
Esto implica que el Estado sirva como promotor no solo del crecimiento, sino
también del progreso social priorizando educación, salud y nutrición infantil,
mejorando las condiciones de trabajo, particularmente los CAS y Servicios No
Personales; invirtiendo en infraestructura, en escuelas, en postas médicas, en
cunas y mejorando el salario básico.
Un Estado que utilice sus recursos para ayudar a regularizar la informalidad, que
ofrezca crédito ventajoso para los pequeños y medianos empresarios y que facilite
el espíritu emprendedor de los peruanos que desean abrir su negocio y prosperar.
Quiero aprovechar aquí para transmitirles que el Salario Mínimo Vital de los
trabajadores sujetos al régimen laboral de la actividad privada tendrá un aumento
inmediato de 75 soles a partir de agosto y de 75 soles más en 2012, para alcanzar
así los 750 soles. Pero estos aumentos deben propiciar un proceso continuo de
revalorización del salario básico ligado a la productividad y al crecimiento
económico, relacionado con una política global de reducción de la informalidad y
de preservación y fortalecimiento de las pequeñas y medianas empresas.
Nuestro desafío es realizar esta gran transformación de manera gradual y
persistente para que no se acompañe de presiones desestabilizadoras de
nuestros equilibrios presupuestarios y macroeconómicos.
Nuestro ideal de cambio no se concibe sin concertación, sin diálogo político y sin
el protagonismo de la gente. Con ese propósito, instalaremos un Consejo
Económico y Social, en base al actual Acuerdo Nacional, cuyas políticas hemos
suscrito. Este Consejo será dirigido desde la Presidencia de la República con el
acompañamiento del Presidente del Consejo de Ministros, y estará integrado por
empresarios, trabajadores y representantes de la sociedad civil. Se abocará a
elaborar estudios para la implementación de políticas públicas del gobierno y
tendrá un carácter consultivo.
Hacer de la inclusión social una prioridad exige que el conjunto de los programas
sociales sean agrupados y articulados en un Ministerio de Desarrollo y de 5
Inclusión Social, para que el desarrollo pueda llegar efectivamente a los que más
lo necesitan.
El Programa JUNTOS será extendido progresivamente hasta alcanzar los 800
distritos más pobres del país.
Los adultos mayores en situación de pobreza y que no reciben ningún beneficio
del Estado deben recibir la solidaridad de la nación. Hogares donde a la edad
avanzada se conjuga el sufrimiento de la pobreza, exigen una acción social
impostergable. A esos hogares haremos llegar los 250 soles del Programa
Pensión 65. Su implementación será inmediata y alcanzaremos los 800 distritos
más pobres del país progresivamente.
El Programa Cuna Más, para los niños de 0 a 3 años, también se aplicará
gradualmente y en los 800 distritos de pobreza extrema del Perú, hoy en la base
del Programa Juntos. El combate a la desnutrición infantil será una prioridad,
apoyado en la implementación de un Programa de Nutrición Infantil que
comprenderá desayunos y almuerzos en las escuelas.
Haremos los esfuerzos que sean necesarios para que se alcance en todo el
sistema educativo la jornada de 8 horas de estudio e incentivar la cultura del
deporte y la recreación, potenciando las competencias interescolares en el campo
de la cultura y las disciplinas deportivas, como respuesta al alarmante dato que
más de un tercio de alumnos en las grandes ciudades del Perú corren riesgo de
obesidad.
Iniciaremos el Programa „Beca 18‟, que integrará los programas existentes y que
permitirá que los jóvenes de bajos recursos económicos y con alto rendimiento
escolar puedan continuar sus estudios de nivel superior en instituciones públicas
y/o privadas, en programas universitarios o de técnicos superiores.
Reforzaremos el sistema de acreditación universitaria. Los títulos a nombre de la
nación, que en algunos casos prácticamente se regalan, tendrán un riguroso
procedimiento nacional en salvaguarda de la calidad educativa.
En el ámbito de Salud, fortaleceremos el sistema de salud e instalaremos el
Sistema de Atención Móvil de Urgencia (SAMU) con una experiencia piloto en
Lima y tres capitales de departamento y la creación de un Programa de
Facilitación de Acceso a Genéricos de Calidad.
Reforzaremos la atención primaria en salud en los distritos más pobres del Perú.
