MENSAJE DEL PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DEL PERÚ, DOCTOR ALAN GARCÍA PÉREZ, ANTE LA COMISIÓN PERMANTE DEL CONGRESO DE LA REPÚBLICA, EL 16 DE ENERO DE 2008, CON MOTIVO DE LA PRESENTACIÓN DE LA DEMANDA PERUANA ANTE LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA PARA RESOLVER LA CONTROVERSIA MARÍTIMA CON CHILE PERÍODO LEGISLATIVO 2007-2008

MENSAJE DEL PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DEL PERÚ,
DOCTOR ALAN GARCÍA PÉREZ, ANTE LA COMISIÓN PERMANTE
DEL CONGRESO DE LA REPÚBLICA, EL 16 DE ENERO DE 2008,
CON MOTIVO DE LA PRESENTACIÓN DE LA DEMANDA PERUANA ANTE
LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA PARA RESOLVER LA
CONTROVERSIA MARÍTIMA CON CHILE
PERÍODO LEGISLATIVO 2007-2008
COMISIÓN PERMANENTE
6ª SESIÓN
(Matinal)
(Texto Borrador)
MIÉRCOLES 16 DE ENERO DE 2008
PRESIDENCIA DE LOS SEÑORES ALDO ESTRADA CHOQUE,
LUIS GONZALES POSADA EYZAGUIRRE,
CARLOS TORRES CARO Y
DE LA SEÑORA MARTHA MOYANO DELGADO
SUMARIO
Se pasa lista.— Se abre la sesión.—
—A las 10 horas y 1 minuto, bajo la Presidencia del señor Aldo Estrada
Choque e integrando la Mesa Directiva la señora Martha Moyano Delgado y el
señor Carlos Torres Caro, el Relator pasa lista, a la que contestan los señores

El señor PRESIDENTE (Aldo Estrada Choque).— Señoras y señores
congresistas, muy buenos días. Señor Secretario, sírvase llevar adelante su
acción.
El RELATOR pasa lista.
El señor PRESIDENTE (Aldo Estrada Choque).— Han contestado 20
congresistas. Estamos con quórum. Con el quórum correspondiente se inicia la
sesión.
SUMILLA
El señor PRESIDENTE (Aldo Estrada Choque).— Se va a dar lectura al artículo
118.°, inciso 7), de la Constitución Política y al oficio remitido por el señor
Presidente de la República. Sírvase, señor Secretario, dar cuenta de esos
documentos.
El RELATOR da lectura:
“Constitución Política del Perú
Artículo 118.°.— Corresponde al Presidente de la República:
1[…] 7. Dirigir mensajes al Congreso en cualquier época y obligatoriamente, en
forma personal y por escrito, al instalarse la primera legislatura ordinaria anual.
Los mensajes anuales contienen la exposición detallada de la situación de la
República y las mejoras y reformas que el Presidente juzgue necesarias y
convenientes para su consideración por el Congreso.
Los mensajes del Presidente de la República, salvo el primero de ellos, son
aprobados por el Consejo de Ministros.
[…].”
“Oficio N° 017-2008-PR
Señor doctor
Luis Gonzales Posada Eyzaguirre,
Presidente del Congreso de la República
Tengo el agrado de dirigirme a usted a efectos de solicitarle, en uso de las
atribuciones conferidas por el numeral 7) del artículo 118° de la Constitución
Política, dirigir un mensaje al Congreso de la República, reunido en su
Comisión Permanente, el día miércoles 16 de enero del presente, horas 10:00,
sobre la presentación de la demanda de la República del Perú ante la Corte
Internacional de Justicia de La Haya, que da inicio al proceso concerniente a la
delimitación marítima entre la República del Perú y la República de Chile.
Atentamente,
Alan García Pérez,
Presidente Constitucional de la República.”
El señor PRESIDENTE (Aldo Estrada Choque).— Se suspende la sesión por
breves instantes para recibir al señor Presidente de la República.
—Se suspende la sesión a las 10 horas y 8 minutos.
—Ingresa a la Sala sesiones el señor Presidente Constitucional de la
República, doctor Alan García Pérez, acompañado del señor Presidente del
Congreso de la República, doctor Luis Gonzales Posada Eyzaguirre, y se ubica
en el estrado oficial.
—Asume la Presidencia el señor Luis Gonzales Posada Eyzaguirre.
—Se reanuda la sesión a las 10 horas y 14 minutos.
El señor PRESIDENTE DEL CONGRESO DE LA REPÚBLICA, doctor Luis
Gonzales Posada Eyzaguirre.— Señoras y señores congresistas, tengan todos
ustedes muy buenos días. La Representación Nacional, a través de su
Comisión Permanente, da la bienvenida al señor Presidente Constitucional de
2la República, doctor Alan García Pérez, al igual que al señor Canciller García
Belaúnde, que lo acompaña esta mañana.
El motivo de esta reunión es a solicitud del señor Presidente, quien ha pedido
hacer uso de la palabra, hacer una exposición sobre el tema de la demanda
planteada el día de hoy por el Perú ante la Corte Internacional de Justicia de La
Haya.
Al darle la bienvenida, señor Presidente Constitucional, le concedemos el uso
de la palabra.
El señor PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA, doctor Alan
García Pérez.— Muchas gracias, señor Presidente.
Señor Presidente del Congreso de la República, señoras y señores
congresistas e integrantes de la Comisión Permanente de nuestro Congreso:
Tal como anuncié el 28 de julio en el recinto del Parlamento que reúne la
voluntad nacional, el Perú tomó la decisión soberana de acudir a la instancia
judicial más respetada del mundo, la Corte Internacional de Justicia, para
encontrar una solución justa y equitativa a la controversia marítima que
sostenemos con nuestro vecino del sur. Dicha decisión fue comunicada
oportuna, sincera y directamente a las más altas autoridades de Chile, en aras
de la transparencia y amistad que debe reinar entre países y pueblos hermanos
y vecinos, no obstante sus eventuales discrepancias de puntos de vista y
opiniones.
Hoy retorno ante el Congreso para informar a la Representación Nacional y a
través suyo a todo el país, que esta mañana el representante del gobierno del
Perú presentó ya en La Haya, la sede de la Corte Internacional, la demanda
que da inicio al proceso que resolverá de manera pacífica y definitiva, la
controversia marítima de naturaleza jurídica existente entre el Perú y Chile.
El Perú da este paso con firmeza y serenidad, sin estridencia, y vengo a pedir a
todos los peruanos su mayor prudencia, su mayor responsabilidad y también su
unidad y su respaldo como el que patrióticamente han expresado todas las
bancadas de este Congreso.
El recurso del Perú al máximo organismo judicial de las Naciones Unidas se
ampara en el tratado americano de soluciones pacificas, más conocido como el
Pacto de Bogotá, del cual son partes tanto el Perú como Chile.
Mediante dicho instrumento suscrito en 1948, dentro del marco de la
Organización de Estados Americanos, las partes reconocieron como obligatoria
la jurisdicción de la Corte Internacional de La Haya, en toda controversia
jurídica que verse sobre la interpretación de tratados, cuestiones de derecho
internacional o violaciones a obligaciones internacionales y sus reparaciones.
En vista de la innegable existencia de un desacuerdo de naturaleza jurídica
entre el Perú y Chile, sobre la delimitación de sus espacios marítimos, el Pacto
3de Bogotá constituye la vía legal para recurrir directamente a la Corte
Internacional sin necesidad de ningún convenio o paso especial, como estipula
el artículo 31.° de dicho pacto.
La histórica acción internacional emprendida hoy por el Perú culmina una
cuidadosa etapa preparatoria llevada a cabo paso a paso por mi gobierno, para
garantizar la salvaguarda de los más altos intereses nacionales. La adecuada
preparación del caso ha requerido adoptar bajo la prolija conducción de la
cancillería, una serie de medidas. Unas de conocimiento público y otras de
carácter reservado para encontrarnos en las mejores condiciones a la hora de
recurrir ante la Corte de La Haya.
Entre estas medidas, cabe destacar el depósito en las Naciones Unidas de una
Ley de Líneas de Base. La norma mediante la cual se definieron técnicamente
los puntos de nuestro litoral a partir de los cuales se proyectan las 200 millas
del mar peruano. Posteriormente, la elaboración y aprobación de la cartografía
del sector sur de nuestro dominio marítimo permitió graficar por primera vez la
extensión del mar que nos pertenece de conformidad con la Constitución del
Perú y el derecho internacional contemporáneo. Mediante el correspondiente
depósito de dicha cartografía, hemos cumplido los pasos legales
indispensables para someter el diferendo marítimo al máximo órgano judicial
del Sistema de las Naciones Unidas.
De manera paralela, la cancillería seleccionó y organizó un extraordinario
equipo de reputados juristas nacionales y extranjeros, así como grupos
constituidos por especialistas de primer nivel en derecho, geografía, historia y
relaciones internacionales, quienes acompañarán todo el largo proceso que se
inicia hoy en La Haya.
