FIPO – 365

nosotros). Sin embargo, Hegel lo cuestionaba. Incluso Dios, o tal vez especialmente Dios, se expresa en la historia y, por consiguiente, resulta cognoscible:

He tocado una cuestión prominente de la actualidad, a saber, la cuestión de si es posible reconocer a Dios o, puesto que ha dejado de ser una cuestión, la doctri­na, que ahora se ha convertido en un prejuicio, de que es imposible conocerlo… Quise analizar la conexión de nuestras tesis de que la Razón gobierna y ha go­bernado el mundo con la cuestión del posible conocimiento de Dios… En la reli­gión cristiana, Dios se ha revelado a sí mismo, lo que significa que Él ha dado al hombre la comprensión de lo que Él es y, por tanto, ya no es secreto ni está oculto.21

Hegel creía que podíamos comprender la realidad suprema (y, de hecho, toda la realidad) mediante el examen de su expresión en la historia. En particular, Hegel se centró en las naciones o, para ser más precisos, en las culturas, que son formas de organizar el principio de la libertad Es sólo a través de una cultura particular que el Absoluto se vuelve concreto, de la misma manera que la naturaleza espiri­tual de un individuo puede encontrar la plenitud únicamente mediante una nación o cultura, y no en el aislamiento.

He aquí el aspecto más controversial de Hegel, y el modo en que difiere de manera tan drástica de Locke. Para Hegel, una cultura es la realización del Absolu­to. Comprender la ley y la religión de una cultura, su literatura y filosofía, significa entenderse a uno mismo como un individuo cultural y, por tanto tener la posibili­dad de desarrollar las habilidades propias, que es lo que Hegel llamaría la libertad total. Recuerda que Aristóteles dijo que somos “animales políticos” y que cualquiera que pudiese vivir fuera de la polis, o de la vida cultural de la ciudad, tendría que ser una bestia o un dios. Hegel expresa la misma idea de la siguiente forma:

Georg Wiibelm Friedricb Hegel (1770-1831) Hegel fue un estudiante in­teligente e incansable, pero un tanto rebelde, pues asu­mía la impopular posición de defender la Revolución francesa y escribió una bio­grafía de Jesús que lo des­cribía sólo como el hijo de María y José, sin ninguna conexión divina. De acuer­do con su certificado de graduación de la Universi­dad de Turingia, era exce­lente en teología y filología (estudio del lenguaje), pero no tenía ninguna capacidad como filósofo. Fue contem­poráneo de Goethe y del compositor romántico Beethoven. Su filosofía de la historia se centró en el Zeit­geist, o espíritu de la época, y en el proceso dialéctico a través del cual se desarrolla la historia. La mayor parte de su obra, al igual que la de Aristóteles, se compone de sus propias notas para las clases que daba o de las notas de sus estudiantes. Impartió varias cátedras y terminó en la Universidad de Berlín, donde sus ideas ejercieron un profundo im­pacto en Karl Marx. Hegel murió en una epidemia de cólera en 1831, después de un solo día de enfermedad.En resumen, la vitalidad del Estado en los individuos es lo que llamo Moralidad. El Estado tiene sus leyes y sus instituciones son los derechos de los ciudadanos;