En los próximos 5 años construiremos hospitales en cada una de las 50 capitales
de provincia donde aún faltan. Haremos así realidad nuestro compromiso de tener
por lo menos un hospital en cada provincia del Perú.6
Los campesinos del Perú y, en general los pobres del campo, serán objeto de
prioridad. Agrobanco captará recursos para el otorgamiento de créditos a la
agricultura familiar, y estableceremos módulos de desarrollo agrario accesibles a
las distintas formas de asociaciones agrarias y de productores.
El Perú establecerá una nueva relación entre el Estado y el mercado, distinta de
las fracasadas recetas extremas del Estado intervencionista o del Estado mínimo y
excluyente. En esa nueva relación, el Estado será un promotor de la inversión y
del desarrollo, garante del ejercicio de los derechos y libertades, impulsor de las
oportunidades para todos.
Buena parte de los conflictos del planeta se deben a la carencia de agua. No es
posible que el Perú que queremos construir no desarrolle una política de
aprovechamiento soberano de los recursos naturales, una política que garantice la
explotación racional y equilibrada del agua, la tierra, los bosques, la biodiversidad,
el gas y los minerales. Esos recursos de todos los peruanos contribuirán a la
eliminación de la pobreza y la desigualdad. Se alentará la actividad privada sobre
los recursos naturales, pero estos serán explotados en condiciones de respeto a
las poblaciones, a los trabajadores y al medio ambiente.
Asimismo, avanzaremos profundamente en la política de ordenamiento territorial
que nos permita establecer de manera participativa el uso racional de nuestro
territorio.
Las ganancias extraordinarias de las empresas mineras deben contribuir al
esfuerzo nacional en pro del combate contra la pobreza. Los contratos serán
respetados y la negociación permitirá, no lo dudo, y repito no lo dudo, que esta
significativa contribución beneficie a todo el país. Mi determinación es muy clara,
tengo la voluntad y la convicción para alcanzar este objetivo. En ello va mi palabra
y mi compromiso con el pueblo peruano.
El gas del Lote 88 de Camisea, será orientado prioritariamente hacia el consumo
interno.
Ejecutaremos una política de masificación del consumo del gas natural para
llevarlo a los hogares. En 5 años la ciudad de Lima podría contar con
aproximadamente 400.000 conexiones.
Con la garantía de cumplir con la legislación vigente que establece la
obligatoriedad del abastecimiento del mercado interno, implementaremos acciones
para que se reduzca significativamente el precio del balón de GLP, lo que
repercutirá favorablemente en la economía de la mayoría de la población peruana,
sin introducir distorsiones en el mercado, ni fomentar el contrabando. Asimismo,
masificaremos el uso del GNV como combustible barato y accesible a todos.
Insistiremos en la diversificación de la matriz energética a favor del gas y las
energías renovables e impulsaremos el desarrollo de la industria petroquímica. En 7
esa medida, fortaleceremos la regulación y el acceso competitivo a las fuentes de
energía para el transporte, evitando los sobreprecios.
Promoveremos la construcción de hidroeléctricas, fortaleciendo Electroperú y a las
empresas eléctricas estatales regionales, y promoviendo las privadas, en un
adecuado balance que otorgue prioridad a la demanda nacional. El Estado
evaluará la participación de Electroperú en los nuevos acuerdos de inversión.
Reconstruiremos una verdadera Marina Mercante del Perú para ejecutar lo que
dispone la Ley de Reactivación y Promoción de la Marina Mercante Nacional.
Fortaleceremos el SIMA y ENAPU como empresas eficientes y buscaremos que la
construcción de más aeropuertos se oriente también hacia el fomento del turismo.
Tomaremos las medidas necesarias para que el Perú tenga su línea aérea de
bandera y que el mercado aéreo comercial sea más abierto y de mayor
competencia, sobre todo para abaratar y ampliar la comunicación al interior del
país.
En el campo de la infraestructura, se proseguirá con la ejecución de obras viales
como los proyectos IIRSA Interoceánica del Sur, Interoceánica del Norte, los
programas Costa‐Sierra y apoyaremos la elaboración y construcción de proyectos
ferroviarios.
El gobierno nacional será el principal aliado de los gobiernos regionales y locales.
Una de nuestras primeras medidas será la instalación de un mecanismo de
relación fluida del gobierno con los presidentes regionales, incluyendo el
reconocimiento de la Asamblea de Gobiernos Regionales.
Para la ejecución de las políticas públicas nacionales, el gobierno realizará
reuniones descentralizadas buscando el diálogo con las autoridades regionales,
alcaldes y representantes de la sociedad. Los compromisos de mutua obligación
serán objeto de seguimiento desde el gobierno.
