Paquetazo con alevosía

screenshot.14Publicado: Miércoles 17 de octubre del 2007 | Columna del Director | Imprimir | Compartir | 186 Lecturas

 

Paquetazo con alevosí­a

Entre gallos y medianoche, durante el fin de semana, el ministerio de Economí­a ha descargado sobre la industria y la agricultura un paquetazo de rebajas arancelarias que va a arruinar la producción nacional. Es algo así­ como un adelanto de TLC; es una puñalada trapera cuyo autor intelectual es Alan Garcí­a.

 

La medida tiene la marca de fábrica antiagraria y antiindustrial del gobernante de turno.

La decisión anunciada el sábado último en Palacio de Gobierno por el ministro Luis Carranza introduce una rebaja de aranceles en 4,200 partidas.

El paquetazo brutal no ha sido consultado con los productores nacionales. Así­ lo ha precisado el presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), Eduardo Farah, que anuncia que las medidas reducirán en 6% el empleo en la industria. Dicho en otros tÉrminos, se viene una nueva ola de despidos.

El pretexto de las medidas es que con ellas se frenará la inflación y se reducirán los precios de los artí­culos alimentarios, entre otros el arroz y los productos lácteos, dos sectores ya amenazados de muerte por el TLC con Estados Unidos.

El remedio va a resultar peor que la enfermedad, y expresa la sumisión del rÉgimen de Garcí­a al fundamentalismo neoliberal. Es la lógica desalmada que sostiene que el mercado lo resuelve todo y que no hay por quÉ proteger a la industria, la agricultura y la ganaderí­a nacional.

Robert Reich, economista estadounidense que fue ministro de Trabajo en el primer gobierno de Bill Clinton, nos recuerda en su libro El trabajo de las naciones. Hacia el capitalismo del siglo XXI, publicado en 1991 y traducido al español por Javier Vergara Editor en 1993, que el desarrollo de Estados Unidos se logró gracias a los aranceles altos que se cobraban a la importación de productos extranjeros. ¡Hasta 1913!, precisa Reich, ¡el promedio de aranceles sobre las importaciones fue a menudo cercano al 50 por ciento, incluso más alto sobre el hierro, el acero, los tejidos de algodón y las lanas!.

Cita el autor la actitud de Abraham Lincoln: ¡No sÉ demasiado acerca de los aranceles, dijo Lincoln con su caracterí­stica manera campechana, pero lo que sÉ muy bien es que, cuando compramos bienes manufacturados a los extranjeros, nosotros nos quedamos con los productos y ellos con el dinero. Cuando compramos productos nacionales nos quedamos con ambas cosas!.

Muchos dirán que esa es historia antigua, de mediados del siglo XIX. En efecto; pero eso mismo indica hasta quÉ punto están retrasados nuestros gobernantes. Sin omitir que el proteccionismo sigue de moda enEstados Unidos. ¿QuÉ otra cosa, si no proteccionismo, son las altí­simas subvenciones que paga a su producción agraria, que amenaza con arrasar a nuestra agricultura y nuestras vacas lecheras?