La demanda presentada esta mañana, también responde a un conjunto de
acciones llevadas a cabo a mediano y largo plazo, como parte de una política
de Estado desde 1986, cuando durante mi gobierno anterior el Perú planteó a
Chile, por primera vez en la historia, la necesidad de convenir en fijar nuestros
límites marítimos. La naturaleza jurídica del actual diferendo reside,
precisamente, en la falta de un tratado de delimitación marítima entre ambos
países y el recurso a la Corte de La Haya es la vía para resolver dicha
controversia bilateral de la manera más civilizada y sensata con arreglo a
derecho y bajo la incuestionable autoridad de la Corte internacional.
La última fase preparatoria del caso ha consistido en elaborar la demanda con
el concurso de asesores nacionales y extranjeros, así como su detenida
revisión a la luz de las sentencias emitidas recientemente por la jurisprudencia
internacional sobre asuntos del derecho del mar que confirman el punto de
vista peruano. Concluido los trabajos previos, hoy iniciamos el largo camino
que debemos recorrer hasta alcanzar la solución justa y equitativa a las
diferencias jurídicas que mantenemos con Chile respecto a nuestros espacios
marítimos adyacentes.
Señor Presidente, la tarea pendiente en La Haya es ardua y compleja, debido a
la precisión, amplitud y profundidad que requieren los alegatos escritos y orales
4formulados ante la Corte. Es una tarea que demandará tolerancia, paciencia y
continuidad en nuestros esfuerzos en vista de la formalidad de los
procedimientos de dicha Corte y de la trascendencia y sensibilidad del caso.
Nos compromete, además, en virtud del reglamento de la Corte, a mantener la
reserva que todo proceso jurisdiccional requiere.
Por ello creo, que se hace indispensable mantener intacta la unidad nacional
que se ha forjado en torno a la defensa de nuestros derechos marítimos y que
es necesario preservar exenta de toda distorsión, sea por motivaciones
políticas, partidarias, personales o chauvinistas.
Hay que recordar que compartimos con Chile una larga historia de lucha
conjunta para lograr la consagración internacional de la Tesis de las Doscientos
Millas. A partir de la firma de la Declaración de Santiago de 1952, el Perú y
Chile, conjuntamente con el Ecuador, adoptamos como norma básica de
política internacional la extensión de nuestras zonas marítimas hasta una
distancia de doscientas millas marinas de nuestras respectivas costas. Durante
décadas Perú y Chile hemos cooperado activa y lealmente para defender
nuestra política marítima común frente a las actividades de las flotas de las
potencias pesqueras, y en concordancia hemos actuado unidos dentro del
marco de las conferencias internacionales convocadas para tratar los asuntos
del derecho del mar.
En el ínterin los países sudamericanos del Pacífico Sur celebramos una serie
de convenios operativos de carácter puntual como parte integral de la
Declaración de Santiago, mientras concentramos nuestros mejores esfuerzos
en conseguir que la evolución del derecho del mar acogiera como principio
universal la Tesis de las Doscientas Millas.
Ese es un logro del Perú y de Chile en su acción conjunta.
Hoy el derecho internacional contemporáneo finalmente reconoce el derecho
de los estados ribereños como Perú y Chile a las áreas marítimas que se
proyectan desde sus litorales hasta doscientas millas marinas partiendo de sus
líneas de base.
Sin embargo, de este trabajo conjunto es un hecho evidente que debido a la
configuración física de nuestras costas los espacios marítimos del Perú y Chile
se superponen parcialmente y allí está el origen geográfico del diferendo. Dicha
superposición genera que dos áreas marítimas sean objeto de discrepancias
bilaterales de índole jurídica.
De un lado, la controversia jurídica entre el Perú y Chile concierne la
delimitación de los espacios marítimos proyectados hasta las doscientas millas
marinas, tomando como punto de partida el punto en la orilla del mar
denominado Concordia, de conformidad con el Tratado de 1929.
En vista de ello el Perú está solicitando también que la Corte determine el límite
marítimo entre ambos países sobre la base de los principios y las normas de la
costumbre internacional tal como están recogidos en las convenciones relativas
5al derecho del mar y han sido aplicados por la jurisprudencia en múltiples casos
sobre delimitación marítima entre los estados y me refiero también a los más
recientes fallos de la Corte Internacional.
