FIPO – 412

única especie animal en la que la hembra depende del macho para su alimentación; la única especie animal en la que la re­lación sexual también es una relación económica.”53 Aunque rechazaba el argumento de que la mujer contribuye de mane­ra económica al matrimonio con sus obligaciones domésticas y de maternidad, como si fuese una socia igualitaria, Gilman concedía que el trabajo que las mujeres realizaban en el hogar permitía a los hombres producir más riqueza de lo que po­drían, si ellos también tuvieran que efectuar todas la faenas realizadas por ellas. Desde esta perspectiva, Gilman estaba de acuerdo en que las mujeres eran factores económicos dentro de la sociedad, pero “como lo son los caballos”.54

Su solución, que tiene visos de modernidad, era que las tareas domésticas siguieran el patrón de otros trabajos de la sociedad y llegaran a especializarse. Todo el trabajo que sue­le realizar cada mujer individual se llevaría a cabo por especialistas de distintas áreas. Por ejemplo, en lugar de que cada mujer sea una cocinera aficionada, la comunidad podría contar con una calificada preparación de los alimentos para las mujeres y sus familias. Este enfoque posibilitaría que la mujer trabajara fuera del ámbito familiar, sin que comprometiera las necesidades de la familia. Hace un siglo, Gilman escribió lo siguiente: