LEY N° 8463 EXTENDIENDO EL MANDATO PRESIDENCIAL DEL SEÑOR GENERAL DE DIVISIÓN DON ÓSCAR R. BENAVIDES, AUTORIZANDO AL PODER EJECUTIVO PARA EJERCER LAS ATRIBUCIONES LEGISLATIVAS QUE SE INDICA Y PARA CONVOCAR A ELECCIONES EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

LEY N° 8463
EXTENDIENDO EL MANDATO PRESIDENCIAL DEL SEÑOR GENERAL DE
DIVISIÓN DON ÓSCAR R. BENAVIDES, AUTORIZANDO AL PODER
EJECUTIVO PARA EJERCER LAS ATRIBUCIONES LEGISLATIVAS QUE
SE INDICA Y PARA CONVOCAR A ELECCIONES
EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
Por cuanto:
El Congreso Constituyente ha dado la ley siguiente:
EL CONGRESO CONSTITUYENTE
Ha dado la ley siguiente:
Artículo Único.- Amplíase la Ley N° 7747, extendiendo el mandato presidencial
del señor general de división don Óscar R. Benavides, hasta el ocho de
diciembre de 1939, autorizándose al Poder Ejecutivo para ejercer las
atribuciones que se expresan en los incisos 1°, 5°, 6°, 7°, 9° y 20° del artículo
123° de la Constitución del Estado1
; las comprendidas en la Ley Orgánica de
Presupuesto N° 4598, menos la de aprobar la Cuenta General de la República;
y para convocar, dentro de esta ampliación, a elecciones generales.
Comuníquese al Poder Ejecutivo para su promulgación.
Casa del Congreso, en Lima, a los trece días del mes de noviembre de mil
novecientos treinta y seis.
Clemente J. Revilla, Presidente del Congreso.
1
El artículo 123° de la Constitución Política del Perú de 1933 señalaba las atribuciones del
Congreso. Los incisos mencionados en esta ley son los siguientes:
1° ”Dar leyes; interpretar, modificar y derogar las existentes”.

5° “Imponer contribuciones y suprimir las establecidas; sancionar el Presupuesto; aprobar o
desaprobar la Cuenta General de la República que anualmente presente el Poder Ejecutivo;
y aprobar los presupuestos de los Consejos Departamentales”.

6° “Autorizar al Poder Ejecutivo para que negocie empréstitos empeñando la Hacienda
Nacional y señalando fondos para su amortización”.

7° “Dictar tarifas arancelarias”.

9° “Crear y suprimir empleos públicos y asignarles la correspondiente dotación, a excepción de
aquellos cuya creación o supresión correspondan a otras entidades conforme a la ley”.

20°“Determinar en cada Legislatura Ordinaria y en las Extraordinarias cuando convenga, el
efectivo de la Fuerza Armada”. 2
Gonzalo Salazar, Secretario del Congreso.
R. Monteagudo, Secretario del Congreso.
Al señor Presidente Constitucional de la República.
Por tanto:
Mando se publique y cumpla.
Dado en la Casa de Gobierno, en Lima, a los catorce días del mes de
noviembre de mil novecientos treinta y seis.
O. R. BENAVIDES.
E. Montagne, Presidente del Consejo de Ministros y Ministro de Educación
Pública.
C. A. de la Fuente, Ministro de Relaciones Exteriores.
A. Rodríguez, Ministro de Gobierno y Policía.
Felipe de la Barra, Ministro de Justicia y Culto.
F. Hurtado, Ministro de Guerra.
T. Iglesias, Ministro de Hacienda y Comercio.
Federico Recavarren, Ministro de Fomento.
