Balazos infraternos

Publicado: Viernes 22 de febrero del 2008 | Columna del Director | Imprimir | Compartir | 162 Lecturas

 

Balazos infraternos

Alan García afirma que las muertes recientes de manifestantes son culpa de los dirigentes populares y los extremistas, e incluso de extranjeros.

 

Una sola pregunta desbarata esa insensatez: ¿fueron esos dirigentes y extremistas los que dispararon por la espalda y en la cabeza a los campesinos asesinados en Ayacucho y Barranca?

Un gobernante sensato, en uso de su sano juicio, debería haber prometido una investigación severa sobre esos crímenes. Pero el personaje que el APRA y la derecha han colocado en la presidencia de la República hace rato que demuestra una irresponsabilidad que pone en peligro la estabilidad del país.

Con su actitud, García se coloca, de hecho, a favor de los homicidas cobardes.

Incentiva, además, la cólera y la protesta.

Cabe pensar en la posibilidad de que los asesinos que emplean los métodos del Grupo Colina respondan a directivas precisas. Estas resultan parecidas a las que Agustín Mantilla puso en práctica durante el primer gobierno de García.

Puesto que en las circunstancias actuales el país carece de un gobierno responsable, toca a la sociedad civil, a los gremios, a las organizaciones populares levantar la denuncia sobre estos crímenes ydenunciarlos ante la justicia, incluida la internacional.

Hay que presentar al régimen como lo que es: un equipo que se desliza por la pendiente del terror de Estado, y cuyo jefe demuestra una complicidad desaforada.

En esta fecha, en la que el APRA celebra su Día de la Fraternidad, se debe subrayar que García, el apóstata, está demostrando un desenfreno antipopular y antinacional, muy lejano del antiimperialismo y el reformismo social de los años aurorales del APRA.

El APRA debe pedir cuentas a García respecto a algunas propuestas insensatas. Por ejemplo, la de que los empleados públicos trabajen (no matarse de risa) 16 horas o más.

A ningún gobernante, ni aun en el más atrasado país de África, se le ha ocurrido semejante locura.

Hoy, en el día consagrado a recordar a Víctor Raúl Haya de la Torre, se puede recordar que el futuro fundador del APRA participó en 1919 en una delegación estudiantil solidaria con los obreros en paro por las ocho horas.

¡De la jornada de ocho horas a la cornada de 16 horas! He ahí graficada la claudicación del alanismo gobernante!

Esa es sólo una más de una serie de enormidades cada vez más preocupante. Por ejemplo, el Decreto Legislativo que garantiza inmunidad a las fuerzas del orden que causen lesiones o muerte a la población. O la idea peregrina de que la Unión Europea acepte firmar un tratado de libre comercio sólo con el Perú, con prescindencia de La Comunidad Andina. O la audaz previsión de que el Perú va a superar en este año 2008 a las naciones desarrolladas.

Una de las ocurrencias más extravagantes de García fue disparada hace dos semanas en Trujillo: el APRAva a seguir en el poder después del 2011.

Los apristas deberían comenzar a preguntarse si los crímenes e insensateces del trío García-del Castillo-Chang pueden evaporar las ilusiones partidarias, antes incluso del 2011.

Por Cesar Levano