Consolidaremos el proceso del presupuesto participativo. Fomentaremos la
vigencia de los Consejos de Concertación Local y Regional, ahora debilitados y en
algunos casos hostigados, como expresión de un enfoque de gestión compartida.
En el caso concreto de Lima, que ha crecido de forma desordenada y caótica,
daremos continuidad a la inversión en transporte público en la ciudad.
Anuncio que, en el plazo de dos meses, se iniciará una nueva etapa en la
reconstrucción de los pueblos del sur afectados por el terremoto del año 2007, lo
que se realizará con el concurso de los batallones de ingeniería de las FF.AA.
El gobierno hace eco de la alerta mundial sobre cambio climático y se compromete
a fortalecer la regulación y dedicarse con seriedad a las labores de preservación 8
de nuestra biodiversidad, del recurso hídrico y de los glaciares. Será una prioridad
para nosotros la prevención de desastres.
El gobierno siente que uno de los graves problemas que provoca temor y
frustración en las personas es el de la inseguridad. Se arrastran en ello 30 años de
fracasos y muy pocos éxitos, y los que sufren las consecuencias de la violencia
del crimen organizado, el narcotráfico y el pandillaje son los más pobres.
Queremos cambiar esa historia de ausencia de liderazgo político y la carencia de
una política de Estado eficaz en esta materia.
Es necesario desterrar la idea de que la inseguridad es un problema exclusivo de
la Policía. Por eso anuncio que, así como el Presidente de la República preside el
Consejo de Defensa Nacional, presidiré también un Consejo Nacional de
Seguridad Ciudadana y Política de lucha contra la Criminalidad para darle un
carácter multisectorial.
Realizando un esfuerzo financiero del Estado, iniciaremos un proceso gradual de
eliminación del sistema 1 x 1 en el servicio policial. Incrementaremos los salarios
de la Policía en el marco de un sistema más amplio que incluya la reforma de
remuneraciones de la PNP. Activaremos un Servicio Policial Voluntario.
Equiparemos y conectaremos a las comisarías a la red digital. Estableceremos
penales fuera de Lima y de las principales zonas urbanas del país.
Implementaremos el trabajo físico para condenados por graves delitos.
Disuadiremos con penas más altas el uso de armas de fuego en la comisión de
delitos de cualquier índole. En mi gobierno no habrá perdón para violadores, ni
para ningún delito cometido contra un niño o una niña. Combatiremos el
feminicidio y propondremos una revisión de la legislación vigente.
Ejecutaremos una política contra las drogas que consolide el modelo peruano de
desarrollo alternativo integral y sostenible para convertir a los productores, hoy
ilegales, en agentes de una economía legal. No seremos indiferentes frente al
incremento alarmante de drogas entre los adolescentes y jóvenes. Respetaremos
el debate que en torno a este tema se ha abierto en estos años, dentro y fuera del
país, pero nosotros no legalizaremos ninguna droga ni tampoco los cultivos ilícitos
y por el contrario los vamos a combatir.
Nuestra política antidroga será soberana y reclamará que se haga realidad la
responsabilidad compartida con los países consumidores. Seremos inflexibles en
el control de los insumos químicos y el combate a las bandas de narcotraficantes.
Reduciremos la superficie ilegal de sembríos de coca. No permitiremos la
extensión de cultivos ilegales, menos aún en parques nacionales y zonas
ecológicas. Al mismo tiempo, el Perú podrá tomar la iniciativa de una Cumbre
Presidencial Regional Antidrogas, con la participación de los países productores y
consumidores, a cuyos presidentes he percibido muy preocupados con este tema.9
La corrupción es para nosotros un elemento que debilita al Estado y afecta su
desarrollo. Es, por lo tanto, un problema de seguridad. En tal sentido, defiendo la
imprescriptibilidad de los delitos de corrupción en agravio del Estado y la
inhabilitación a perpetuidad contra sus autores o cómplices para el ejercicio futuro
de cualquier función pública; propongo la supresión de las penas condicionales en
las condenas por corrupción para que la prisión se cumpla de manera efectiva; y
defiendo la eliminación de los beneficios penitenciarios en los casos de corrupción.