Héctor Mercado, Ministro de Marina y Aviación. 3
CONGRESO CONSTITUYENTE DE 1931
LEGISLATURA EXTRAORDINARIA
4ª SESIÓN, MARTES 10 DE NOVIEMBRE DE 19362
PRESIDIDA POR EL SEÑOR DOCTOR CLEMENTE J. REVILLA
Abierta la sesión a las 6 h. 40’ p.m., y actuando los Secretarios señores Salazar
y Monteagudo, se pasó lista a la que respondieron los señores Sayán Álvarez,
Montes, Cáceres Gaudet, Parodi, Abrill Vizcarra, Alva, Arca Parró, Arévalo,
Arriola, Badani, Baiocchi, Balbuena, Bazán, Beroldo, Bueno, Burga, Hurtado,
Bustamante de la Fuente, Cáceres (Dagoberto), Calmell del Solar, Canales,
Carrillo Benavides, Casanova, Castillo, Castro Pozo, Ceballos Chávez,
Cordero, Cosío, Chirinos Pacheco, Dalmau, Delgado (Alberto), Delgado
(Wenceslao), Delgado Gutiérrez, Diez Canseco, Doig y Lora, Echaiz, Escardó
Salazar, Esparza, Feijoo Reyna, Flores, Frisancho, Gamarra, González
Honderman, González Orbegoso, Guerra, Guevara, Herrera, Hidalgo (Juan
José), Hoyos Osores, Huaco, Lanatta, Lizárraga, Lozada Benavente, Lozano,
Madrid Miró, Madueño, Maldonado, Maraví, Medelius, Mendívil, Mercado,
Merino, Muñiz, Ocampo, Ortega, Padilla Abrill, Paredes, Pastor, Peña,
Portocarrero, Prieto, Puga, Revilla (Pompeyo), Roca, Rodríguez (Luis),
Rodríguez (Segundo Sergio), Rosenthal, Ruiloba Muñiz, Saavedra Pinón,
Sánchez Cerro, Santivañez, Sierra Montenegro, Sisniegas, Solar, Solís, Sotil,
Souza Miranda, Tamayo, Tirado, Trelles, Vara Cadillo, Velarde, Velazco,
Venero, Villagarcía, Villena, Vivero y Zárate.
Faltaron a la lista, los señores:
Artadi, Ávila, Cáceres (Emiliano), Cuculiza, Eguiguren, Fuentes Aragón,
Hidalgo (Esteban), Meneses Cornejo, Ramos, Romero, Velazco Aragón y
Wieland.

Moción de Orden del Día
De los señores Balbuena, Medelius y Montes, en el sentido de que el Congreso
acordara celebrar sesión permanente para la discusión del dictamen de la
Comisión de Constitución recaído en la nota del Jurado Nacional de
Elecciones, comunicando la anulación total del proceso electoral.
El señor Castro Pozo se opuso a la moción, manifestando que se trataba de un
problema de gravísima trascendencia nacional y que el Congreso, en ejercicio
de sus funciones, debía resolver sin apresuramientos.
El señor Medelius fundamentó la moción de la que es autor emitiendo diversas
consideraciones en su apoyo.
El señor Herrera se pronunció a favor de que el Congreso se declare en sesión
permanente, para evitar así la interferencia de cualquier otro asunto. Terminó
2
Fuente: Diario de Debates, Archivo del Congreso. 4
haciendo ver la necesidad de que se aclarase si el Congreso terminaba sus
funciones en la fecha o acordaba continuar sesionando, no obstante la
limitación señalada por el decreto supremo de convocatoria.
Consultada la admisión a debate de la moción fue acordada.
El señor Tirado pidió que se consultase la cuestión planteada por el señor
Herrera, referente al funcionamiento del Congreso.
El señor Presidente le indicó que haría la consulta en su debida oportunidad.
Dictámenes
Se dio cuenta de los siguientes dictámenes de la Comisión de Constitución,
relacionados con la solución del problema electoral provocado por la nulidad
del proceso electoral efectuado el 11 de octubre último.
En mayoría, firmado por los señores Sayán Álvarez, Delgado (Wenceslao),
Lanatta, Lozada Benavente, Cevallos Chávez, Gamarra, Badani, Lozano,
Baiocchi,, Beroldo, González Orbegoso, Ortega, Ocampo, Muñiz y Esparza.
Asimismo, se dio cuenta de cinco dictámenes de la misma Comisión, en
minoría, firmados por los señores Guevara y Madrid Miró; Velarde y Guerra;
Herrera; Roca; y Castillo.
