ANALIREINTER 8

1. RELACIONES INTERNACIONALES Y POLITICA INTERNACIONAL

Autor: Silvio Brunean n

En el periodo de postguerra, en pocos campos de las ciencias sociales se ha observado una proliferación tan rápida, una bibliografía tan amplia y una actividades de Investigación tan múltiples y variadas como en el de las relaciones internacionales. Muchos autores, exasperados por las disputas sofisticas acerca de las definiciones de los campos específicos de las ciencias sociales, alegan que la cantidad de bibliografía ya publicada y las investigaciones prácticas y teóricas que se están efectuando constituyen el criterio más objetivo para el reconocimiento del derecho a existir de una disciplina. “Objetivo”, afirman, porque puede medirse cuantitativamente, lo cual constituye la pruebe suprema para la escuela emplrista. Sin embargo, es una prueba que no afecta para nada el contenido de la materia. Por consiguiente, nos proponemos examinar, los argumentos científicos, tanto históricos como lógicos, que abogan porque se considera a las relaciones internacionales como una disciplina autónoma.

Ahondemos en la historia para ver como surgieron les relsciones internacionales. Parece ser obvio que un fenómeno social no se presenta a menos que se le necesita, a menos de que sea esencial para el desarrollo de una sociedad. En las comunidades primitivas, en la medida en que la gente producía sólo lo que se necesitaba para su propio consumo no existía necesidad apremiante de desarrollar relaciones entre comunidades. Asi pues, en embrión, las relaciones Internacionales se hicieron necesarios sólo después de la primera gran división del trabajo entre pastores y agricultores, cuando se pudo contar con un excedente de bienes para el trueque y el comercio. Además del intercambio de bienes fueron las amenazas extemas, particularmente las guerras de rapiña, las que dieron origen a las relaciones entre comunidades.

 

n Tomado del Libro Ta Disolución da I Podar*, da Slvto Brunean. Siglo Valntluno Editor™ S A México. Pagkiaa SS al 64.