La fuerza del miedo

screenshot.14Publicado: Miércoles 11 de julio del 2007 | Columna del Director | Imprimir | Compartir | 186 Lecturas

 

La fuerza del miedo

El presidente de la República ha anunciado que en el Perú no hay convulsión y que sólo unos cuantos focos de agitadores alteran la paz conventual del paí­s.

 

Sin embargo, al mismo tiempo ordena que lasFuerzas Armadas entren en acción ¡para resguardar el orden público!.

He ahí­ un mandato que trae siniestras evocaciones: en particular la de El Frontón cuando el gobernante de hoy mandó restablecer el orden y lo que logró fue una matanza que avergí¼enza al Perú.

El presidente Alan Garcí­a !“Sánchez Cerro número dos lo he llamado en otro lugar!”ingresa en una ruta que no corresponde a la tradición mejor del APRA. Vuelve a formar en las filas de los victimarios. Reniega de la tradición de las ví­ctimas: Manuel ArÉvalo, Manuel Búfalo Barreto.

Serí­a bueno que esta vez sí­ precisara quÉ tipo de orden ha dado a los militares. No vaya a salir despuÉs con el pretexto de que ¡yo soy Presidente pero no sÉ nada! ni con la desfachatez de ¡o se van ellos o me voy yo!.

El Mandatario cree que se puede gobernar con amenazas, represión y mentiras. Está rudamente equivocado. La  historia del APRA deberí­a hacerlo reflexionar. Avive el seso y recuerde, por ejemplo, lo que dijo Ví­ctor Raúl Haya de la Torre en el discurso profÉtico pronunciado el 8 de diciembre de 1931, en ví­speras de la gran persecución: ¡Gobernar no es mandar,  no es abusar, no es convertir el poder en tablado de todas las pasiones inferiores, en instrumento de venganza, en cadalso de libertades; gobernar es conducir, es educar, es ejemplarizar, es redimir.!

Alan Garcí­a ha ofendido directamente la memoria de Haya, al burlarse, ayer martes 10 de julio, de los maestros que emprenden una huelga de hambre en defensa de sus derechos.

¿Ignora Garcí­a que el primer huelguista de hambre de la historia polí­tica peruana fue Haya de la Torre? ¿No sabe que Él estuvo en ayunas durante siete dí­as en la isla San Lorenzo?

¿No ha leí­do, por ejemplo, en el libro del aprista arequipeño Roy Soto Rivera (Ví­ctor Raúl. El hombre del siglo XX), que a raí­z de la prisión de Haya, en octubre de 1923, hubo una huelga general declarada por la Federación Obrera Local, de resultas de la cual murieron acribillados en Vitarte los obreros textiles Santos LÉvano y MoisÉs Calderón?

Señor Presidente: Al lanzar a las Fuerzas Armadas contra el pueblo confiesa usted su impotencia como gobernante civil, se desliza hacia el gobierno civil-militar, y acentúa su vocación de sepulturero del APRA.

Ignoro si en verdad no teme usted a la convulsión social que lo arrincona. Lo que puedo asegurarle, por lección vivida y sufrida, es que ni los maestros, ni los agricultores, ni los militantes de la CGTP se van a asustar con sus bravatas.