El señor Sayán Álvarez pidió se dispensaran las firmas que faltaban en el
dictamen de mayoría para que pasara a la orden del día.
El señor Arca Parró se opuso a la dispensa solicitada, aduciendo diversas
consideraciones.
El señor Solís solicitó la publicación de los dictámenes presentados por la
Comisión de Constitución.
Consultada la dispensa de firmas fue acordada.
Rectificada la votación a solicitud de varios señores Representantes, se obtuvo
el mismo resultado que en la anterior: 48 a favor y 36 en contra.
Después de las indicaciones de los señores Diez Canseco, Escardó Salazar y
Sánchez Cerro, el señor Presidente expresó que, conforme a Reglamento,
acordada la dispensa del trámite de las firmas, pasaban los dictámenes a la
orden del día.
Orden del Día
Al voto la Moción de Orden del Día suscrita por los señores Balbuena, Medelius
y Montes fue aprobada. Su texto es el siguiente: 5
“El Congreso Constituyente acuerda celebrar sesión permanente para la
discusión del dictamen de la Comisión de Constitución recaído en la nota del
Jurado Nacional de Elecciones, comunicando la anulación total del proceso
electoral”.

El señor Presidente manifestó que, conforme al Reglamento, ponía en debate
el dictamen de la Comisión de Constitución, en mayoría, recaído en el oficio del
Jurado Nacional de Elecciones, comunicando la nulidad del proceso electoral
del 11 de octubre último.
El señor Sayán Álvarez como Presidente de la Comisión Dictaminadora y
firmante del dictamen en mayoría, pronunció un extenso discurso exponiendo
las razones principales en que se fundamentan las conclusiones de dicho
dictamen.
Entrando en otras consideraciones de carácter general manifestó que todos los
dictámenes presentados por los diferentes miembros de la Comisión de
Constitución coincidían en que el Congreso Constituyente tiene la autoridad
jurídica indispensable para resolver el grave problema creado al haberse
producido la nulidad total del proceso eleccionario. Dijo que la única
discrepancia estaba en la forma de resolución; expuso que hacía resaltar la
importancia de este punto para hacer notar con claridad que todos los sectores
del Congreso, uniformemente, reconocían las facultades constituyentes del
Cuerpo Legislativo.
Refiriéndose a otros aspectos del asunto en debate dijo que la Comisión de
Constitución consideraba que el país no estaba en condición de ir de inmediato
a un nuevo proceso electoral como lo insinuaban algunos señores miembros
firmantes de los dictámenes en minoría.
Asimismo, manifestó que la creación de una Junta de Gobierno formada por
diferentes sectores del Congreso, como se insinuaba en un dictamen de
minoría, no podía llenar esa finalidad porque le faltaría, ante todo, la unidad de
la orientación que en el momento actual era lo más indispensable.
Terminó manifestando que la Comisión de Constitución creía que para salvar la
situación excepcional en que se encontraba el país, la única solución
conveniente consistía en ampliar el mandato del actual Presidente de la
República, general de división Óscar R. Benavides, fórmula que proponía la
Comisión Dictaminadora al margen de todo interés o conveniencia política
como infundadamente podría creerse dada la constante solidaridad que había
existido entre los miembros de la mayoría parlamentaria y el actual gobierno.
Por disposición de la Mesa el Relator dio lectura á un oficio del señor Ministro
de Gobierno trascriptorio del Decreto Supremo, expedido en la fecha,
ampliando el decreto de convocatoria a sesiones extraordinarias al Congreso
Constituyente, durante los días 11, 12 y 13 del presente mes de noviembre. 6
El señor Presidente declaró prorrogadas las sesiones y, con conocimiento de
los señores Representantes, pasó el oficio al archivo.
Acto seguido, suspendió la sesión.
Eran las 8:45 p.m.
