FIPO – 345

la siguiente situación: “Operation Rescue” [Operación Rescate] es un enorme grupo organizado de individuos a nivel nacional que cree que la Suprema Corte de Justi­cia de Estados Unidos comete un grave error al legalizar el aborto. Para ellos, que protestan y ruegan frente a las clínicas e incluso, a veces, hostigan a los médicos y a las mujeres que Hegan a practicarse un aborto, el Estado está moralmente equivo­cado al permitirlos. Ellos oreen que el Estado no está cumpliendo con su deber de proteger las vidas de los nonatos, y sus protestas son un intento por obstaculizar un derecho legal existente que viola sus principios morales.

Cuando los intereses de los individuos chocan, como cuando las mujeres que buscan abortar deben enfrentarse a quienes se oponen al aborto, ¿debe el Estado tener el poder de resolver el conflicto existente o debemos dejar estos asuntos en manos de los individuos? ¿Estaría justificado que el Estado arrestara a los que pro­testan o deben salvaguardarse sus derechos de protesta? Tanto los opositores como las mujeres pro aborto creen que sus derechos individuales están protegidos por la ley federal. ¿Simpatizas más con los derechos individuales o apoyas el poder ade­cuado que proviene del Estado?

En los conflictos entre el individuo y el Estado, ambas partes pueden reclamar que tienen el derecho moral de su parte. Otro asunto que debemos tener en cuenta es si existe algún tipo de ley natural, si hay una “forma en que deben ser las co­sas”, o si cualquier ley es artificial y es el producto de una sociedad particular en una época determinada. Si crees en la ley natural, entonces la implicación es que las leyes deben existir en la forma en que están, porque están fundamentadas en la naturaleza de las cosas. Si niegas esta suposición, entonces pensarás que todas las leyes son temporales y están sujetas al cambio, en la medida en que se transformen las circunstancias.

Una pregunta que tiene relación con esto plantea si las personas tienen o carecen de derechos naturales, suyos desde el nacimiento, y si el gobierno puede o no arrebatárselos. Si la gente posee derechos naturales, entonces éstos deben ser respeta­dos (incluso protegidos) por cualquier Estado que pretenda gobernar. Si, por otra parte, los seres humanos carecen de derechos naturales, entonces tal vez el Estado es­té en posición más ventajosa para determinar lo que es mejor para los ciudadanos.

Las etiquetas de liberal y conservador se han referido, por lo menos de manera parcial y en Estados Unidos, a la capacidad de autoridad que el gobierno debería tener para legislar los asuntos de interés público. ¿Debería restringirse el poder gubernamental o acaso es que el gobierno es nuestra mejor defensa contra la anarquía y el caos?

¿De dónde nace el derecho a gobernar? ¿Un gobernante debe recibir la autori­dad de un poder superior o el derecho de gobernar se origina a partir del poder delegado por los gobernados, por la gente misma? Y si la última proposición fuera cierta, ¿se puede tener confianza en que la gente elegirá sabiamente a su dirigente?

ley natural principio racional de orden, con frecuencia el logos, a par­tir del cual fue creado, o se organiza, el universo

derechos naturales

derechos, como la vida, la libertad y la propiedad, con los que nace un indi­viduo

liberal individuo que cree en la importancia fundamental délas liber­tades individuales conservador individuo que valora la preservación de las tradiciones estable­cidas

Teorías sobre el derecho de gobernar

Cuando consideramos la relación entre el individuo y el Estado, un concepto útil que debemos tomar en cuenta es el de soberanía En general, este término describe dónde reside o debe residir la autoridad política. En una dictadura totalitaria, el Estado es supremo y la soberanía reside en un solo tirano. En la condición opuesta, conocida como anarquismo (defendida por Robert Nozick en el capítulo siguiente),

soberanía término empleado para describir dónde reside o debe resi-dir la autoridad política