La solicitud del Perú se fundamenta en el principio rector de la delimitación
marítima entre estados con costas adyacentes, el cual establece que de
conformidad con el derecho internacional dicha delimitación debe responder a
la finalidad de alcanzar un resultado equitativo. De acuerdo a los desarrollos
más recientes de la jurisprudencia internacional relativos al derecho del mar el
citado principio es básicamente similar a la equidistancia que rige la
delimitación de los mares territoriales y que es el principio que el Perú defiende.
De esta manera la Corte Internacional de Justicia ha sido consistente en la
aplicación del principio de la equidistancia para alcanzar soluciones de equidad
en la definición de límites marítimos.
De otro lado, la materia de la controversia jurídica bilateral también comprende
el área de mar peruano que se extiende más allá de doscientas millas marinas
del territorio de Chile y que ese país considera desde su punto de vista alta
mar. Por ello el Perú está solicitando que la Corte reconozca los derechos
soberanos exclusivos que el Perú posee sobre dicha área marítima
denominada “Triángulo Externo”.
El hecho de recurrir a la máxima instancia judicial internacional para resolver la
controversia marítima reafirma la histórica vocación pacífica del Perú y su
tradicional conducta de apego a los principios del derecho internacional que
rigen las relaciones de amistad y de cooperación entre los estados.
Es una manera de reafirmar nuestro permanente compromiso con el principio
consagrado por la Carta de las Naciones Unidas, conforme al cual los estados
deben resolver sus controversias por medios pacíficos a fin de no poner en
riesgo la paz y seguridad internacionales, ni la justicia.
Del mismo modo, el gobierno del Perú reitera su plena adhesión a la
declaración sobre el arreglo pacífico de controversias internacionales aprobada
unánimemente por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1982, que
señala expresamente el recurso al arreglo judicial de las controversias
jurídicas; en particular su remisión a la Corte Internacional no debe ser
considerado un acto inamistoso entre dos estados. Dicha declaración insta
además a todos los estados a observar y promover de buena fe la solución
pacífica de las controversias internacionales, razón por la cual mantener la
buena fe es un derecho exigible y a la vez un deber que debemos cumplir
durante el proceso que se seguirá en la Corte de La Haya.
En última instancia, el recurso a la Corte Internacional de Justicia permitirá
resolver de manera definitiva la controversia marítima entre el Perú y Chile, y
continuar trabajando —como lo deseamos— conjunta y sinceramente en el
desarrollo de la relación bilateral moderna de amistad, cooperación y visión de
futuro compartida, que corresponde al destino común que nos une como países
67
vecinos y que nuestros pueblos hermanados aspiran alcanzar dentro de un
clima de paz y de mutuo entendimiento.
Señor Presidente, señores congresistas, hombres y mujeres del Perú, dejemos
ahora a la justicia internacional decir su palabra y entre tanto continuemos
nuestro camino de engrandecer el Perú, fortaleciendo la hermandad y la
concertación económica, política y cultural, con sus vecinos y amigos.
Sé que todos, todos estamos unidos en este momento.
Dios bendiga a nuestra patria.
Muchas gracias.
El señor PRESIDENTE DEL CONGRESO DE LA REPÚBLICA, doctor Luis
Gonzales Posada Eyzaguirre.— Himno Nacional del Perú. —Se entonan las
sagradas notas de nuestro Himno Nacional del Perú.
El señor PRESIDENTE DEL CONGRESO DE LA REPÚBLICA, doctor Luis
Gonzales Posada Eyzaguirre.— Señor Presidente Constitucional de la
República:
La Representación Nacional agradece su presencia en el Hemiciclo y valora la
exposición hecha por usted en relación a la demanda que el día de hoy ha
presentado el Perú ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.
En esta línea, señor Presidente, el Congreso del Perú a través de todas sus
bancadas y de las comisiones correspondientes, ha señalado una línea clara
de respaldo firme e irreversible a la posición del Perú en la demanda que hoy,
repito, se ha presentado ante la Corte de La Haya.
Este es un tema de Estado que integra, unifica y fortalece la unidad nacional.
Le agradecemos, señor Presidente su presencia y culminado este acto lo
invitamos, si lo considera así, pueda abandonar el Hemiciclo.
Muchas gracias.
—El señor Presidente Constitucional de la República, doctor Alan García
Pérez, abandona la Sala de sesiones acompañado del señor Presidente del
Congreso de la República, doctor Luis Gonzales Posada Eyzaguirre. —Eran las
10 horas y 33 minutos.