MIÉRCOLES 11 DE NOVIEMBRE DE 1936
(CONTINÚA LA SESIÓN)
A las 5:55 p.m., bajo la Presidencia del señor doctor Clemente J. Revilla y
actuando los Secretarios señores Salazar y Monteagudo, continuó la sesión,
con asistencia de los señores Sayán Álvarez, Montes, Cáceres Gaudet, Parodi,
Abrill Vizcarra, Alva, Arca Parró, Arévalo, Arriola, Badani, Baiocchi, Balbuena,
Bazán, Beroldo, Bueno, Burga Hurtado, Bustamente de la Fuente, Cáceres
(Dagoberto), Calmell del Solar, Canales, Carrillo Benavides, Casanova,
Castillo, Castro Pozo, Cevallos Chávez, Cordero, Chirinos Pacheco, Dalmau,
Delgado (Alberto), Delgado (Wenceslao), Delgado Gutiérrez, Diez Canseco
Romaña, Doig y Lora, Echaiz, Escardó Salazar, Esparza, Feijoo Reyna, Flores,
Frisancho, Gamarra, González Honderman, Guerra, Guevara, Herrera, Hidalgo
(Juan José), Huaco, Hoyos Osores, Lanatta, Lizárraga, Lozada Benavente,
Lozano, Madrid Miró, Madueño, Maldonado, Maraví, Medelius, Mendívil,
Mercado, Merino, Muñiz, Ocampo, Ortega, Padilla Abrill, Paredes, Pastor,
Peña, Portocarrero, Prieto, Puga, Ramos, Revilla (Pompeyo), Roca, Rodríguez
(Luis), Rodríguez (Segundo Sergio), Rosenthal, Ruiloba Muñiz, Saavedra
Pinón, Sánchez Cerro, Santiváñez, Sierra Montenegro, Sisniegas, Solar, Solís,
Sotil, Souza Miranda, Tamayo, Tirado, Trelles, Vara Cadillo, Velarde, Velazco,
Venero, Villagarcía, Villena, Vivero y Zárate.
Faltaron a la lista, los señores:
Artadi, Ávila, Cáceres (Emiliano), Cosio, Cuculiza, Eguiguren, Fuentes Aragón,
González Orbegoso, Hidalgo (Esteban), Meneses Cornejo, Romero, Velazco
Aragón y Wieland.

El señor Presidente manifestó que proseguía el debate del dictamen en
mayoría de la Comisión de Constitución, recaído en la resolución del Jurado
Nacional de Elecciones declarando la nulidad total del proceso eleccionario de
octubre último.
El señor Castillo, en una amplia disertación, criticó y censuró la política
desarrollada por el actual régimen en el orden internacional, económico,
financiero, político y social. Estableció paralelo entre la política reeleccionista
seguida por el régimen leguísta y la que se propone implantar en la actualidad
para sostener la prórroga o ampliación del mandato presidencial. Recordó los
antecedentes que motivaron la consignación del artículo 53° en nuestra Carta
Política. Se refirió a la autonomía del Jurado Nacional de Elecciones, haciendo 7
resaltar la actuación de su Presidente al oponerse a la descalificación del
Partido Aprista. Analizó y comentó el artículo 142° de la Constitución,
sosteniendo que el dictamen de mayoría debía ser retirado por cuanto los
miembros de la Comisión que lo habían firmado estaban incursos en el referido
artículo constitucional. Dijo que la Representación Socialista, consecuente con
sus principios doctrinarios, tenía que oponerse a la prórroga del mandato
presidencial propuesta por la Comisión en mayoría, por considerarla
inconstitucional y antidemocrática. En seguida, disertó extensamente,
sosteniendo el dictamen que había firmado. A continuación, refutó la tesis
sustentada por el señor Sayán Álvarez al fundamentar el dictamen en mayoría;
y, después de aducir otras consideraciones, propuso, como cuestión previa, el
retiro del dictamen en debate.
En el curso de su disertación, fue interrumpido por los señores Herrera y
Saavedra Pinón, quienes le hicieron algunas aclaraciones.
El señor Presidente manifestó que, reglamentariamente, no procedía la
consulta de la cuestión previa planteada.
El señor Arca Parró, invocando la procedencia del artículo 142° de la
Constitución, sostuvo, con diversos argumentos, la fórmula previa planteada
por el señor Representante por Piura.
El señor Flores apoyó el asunto previo.
