Fiscal Milla: ¿hombre de Montesinos?: Capitán PNP Edmundo Toledo insiste en graves denuncias que vinculan a miembro de Ministerio Público con en “Doc”.

Publicado: Lunes 12 de julio del 2010 | Política | Imprimir | Compartir

Diario La Primera

| 1196 Lecturas

Capitán PNP Edmundo Toledo insiste en graves denuncias que vinculan a miembro de Ministerio Público con en “Doc”.

Fiscal Milla: ¿hombre de Montesinos?

Fiscal Milla: ¿hombre de Montesinos? (1) Fiscal Walter Milla niega rotundamente todo vínculo con el ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos, pero la duda queda. (2) La investigación sobre el chuponeo de BTR ha dejado más sombras que luces. (3) Abogado Miro Toledo. (4) Los tentáculos del Doc siguen dando que hablar.

Casi diez años después, el fiscal de la Tercera Fiscalía contra el Crimen Organizado, Walter Milla, quien tuvo en sus manos las investigaciones del caso Business Track, continúa siendo acusado por el capitán PNP, Edmundo Toledo, de haber participado en intervenciones relacionadas al narcotráfico en su calidad de fiscal antidrogas presentándose como enviado del ex asesor presidencial, Vladimiro Montesinos.

 

 

Milla lo niega

Al ser requerido por este diario, el titular de la Tercera Fiscalía Provincial Penal Especializada en Delitos de Crimen, Walter Milla, dice que las acusaciones en su contra son parte de la argumentación de defensa a la que recurrió el capitán Toledo.

En este sentido, negó cualquier relación con el ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos, arguyendo que a éste recién lo conoce durante una diligencia realizada en la Base Naval del Callao cuando se desempeñaba como fiscal anticorrupción, luego de la caída del régimen fujimontesinista.

Sobre su supuesta vinculación con el narcotraficante “Osito”, Milla rechazó haber buscado favorecerlo, diciendo que más bien él lo investigó.

Tras resaltar que cuenta con 15 años como fiscal antidrogas y de haberse desempeñado como fiscal anticorrupción y caracterizarse por actuar con honestidad y contribuir a la buena imagen del Ministerio Público, el fiscal del caso BTR dijo que el capitán Toledo sí intentó sobornarlo para lo cual un día antes se comunicó con él para ofrecerle dinero a cambio de la libertad del narco, razón por la cual optó por dar cuenta al Órgano de Control de la Magistratura para que realice un operativo en su contra y detenerlo.

 

 

 

El capitán Toledo señala, también, a Milla de haber ejercido presiones y movido todas sus influencias hasta lograr que le den de baja de su institución porque él se negó a ayudar al narcotraficante apodado “Osito”.

Toledo hace dos años fue reincorporado a la Policía Nacional gracias a un fallo del Poder Judicial que ordenó, además, su ascenso al grado de comandante, luego que la PNP lo pasara al retiro en 2002.

LA PRIMERA buscó en su despacho al fiscal Milla para contrastar su versión de los hechos con las acusaciones vertidas en su contra por el efectivo y de las cuales éste último se ratifica en su totalidad por medio de su abogado, Miro Toledo.

Luego de aclarar que no se trataba de una entrevista, sino de una conversación, el fiscal negó las imputaciones en su contra calificándolas como una falsedad y las atribuyó a una intención soterrada de dañar su imagen debido a la labor que realizó frente a casos como el de BTR el cual -dijo- se ha politizado.

LA PRIMERA tuvo acceso a la queja que presentó en 2004, Toledo ante la Fiscalía de la Nación contra los fiscales provinciales penales Walter Milla y Arturo Chalco por inconducta funcional en su agravio y del Estado, así como a la declaración jurada que el efectivo de la Dincote suscribió para respaldar su denuncia.

Según Toledo, el 2 de mayo de 1999 se encontraba prestando servicio en el departamento contra el terrorismo y departamento antidrogas (Decote-Deandro de Huánuco), como jefe de los grupos operativos de la su región PNP Huánuco, cuando fue convocado para participar de un operativo antidrogas en el centro poblado de Chinchavito, puerto Guadalupe, de la provincia de Pachitea a donde acudió en compañía de los fiscales Arturo Chalco y su entonces adjunto, Walter Milla.

Agregó que en este lugar tras decomisar cerca de 10 kilogramos de carbonato de sodio se procedió a la captura de un sujeto que luego fue identificado como el narcotraficante José Bernardo Ramírez (a) “Osito.

