Chincha renace con ayuda de Venezuela.

Publicado: Viernes 13 de junio del 2008 | Informe Especial | Imprimir | Compartir

Diario La Primera

| 685 Lecturas

Chincha renace con ayuda de Venezuela

Chincha renace con ayuda de Venezuela(1) Cien viviendas. El proyecto de ejecución contempla edificar otro número igual de viviendas, sólo falta la autorización desde Venezuela. (2) Las Petrocasas quedaron ya listas para ser habitadas. Sólo esperan a sus moradores. (3) Diversión y alegría. Cada una de las cien familias chinchanas recibió un hogar totalmente amoblado. (4) Agradecimiento. Las muestras de gratitud para con Venezuela no cesan. (5) Desidia del gobierno afecta moral de la población.

La adjudicación de las viviendas se hizo a través de un sorteo, donde los postulantes tuvieron que acreditar que no tenían pertenencia alguna, ni los medios para poder subsistir.

 

 

DATO

El proyecto inicial de las Petrocasas consignaba edificar 200 viviendas. La primera etapa ya concluyó y será inaugurada este fin de semana. La edificación de las 100 casas restantes está a la espera de la orden de ejecución. Hasta el momento la obra ha demandado una inversión de 4 millones de dólares. 

 

 

A quince minutos de la Plaza de Armas de Chincha, en medio de terrenos eriazos, una esperanza para esta provincia se está levantando poco a poco. Los chinchanos esperan que la obra los ayude a salir adelante, pues no sólo les darán casas. LA PRIMERA visitó el primer barrio de “Petrocasas” en el Perú.

La esperanza es lo último que se pierde. Para la población de Chincha, que a raíz del terremoto del 15 de agosto pasado perdió todo, esta frase al fin se ha hecho realidad. Y es que gracias a la colaboración del gobierno de Venezuela, a través de la compañía estatal Petroquímica de Venezuela (Pequiven), cien familias chinchanas recibirán, cada una, una casa totalmente amoblada, con servicios de agua, luz y desagüe.

La selección de quienes se beneficiarán fue hecha por la Municipalidad de Ica, y se escogió a cien personas que pudieron acreditar que no poseen propiedades ni tienen recursos para adquirirlas. Adicionalmente, se designó a 25 más para que, en el caso de que la lista se depure, puedan acceder a las “Petrocasas”, nombre que reciben las viviendas entregadas por Venezuela.

La ayuda vino de Oriente
El caso de Emma Euribe Descate pudo tener un triste final. Vivía con sus hijos en un pequeño cuarto que su hermana le daba, pero siempre tuvo el sueño de tener una casa y estar tranquila, sin miedo de que algún día la pongan en la calle. “El día que hicieron el sorteo de las casas y no salió mi nombre, me sentí mal, pero no perdí la fe. Recé y pedí a Dios que me diera una oportunidad, así que al día siguiente me fui al barrio de San Agustín”, donde se construyeron las Petrocasas.

“Los venezolanos me dijeron que no pierda la esperanza y ­así todos los días rezaba y rezaba. Al final cuando sortearon qué casa le tocaría a cada uno, me llamaron y me dijeron que no pierda la esperanza. Uno a uno salían los tickets y no me llamaban, casi al final sacaron un sobre amarillo y me llamaron. Me dijeron que me darían una casa. Ese día le agradecí a Dios y al gobierno de Venezuela por este regalo”, cuenta entre lágrimas la emocionada mujer, quien gracias a la gestión del gobierno bolivariano de Venezuela podrá tener un hogar para ella y su familia.

150 años de garantía
Las llamadas Petrocasas están construidas con estructuras huecas de PVC (producto derivado del petróleo y del gas), que se unen pieza a pieza para formar una casa, luego de ello se les agrega concreto. El producto final tiene un recubrimiento plástico que, de ­acuerdo a la información de Pequiven, tiene una durabilidad de más de 150 años, además de ser las casas antisísmicas. Las edificaciones tienen la característica de mantener un clima agradable, tanto en condiciones de frío como de calor, pues cuentan con un techo ligero, hecho con los mismos materiales.

Parte del proyecto, que realiza un equipo técnico venezolano que opera en Chincha desde hace más de seis meses, consiste no sólo en brindar casas sino en crear un sistema de autofinanciamiento, para que la población pueda generar sus propios ingresos. Este modelo es denominado “desarrollo endógeno” y de acuerdo a los planos de la obra se ha designado un terreno donde en breve se construirá una pequeña fábrica textil, cuya materia prima y maquinaria serán ­aportadas por el gobierno de Venezuela, a fin de darle un primer impulso.

“El gobierno peruano nos ha abandonado”
En los diez meses que han transcurrido desde el terremoto del 15 de agosto, el gobierno peruano ha venido informando que la reconstrucción está en camino, que se ha hecho grandes inversiones, sin embargo hasta hoy no hay obras palpables.

La población en las provincias de Ica está inconforme, siente que sus autoridades las han abandonado y que deben buscar ellos mismos la forma de cambiar el rostro a la adversidad. Muchos reniegan del régimen y dicen que no los representa. Expresiones comprensibles cuando vemos a miles de personas que tienen que vivir en carpas improvisadas, víctimas del frío y de diversas enfermedades que los acechan pues no cuentan con agua ni desagüe.

Erwis Nolasco es un joven chinchano, cuya familia se ha visto beneficiada con una de las Petrocasas, y expresa su agradecimiento a la comitiva venezolana, pero un aire de insatisfacción en su rostro obliga a preguntarle qué lo aqueja. Para él es muy duro tener que aceptar que su presidente, Alan García, no haga nada por los damnificados y que la ayuda tenga que venir del extranjero. “Ellos vienen porque acá hay necesidad, hay mucha pobreza, les estamos y estaremos muy agradecidos al presidente venezolano y a los venezolanos que están acá con nosotros. Me da pena que mi país me haya abandonado”, con estas palabras Erwis resume el sentir general de las familias que vivirán en el barrio de San Agustín, donde se han construido las casas donadas por el gobierno venezolano.

Omar Olivares
Redacción

 

Notas relacionadas

– García, los marinos y el chuponeo (2466 lecturas)
– El libro no es un lujo, es una necesidad (2427 lecturas)
– Los escritores invitados (2243 lecturas)
– Cuando querer es poder (514 lecturas)
– Anulación de bases ayuda a distensión (274 lecturas)
– Una oposición made in EE.UU. (185 lecturas)
– Alba: La pesadilla de EE.UU. (637 lecturas)
 
Tags: gobiernovenezuelaesperanzapetrocasasdijeronpoblacionbarriochinchaagostoterremoto,