El señor Lanatta manifestó que propugnaba la continuación del mandato
presidencial del general Benavides, interpretando los anhelos de la ciudadanía
y porque era la solución más en armonía con las conveniencias del país; refutó
las apreciaciones del señor Castillo respecto a la interpretación del articulo
142° de la Carta Política del Estado; expresando, al mismo tiempo, que
sostenía el dictamen en mayoría porque conceptuaba que no se infringía la
disposición constitucional pertinente.
Fue interrumpido por el señor Castillo.
El señor Sayán Álvarez, en su condición de Presidente de la Comisión
dictaminadora, expuso las razones por las cuales consideraba improcedente la
cuestión previa; discrepó de la tesis sustentada por el señor Castillo relativa a
la interpretación del artículo 142° de la Constitución; expresó que había
procedido con criterio de conciencia al interpretar la Carta Política del Estado y
que estaba convencido de que no existía disposición alguna que prohibiera
aprobar lo que proponía la Comisión; y concluyó manifestando que,
consecuente con la línea de conducta que había observado en el Parlamento,
dejaba en libertad al Congreso para que se pronunciara sobre la fórmula del
señor Castillo, perentoriamente.
El señor Arca Parró precisó los alcances de la cuestión previa, expresando que
si no se votaba en la forma que había sido planteada, no se insistía en ella. 8
El señor Saavedra Pinón solicitó que quedara constancia de que la cuestión
previa había sido retirada por sus autores porque la consideraban
improcedente; y el señor Castillo explicó, nuevamente, el sentido y la finalidad
de su fórmula previa.
El señor Presidente manifestó que, retirada la cuestión previa, quedaba
terminado el incidente.
El señor Roca, a nombre de la Representación Descentralista y en una
disertación de carácter doctrinario y constitucional, fundamentó el dictamen que
había firmado en minoría.
El señor Badani, en breve exposición, sostuvo, con diversos razonamientos, el
dictamen en debate.
El señor Castro Pozo sostuvo que el dictamen en mayoría debía ser retirado
porque, en su concepto, los firmantes de éste estaban comprendidos en los
alcances del artículo 142° de la Constitución. En seguida, analizó y criticó la
política desarrollada por el actual régimen. Refutó las argumentaciones del
señor Sayán Álvarez al fundamentar el dictamen mayoritario. Se extraño de las
facultades tan amplias que se otorgaban al Ejecutivo en el referido dictamen;
sosteniendo, a la vez, que el Congreso no podía delegar sus atribuciones
inmanentes en otro Poder del Estado, tanto porque se extralimitaría en sus
funciones cuanto porque su mandato terminaba indefectiblemente el 8 de
diciembre próximo. Sostuvo la necesidad patriótica de la formación de una
Junta de Gobierno como se proponía en el dictamen de minoría firmado por el
señor Castillo; y, después de expresar otras consideraciones, terminó
invocando el patriotismo y la serenidad de los señores Representantes para
resolver el problema creado con la nulidad de las elecciones, de acuerdo con
los más elevados propósitos de bien nacional.
Fue interrumpido por los señores Pastor y Arca Parró, quienes expusieron
algunas consideraciones en apoyo de la tesis sustentada por el señor
Representante preopinante.
En seguida, el señor Presidente suspendió la sesión, a las 10 p.m.