En este sentido, Toledo aseguró que el fiscal Milla “me pidió que ayude en la formulación del documento a la persona que yo había capturado por ser su amigo y del fiscal titular que lo acompañaba”, ante lo cual -afirmó- le respondió que no podía hacer nada y que debía dirigirle el pedido al jefe de Departamento Decote-Deandro, pero que Milla dijo que no lo hacía porque no le tenía confianza.

Además, el efectivo precisó que luego de esta conversación de retirar la demanda y que ambos fiscales permanecieron en la jurisdicción de Leoncio Prado en Tingo María realizando otras intervenciones.

Refirió que en un nuevo encuentro con el fiscal Milla y su acompañante, Milla le reveló que “cumplía órdenes del Servicio Nacional de Inteligencia, es decir de Vladimiro Montesinos y que le pregunta si él tenía algún vínculo con el entonces candidato presidencial, Alejandro Toledo. “Respondiéndole que no tenía ningún parentesco y sonriéndose me dijeron que ya nos veremos más adelante”.

Toledo sostuvo que aprovechó para consultarles sobre una notificación del 36 Juzgado Penal de Lima donde tenía un proceso pendiente por Omisión de Deberes Profesionales por no haber formulado en su oportunidad el parte policial de un caso cuando trabajaba en la comisaría de Villa Chorrillos.

“Y me dijo que sí podía ayudarme y que hablaría con el juez cuando vaya a Lima, entregándole una copia de dicha notificación”, añadió el efectivo que actualmente labora en la Dincote, luego de su reincorporación.

Más, adelante y siempre de acuerdo al relato de Toledo, su comando dispuso que asista ante la Zona Judicial PNP para prestar su testimonial en calidad de testigo, firmar el cuaderno de control en el 36 Juzgado Penal y así lo hizo llegando as Lima el 5 de mayo de 1999 y debía permanecer en esta ciudad hasta el domingo 16 de mayo de 1999.

“Antes de retornar a mi unidad de origen llamé al celular del doctor Orestes Walter Milla para indagar sobre mi pedido, manifestándome si yo había formulado el atestado policial contra su amigo José Bernardo Ramírez (a) “Osito” y le dije que no, entonces me pidió que vaya a su oficina el 17 de mayo de 1999 a las 8:00 horas, ubicado en el tercer piso del Ministerio Público”, cuenta Toledo.

Ante el pedido del fiscal Milla, según Toledo, le dice que es imposible porque tenía que retornar a Huánuco, pero que éste le responde que eso no importa porque podía extenderle una constancia de haber concurrido a su despacho, razón por la cual decide quedarse en Lima.

Así, dice, el capitán acude a las 8:00 horas del 17 de mayo de 1999 a la oficina del doctor Arturo Chalco, quien no se encontraba, pero estaba su adjunto, el fiscal Milla, “quien me pidió la notificación del 36 Juzgado Penal de Lima, diciéndome que lo espere que iba a confirmar y coordinar sobre mi caso. Lo esperé más de una hora hasta que salí al exterior”.

Después -prosigue- “me llamó el doctor Milla a su oficina y me dijo “tú has dejado este sobre con 500 dólares” y después dijo con 300 dólares para darle libertad a “Osito”, yo le respondí muy sorprendido y le dije “si Ud. me ha citado a su oficina y por eso estoy aquí” y entonces me volvió a recriminar. ¿Quién ha sido el que dejó el sobre de dinero? Si yo te dejé en mi oficina, le respondió que yo había salido detrás de él y en forma contundente llamó al fiscal Arturo Chalco, quien también empezó a acusarme, luego hizo una llamada y apareció la doctora Ana María Calderón Boy”.

Según su queja, entonces los tres fiscales intentan obligarlo a firmar el acta de intervención ante su negativa, acto seguido llaman al capitán PNP, Luis Livelli Saavedra, quien tras constatar sus pertenencias le preguntó qué pasaba, conociendo de su boca que todo era falso, también, se negó a firmar el acta de intervención como se lo pedían los fiscales porque no le constaba la acusación de éstos.

Luego, los fiscales piden la intervención del fiscal de turno Espino Méndez, quien luego de conversar en privado con sus colegas, se le pide firmar el acta pidiendo la presencia de un abogado, finalmente, lo hace, y luego es detenido por la policía del Ministerio Público por disposición de Milla y Chalco por el presunto delito de corrupción de funcionarios, pero la jueza de turno ordenó su excarcelación por no hallar responsabilidad en los hechos que le imputaron.

No obstante -advierte- ambos fiscales fueron citados por orden del fiscal Espino ante la Policía Fiscal, pero se negaron a prestar declaraciones, lo mismo hicieron cuando el propio ex fiscal de la Nación, Miguel Aljovín, también se los pidió.

Asimismo, Toledo acusa al fiscal de haber presionado a la Inspectoría General de la PNP de Lima para que lo pasen al retiro por medidas administrativas y disciplinarias.

Hechos son muy extraños, dice defensa de capitán
El abogado del capitán Edmundo Toledo, doctor Miro Toledo, sostuvo que resulta extraño que el entonces fiscal adjunto, Walter Milla, atentando en contra del principio de jurisdicción contemplado en las normatividad del Ministerio Público, haya podido participar de intervenciones realizadas fuera de Lima, ya que para tal caso existen fiscales en esta zona que tranquilamente pudieron actuar.

Afirmó que -posiblemente- haya contado con el respaldo del ex asesor de inteligencia o de alguien del entorno del régimen porque de otra manera no se explica por qué acostumbraba a participar en operativos fuera de su jurisdicción y dijo que ya se conocía en Huánuco que éste tenía órdenes de trasladarse a este lugar.

El letrado aseveró que es falso que su patrocinado haya intentado “sobornar” a los fiscales Milla y Chalco, pues recordó que el propio narco “Osito” en una declaración jurada dijo que más bien fue presionado por el doctor Chalco para acusar al capitán de la PNP de haberle solicitado dinero.

Asimismo, aseveró que nunca existió un operativo para capturar a su defendido y jamás se cumplió con los requisitos que ello implica como el uso de reactivos, la filmación o fotografía del hecho, la presencia de la policía fiscal y la marcación del dinero.

Acotó que la justicia común como el fuero militar archivaron la denuncia en contra del capitán Toledo y recalcó que en todo momento, el fiscal Milla se negó a acudir a declarar y que éste investigó al narco porque tenía que cumplir con el procedimiento regular.

Hay mucho que aclarar en caso BTR
El fiscal Milla en conversación con LA PRIMERA aseguró que los dos USBs cambiados del caso BTR no comprometían a los ex ministros apristas, Jorge del Castillo y Hernán Garrido Lecca sino a la ex gerente de sistema, Giselle Gianotti por lo que dijo que ella es la principal beneficiada con este hecho.

Tras reiterar que el cambio de este material no se produjo en la policía ni en el Ministerio Público se defiende los cuestionamientos en su contra por la pérdida de dicho material diciendo que sería lógico entonces haber ordenado que se obtenga una copia espejo.

Luego de calificar de “impecable” la investigación del caso por parte de la Dirandro reafirmó que él fue quien encargó al general Miguel Hidalgo, entonces a cargo de la Dirandro, hacerse cargo de las investigaciones del caso BRT y que no se informó al entonces ministro del Interior, Remigio Hernani, por su “amistad con Ponce Feijóo” y que se podía filtrar información.

¿Por qué la Dirandro y no la Unidad Especializada en Delitos de Alta Tecnología?, le pregunta este diario y responde porque la Dirandro cuenta con una alta capacitación e instrumentos debido a su lucha contra el crimen organizado y que, además, se conformó un equipo especial.

Luego, precisó que sólo una vez los efectivos de la Dirandro permitieron a Gianotti abandonar el lugar de detención para acudir a su vivienda, y que ello le fue comunicado después que se efectuó por la policía que argumentó que se debió a razones humanitarias.

En otro momento, reconoció que en algunas oportunidades permanecía hasta altas horas de la noche en la Dirandro debido a que la toma de declaraciones a los detenidos llevaba varias horas, aunque testigos aseguran haberlo visto llegar al lugar en horas de la noche.

Milla, ante la insistencia de este diario, dijo que no dudará en investigar a quien corresponda así sea el presidente, aunque aclaró que a éste solo lo puede denunciar el Congreso por su alta investidura.

 

Notas relacionadas

– Es evidente presión aprista en Tribunal (296 lecturas)
– Consejo pide nulidad de fallo injerencista del TC (278 lecturas)
– Hay intereses nada santos (305 lecturas)
– TC vulnera mis derechos (99 lecturas)
– TC violó la Constitución (498 lecturas)
– Investigación fiscal a García casi lista (379 lecturas)
– Denuncian maniobra del TC (383 lecturas)
 
Tags: fiscaltoledoentoncesfiscaleschalcocapitanpoliciadirandrooficinadoctor,