ANALIREINTER 9

En otras palabras, las relaciones Internacionales se desarrollaron después de las relaciones sociales internas. Mientras que las últimas fueron componentes naturales y orgánicos de las antiguas sociedades humanas, las primeras aparecieron en una determinada etapa del desarrollo social. Esto es lo que llevó a Marx a anotarlas en la lista de las categorías secundarias y terciarias de las relaciones sociales, es decir, de las relaciones derivadas o transferidas. Marx y Engels señalaron en su Ideología alemana que las relaciones mutuas entre varias naciones dependen del grado en que cada nación ha desarrollado sus fuerzas productivas, su división del trabajo y sus conexiones internas.

AI mismo tiempo, las relaciones internacionales representan una extensión de las relaciones sociales, ya creadas sobre base nacional, a una nueva y diferente esfera de actividad.

A lo largo de siglos y milenios, las relaciones entre comunidades humanas se han ido haciendo cada vez mes distintas de las relaciones sociales y políticas dentro de esas comunidades.

Por el bien de la claridad analítica, el término comunidad se utilizará de aquí en adelante para desígnense a grupos sociales que tengan una base u origen étnicos (tribus, pueblos, naciones) y el de sociedad para designer a cualquier tipo de unidad social. Aunque la naturaleza de una comunidad puede cambiar a través de sucesivos sistemas sociales-comunidsd primitiva, esclavitud, feudalismo, capitalismo, socialismo- ninguna transición de un sistema social a otro ha causado jamás la desaparición de relaciones entre comunidades humanas; tampoco ha cambiado la esencia de estas relaciones. Los grandes imperios-Independientemente de que hayan sido Estados esclavistas o capitalistas – sometieron a pueblos más débiles, sin duda alguna, pero Jamás eliminaron a las comunidades fundamentales conquistadas y anexadas. Ni el Imperio Romano, ni por los demás, los Imperios Alemán y Austrohúngaro, que fueron regidos por una autoridad central, lograron impedir que los pueblos o las naciones sometidas preservasen su existencia como tales o que se pusiesen a luchar por su libereción. Los casos de asimilación, sobre todo por coerción, constituyen más la excepción que la regla; la prueba suprema nos la ofrece la supervivencia de más de denlo cincuenta naciones que constituyen el mundo contemporáneo.