ANALIREINTER 10

Además en situaciones en que los pueblos, y naciones abrazan una religión común (por ejemplo, cristianismo, islanismo, budismo) o una ideología común que transciende sus fronteras, la autoridad política aún queda fragmentada, las comunidades fundamentales siguen siendo eún entidades distintas. Y tales conjuntos comunes de valores no han Impedido que estallen conflictos y guerras entre estas entidades. Las naciones muy desarrolladas de la civilización cristiana occidental han puesto un ejemplo considerablemente a este respecto, y las naciones musulmanas y budistas tampoco han dejado pasar la oportunidad. Las guerras dentro de la cristianldad asolaron a Europa hasta la primera y la segunda guerras mundiales. Aún comunidades de origen étnico común (por ejemplo eslavas o germanas) una vez establecidas en unldedes políticas diferentes, experimentaron conflictos “fraternales”. Hasta ahora, el sistema Interestatal socialista, recientemente establecido, se ha ajustado a la etapa actual del desarrollo internacional: cada nuevo Estado socialista, que se ha incorporado a él, ha conservado la Identidad y la soberanía nacionales.

Para resumir el caso histórico, podría sacarse en conclusión que existe algún catalizador, étnico, o moral, o religioso, o ideológico, que mantiene con vida a estas comunidades humanas. Este catalizador es el elemento dinámico que distingue e las relaciones entre comunidades (hoy Internacionales) de otras formas de relaciones sociales. En los capítulos siguientes nos extenderemos sobre este punto, fundamental para el enfoque de este estudio.

En términos lógicos, lo que ahora deberla subrayarse es el hecho de que las relaciones Internacionales son cuantitativamente diferentes de otras relaciones sociales, principalmente en que operan en una esfera donde no hay autoridad política suprema, ni Institución que tenga el poder o los medios necesarios para Imponer su voluntad y su ley. La coexistencia de múltiples unldedes políticas, organizadas en forma de Estados modernos, sigue siendo el rasgo principal de les relaciones Internacionales contemporáneas.