FIPO – 402

individuo a tener una audiencia impar­cial se integró en el concepto bugandés de justicia, pues no se hubiera podido lograr el consenso hasta que ambos jóvenes hubiesen narrado su “versión” de la historia. Marx y Rawls insisten en la primacía del derecho sobre el bien, y si se lograra un bien social general a expensas de los de­rechos fundamentales del individuo, entonces no se hubie­ra hecho justicia. Al igual que los bugandeses, Marx y Rawls comprendieron que la justedad comienza con los derechos humanos y que sólo después de haberlos garan­tizado podemos pasar a la discusión del bien social. To­davía estamos tratando de resolver estas cuestiones, ya que, en la actualidad, siguen estando en el primer plano de las relaciones racia­les en Estados Unidos.

 Una persona que fuera lo su­ficientemente anciana y sa­bia para sentarse en esta silla vestiría la insignia simbólica de autoridad. Silla Dan, Liberia/Cortesía del Museo de arte africano de Mary-land/Foto de Quentin Kardos.


Filosofía política afroestadounidenseLos filósofos sociales afroestadounidenses se han centrado en la cuestión de la justicia social y han explorado el asunto de la asimilación en relación con el se­paratismo. ¿Se podría tener más acceso a la justicia en el aislamiento racial o des­de el interior de la cultura dominante? En esta sección examinaremos un debate sobre esta materia, que se presentó en el siglo xrx, entre Martin Delany y Frede-rick Douglass, y su versión en el siglo xx, representada por Martin Luther King, Jr. y Malcom X. También conoceremos la opinión de algunos personajes del siglo xx, como W. E. B. Du Bois, los poetas de la negritud y Cornel West, res-, pecto a las cuestiones de la justicia racial.

¿Asimilación o separatismo?

La justicia no es barata, no es rápida y, a veces, ni siquiera puede alcan­zarse.

MARIAN WR1GHT

Edelman

asimilacionista indivi­duo que piensa que, al asociarse tanto como sea posible con la cultura do­minante, se hará justicia separatista individuo que piensa que asimilarse a la cultura dominante no es posible, deseable o ambas

Para los afroestadounidenses, la cuestión sobre lo que conforma una sociedad justa nunca ha sido, ni lo es hasta el día de hoy, un asunto académico. En la lu­cha primero contra la esclavitud y después contra las opresivas y discriminato­rias leyes segregacionistas, se han preguntado cuál es el sendero que finalmen­te conducirá a la justicia. Ante un racismo progresivo, a veces la pregunta ha si­do: ¿cómo obtendremos mayor justicia, al asimilarnos tanto como sea posible a la sociedad blanca dominante o al mantener nuestra identidad separada como raza?

De acuerdo con el punto de vista asimilacionista, es posible y deseable que en Estados Unidos haya una sociedad indiferente respecto al color de la piel. Los asimiladonistas definen la justicia como un estado de cosas en el que la raza no tiene implicaciones políticas, sociales ni económicas. Existirían las diferencias raciales, pero serían irrelevantes, al igual que el color de los ojos es irrelevante en un asunto de justicia. Un separatista, en cambio, cree que esta clase de asi­milación es imposible o indeseable, o las dos cosas a la vez. Algunos separatis­tas afroestadounidenses creen que la raza ha sido una característica definitoria por mucho tiempo, con las consabidas ventajas para los que tienen piel blanca y las desventajas para los de piel oscura, lo que hace imposible que la raza se