Debemos poner fin a las secuelas de la violencia terrorista que vivimos y cumplir
con las reparaciones individuales y colectivas. Es necesario que las víctimas y
deudos rehagan sus vidas personales y familiares, que miren con otros ojos su
futuro porque viven en una Patria que los incluye y que los reconoce como
peruanos.
En cuanto a la Defensa Nacional, en primer lugar queremos recuperar la moral de
nuestras Fuerzas Armadas y equiparlas de forma adecuada. Se reformará el
sistema remunerativo de las FF.AA., buscando cerrar la brecha salarial que existe
entre los distintos grados. Esto se hará salvaguardando la obligación que tiene el
Estado de honrar el pago de pensiones, que es un derecho fundamental
consagrado.
Mantendremos la pensión renovable y realizaremos ajustes salariales graduales.
Nuestra primera inversión militar será en el soldado. Fortaleceremos el Servicio
Militar con incentivos, mejorando el pago a los conscriptos e instalando un Instituto
Tecnológico de las FF.AA. para la enseñanza de especialidades a quienes
egresan del Servicio Militar.
Ratifico mi compromiso de desarrollar una política exterior multilateral de cara a
nuestra región, que tanto ha cambiado en la última década. La integración en el
marco de UNASUR y la Comunidad Andina de Naciones será la línea principal de
acción.
La solución pacífica de los litigios internacionales es la filosofía que me inspira y
particularmente en relación a nuestros diferendos con Chile. Seguros de los
fundamentos de nuestra causa que defiendo ardientemente, afirmo que
acataremos el fallo del Tribunal de La Haya en nuestro reclamo sobre la frontera
marítima y estoy convencido que Chile hará lo mismo.
Vivimos en un mundo que cambia día a día y donde emergen nuevos poderes
regionales. Las condiciones están dadas para llevar adelante una fructífera
integración en la región. No deseamos una economía autárquica, que se mire a sí
misma, aislada del proceso de globalización. Queremos, más bien, una economía
integrada. Integrada, en primer lugar, con la región y, en especial, con nuestros
vecinos andinos y sudamericanos.
Nuestra región es inmensa y rica en recursos pero también en historia y en
culturas comunes. Yo les quiero recordar que nuestra independencia fue un 10
proceso regional, donde todos nos hermanamos para lograr nuestra libertad y
soberanía. La heroica gesta de nuestros próceres, como el general don José de
San Martín y el Libertador Simón Bolívar, siempre conscientes de la urgencia de la
unión de los pueblos de América, fueron los precursores del impulso integrador del
presente. “Seguramente, escribía Bolívar, la unión es la que nos falta para
completar la obra de nuestra regeneración”. Este es aún objetivo pendiente para
todos los pueblos de América.
El gobierno se propone reconocer y reivindicar a los 3 millones de peruanos
migrantes. Para empezar, mejoraremos la defensa consular de los peruanos en el
exterior y rebajaremos el costo de las remesas mediante convenios que realizará
el Banco de la Nación. Deseamos que quien desea regresar a su Patria lo haga y
para ello fomentaremos que sea sujeto de crédito.
Los detalles de estas políticas aquí señaladas serán presentados por la
Presidencia de Consejo de Ministros, como corresponde, ante el Parlamento.
De la tradición militar, que no olvido y llevaré en el corazón hasta la muerte,
conservo orgulloso la tenacidad, la austeridad y el amor por el Perú y sus
intereses. En esa tradición, a diferencia de lo que piensan algunos, se sabe
mandar pero también obedecer, hay jerarquía pero también fraternidad, hay
disciplina pero también intercambio de opiniones.
Esa tradición se funde con el espíritu generoso del Perú, lejano al odio. No vengo
en son de guerra sino en son de paz, sin venganza y sin rencor. Yo, que he sido
acusado casi de todo, he aprendido a perdonar hace muchos años, antes incluso
de hacer política.
Por eso, a los que aún persisten en el encono les pido que bajen sus espadas y
sus lanzas.
A los que demandan salarios y derechos les digo que no bajen sus banderas pero
que sepan que todo cambio, para ser sostenible, debe ser gradual y racional.
A mis partidarios les pido consecuencia, lealtad, sacrificio, inteligencia y honradez.
A la oposición la llamo a la responsabilidad. Le pido vigilancia y que, desde su
posición, respete también el mandato de las urnas, su mandato y el nuestro.
Al terminar este mensaje reitero que soy un soldado de la democracia. Y como
dice la frase célebre de la independencia: “firmes y felices por la unión”.
Muchas gracias a todo el país.
¡Viva el Perú!