JUEVES 12 DE NOVIEMBRE DE 1936
A las 6:05 p.m., bajo la Presidencia del señor doctor Clemente J. Revilla, y
actuando los Secretarios señores Salazar y Monteagudo, continuó la sesión,
con asistencia de los señores: Sayán Álvarez, Montes, Cáceres Gaudet,
Parodi, Abrill Vizcarra, Alva, Arca Parró, Arévalo, Arriola, Badani, Ávila,
Baiocchi, Balbuena, Bazán, Beroldo, Bueno, Burga Hurtado, Bustamante de la
Fuente, Cáceres (Dagoberto), Cáceres (Emiliano), Calmell del Solar, Canales,
Carrillo Benavides, Casanova, Castillo, Castro Pozo, Cevallos Chávez,
Cordero, Cosio, Cuculiza, Chirinos Pacheco, Dalmau, Delgado (Alberto),
Delgado (Wenceslao), Delgado Gutiérrez, Diez Canseco, Doig y Lora, Echaiz,
Escardó Salazar, Esparza, Feijoo Reyna, Flores, Frisancho, Fuentes Aragón, 9
Gamarra, González Honderman, González Orbegoso, Guerra, Guevara,
Herrera, Hidalgo (Juan José), Hoyos Osores, Huaco, Lanatta, Lizárraga,
Lozada Benavente, Lozano, Madrid Miró, Madueño, Maldonado, Maraví,
Medelius, Mendívil, Mercado, Merino, Muñiz, Ocampo, Ortega, Padilla Abrill,
Paredes, Pastor, Peña, Portocarrero, Prieto, Puga, Revilla (Pompeyo), Roca,
Rodríguez (Luis), Rodríguez (Segundo Sergio), Rosenthal, Ruiloba Muñiz,
Saavedra Pinón, Sánchez Cerro, Santiváñez, Sierra Montenegro, Sisniegas,
Solar, Solís, Sotil, Souza Miranda, Tirado, Trelles, Vara Cadillo, Velarde,
Velazco, Venero, Villagarcía, Villena, Vivero y Zárate.
Faltaron a la lista, los señores:
Artadi, Cuculiza, Eguiguren, Hidalgo (Esteban), Meneses Cornejo, Ramos,
Romero, Velazco Aragón y Wieland.
Orden del día

El señor Presidente, manifestó que proseguía el debate del dictamen en
mayoría de la Comisión de Constitución, recaído en la resolución del Jurado
Nacional de Elecciones, declarando la nulidad total del proceso eleccionario de
octubre último.
El señor Solís, impugnó el dictamen materia del debate. Hizo varias
apreciaciones de la situación política por la que actualmente atravesaba el
país; manifestó que no solamente se había ido en contra de lo establecido en el
artículo 142 de la Constitución, sino que se había transgredido el artículo 143.
Luego de referirse al Tratado Castro-Oyanguren, que actualmente se debate en
Washington, terminó expresando su absoluta oposición al dictamen en mayoría
presentado por la Comisión de Constitución, manifestando que los
Representantes del grupo parlamentario de la Unión Revolucionaria votarían en
contra.
El señor Bustamante de la Fuente, dijo que estaba en completo desacuerdo
con el dictamen; que el Congreso debería proceder a la elección de Presidente
y Vicepresidentes por un periodo constitucional de acuerdo con las normas
jurídicas y democráticas.
Se refirió a la disposición del artículo 138 de la Constitución que, dijo, podía
aplicarse por analogía al caso presente.
Después de referirse a otros aspectos de carácter constitucional en relación
con el punto en debate, terminó planteando como cuestión previa la necesidad
imperiosa de que el Congreso resolviera si las conclusiones del dictamen en
mayoría de la Comisión de Constitución entrañaban una reforma constitucional.
En debate la cuestión previa, el señor Sayán Álvarez la calificó de
improcedente. Dijo que las conclusiones a que llegaba el dictamen de la 10
Comisión de Constitución en mayoría, no representaban una reforma
constitucional, ni mucho menos violación de la Carta Fundamental.
Manifestó que, en apoyo de lo que decía, los miembros de la Comisión de
Constitución que habían presentado otros dictámenes en minoría coincidan en
que no había reforma constitucional, sino un vacío en la Carta Fundamental del
Estado, la que no contemplaba el caso planteado por la nulidad general del
proceso electoral.
Después de referirse a otros aspectos del problema, expresó que si los señores
Bustamante de la Fuente, Delgado (Alberto), Doig y Lora y otros señores
representantes, consideraban necesaria una reforma constitucional, podían
proponerla. Indicó que la Comisión dictaminadora, en mayoría, no había
patrocinado una norma constitucional, para evitar que en lo futuro no se
tomara, maliciosamente, como un precedente. Dijo que las soluciones políticas
debían darse contemplando la realidad nacional.
Luego de aclarar las interrupciones de varios señores Representantes, terminó
oponiéndose a la cuestión previa por cuanto el punto en debate conducía a
encontrar la mejor solución de un caso extraordinario, no previsto en la
Constitución.
Interrumpieron al señor Representante por Lima, durante su disertación, los
señores Bustamante de la Fuente, Delgado (Alberto), Doig y Lora, Roca,
Castillo y Arca Parró.
El señor Guevara dijo que consideraba que las conclusiones del dictamen en
mayoría implicaban una reforma constitucional, por lo que estaba de acuerdo
con la cuestión previa planteada por el señor Representante por Arequipa.
Hizo un estudio jurídico de los diversos aspectos de la cuestión en debate.
Concluyó manifestando que había limitado su intervención al estudio
estrictamente jurídico del problema y que por eso llegaba a la conclusión de
que procedía la cuestión previa.
El señor Delgado (Alberto) se refirió al aspecto jurídico del asunto que se
estaba debatiendo. Dijo que el Congreso debía dictar normas definidas que no
pudieran transgredirse y que sirvieran de garantía para todos. Después de
referirse a los resultados del último proceso electoral, terminó pronunciándose
a favor de la cuestión previa.
El señor Badani, se pronunció en contra del asunto en discusión. Dijo que la
Comisión de Constitución en mayoría había planteado, en forma extraordinaria,
la mejor solución a una situación de hecho que no estaba considerada en la
Carta Fundamental del Estado, solución que en ningún caso, dijo, significaba
reforma constitucional.
El señor Roca rectificó diferentes conceptos emitidos por el señor Sayán
Álvarez, y terminó pronunciándose a favor de la cuestión previa por cuanto era 11
evidente que el proyecto presentado por la Comisión de Constitución en
mayoría, implicaba una reforma constitucional.
El señor Trelles apoyó los fundamentos expuestos por el señor Sayán Álvarez,
en defensa de las conclusiones del dictamen de la Comisión de Constitución en
mayoría, y terminó oponiéndose a la cuestión previa.
Al voto la cuestión previa fue rechazada.
Rectificada la votación a pedido del señor Bustamante de la Fuente, se obtuvo
el mismo resultado que en la anterior, votando a favor 41 señores
Representantes y en contra 49.
Continuando el debate sobre la cuestión principal, el señor Medelius se
pronunció a favor del dictamen de la Comisión de Constitución en mayoría. Se
refirió a la patriótica gestión realizada por el gobierno del general Óscar R.
Benavides. Enumeró los progresos alcanzados por el país en el orden
económico, financiero y social.
Rectificó varios conceptos emitidos por los señores Castro Pozo y Bustamante
de la Fuente, haciendo diversas citas en apoyo de su intervención.
Terminó anunciando que los señores Representantes pertenecientes a la
mayoría parlamentaria votarían a favor del dictamen en debate, porque
consideraban que cumplían así un deber patriótico.
El señor Villena en un extenso discurso hizo la historia del movimiento
revolucionario de Arequipa de 1930, que significó la conquista de la auténtica
democracia.
Después de referirse al aspecto político del asunto en debate, se pronunció
extensamente respecto a los derechos del pueblo, los cuales, declara, está
dispuesto a defender. Terminó pronunciándose en contra de las conclusiones
del dictamen.
Durante su disertación el señor Representante por Huancavelica fue
interrumpido repetidas veces por los señores Medelius, Trelles, Maraví y
Mercado, quienes le hicieron algunas aclaraciones.
El señor Arévalo rectificó diferentes conceptos emitidos por el señor Villena
durante su disertación; aclaró, igualmente, algunas declaraciones hechas por el
señor Castro Pozo en anterior intervención.
Dijo que estaba de acuerdo con los fundamentos constitucionales emitidos por
otros señores Representantes, firmantes del dictamen de la Comisión de
Constitución, en mayoría, que le habían antecedido en el uso de la palabra.
Expresó que el país tenía que reconocer que los Parlamentarios que habían
firmado el dictamen en mayoría merecían bien de la patria, por cuanto,
despojándose de todo interés partidarista y personal, habían buscado la mejor 12
solución patriótica al grave problema que se había presentado al anularse
totalmente el proceso electoral de 1936.
Hizo referencia a las obras y mejoras obtenidas durante el régimen del actual
gobernante, a base de paz y de concordia, haciendo citas numéricas relativas a
la gestión hacendaria del gobierno.
Refiriéndose al proyecto de la Comisión de Constitución en mayoría, afirma que
el señor Presidente de la República se ha opuesto y seguía oponiéndose a la
ampliación de su mandato después del 8 de diciembre, demostrando así su
lealtad con las declaraciones que insistentemente había hecho al país.
Dijo que los miembros que habían presentado el dictamen que se estaba
debatiendo, tenían confianza en que el señor Presidente de la República, en
aras del bien de la patria, aceptara con patriótica abnegación el nuevo esfuerzo
que le exigía el país.
El señor Presidente preguntó al orador si iba a ser extenso en su intervención,
y, a la respuesta afirmativa del señor Representante por San Martín, el señor
Presidente manifestó que quedaría con el uso de la palabra para la sesión
próxima y suspendió la sesión.
Eran las 10:20 p.m.
CONGRESO CONSTITUYENTE DE 1931
LEGISLATURA EXTRAORDINARIA
SESIÓN DE CLAUSURA, VIERNES 13 DE NOVIEMBRE DE 1936
PRESIDIDA POR EL SEÑOR DOCTOR CLEMENTE J. REVILLA
Sumario
Se aprobó el proyecto de la referida Comisión, por el cual se amplia la Ley N°
7747, extendiendo el mandato presidencial del señor general de división don
Óscar R. Benavides.
Abierta la sesión a las 6:10 p.m., y actuando los Secretarios señores Salazar y
Monteagudo, se pasó lista, a la que respondieron los señores Sayán Álvarez,
Montes, Cáceres Gaudet, Parodi, Abrill Vizcarra, Alva, Arca Parró, Arévalo,
Arriola, Artadi, Ávila, Badani, Baiocchi, Balbuena, Bazán, Beroldo, Bueno,
Burga Hurtado, Bustamante de la Fuente, Cáceres (Dagoberto), Cáceres
(Emiliano), Calmell del Solar, Canales, Carrillo Benavides, Casanova, Castillo,
Castro Pozo, Cevallos Chávez, Cordero, Cosio, Chirinos Pacheco, Dalmau,
Delgado (Alberto), Delgado (Wenceslao), Delgado Gutiérrez, Diez Canseco
Romaña, Doig y Lora, Echaiz, Escardó Salazar, Esparza, Feijoo Reyna, Flores,
Frisancho, Fuentes Aragón, Gamarra, González Honderman, González
Orbegoso, Guerra, Guevara, Herrera, Hidalgo (Juan José), Hoyos Osores,
Huaco, Lanatta, Lizárraga, Lozada Benavente, Lozano, Madrid Miró, Madueño, 13
Maldonado, Maraví, Medelius, Mendívil, Mercado, Merino, Muñiz, Ocampo,
Ortega, Padilla Abrill, Paredes, Pastor, Peña, Portocarrero, Prieto, Puga,
Revilla (Pompeyo), Roca, Rodríguez (Luis), Rodríguez (Segundo Sergio),
Rosenthal, Ruiloba Muñiz, Saavedra Pinón, Sánchez Cerro, Santiváñez, Sierra
Montenegro, Sisniegas, Solar, Solís, Sotil, Sousa Miranda, Tamayo, Tirado,
Trelles, Vara Cadillo, Velarde, Velazco, Venero, Villagarcía, Villena, Vivero y
Zárate.
Faltaron a la lista, los señores:
Cuculiza, Eguiguren, Hidalgo (Esteban), Meneses Cornejo, Ramos, Romero,
Velazco Aragón y Wieland.
Orden del día

El señor Presidente manifestó que continuaba el debate del dictamen
mayoritario de la Comisión de Constitución, recaído en el resolución del Jurado
Nacional de Elecciones declarando la nulidad total del proceso electoral de
octubre último.
El señor Arévalo continuó su disertación, haciendo resaltar y enumerando las
obras realizadas en el país durante el gobierno del general Benavides. Analizó
la gestión hacendaria del Poder Ejecutivo, leyendo, al respecto, diversos datos
estadísticos de los ingresos y egresos fiscales para demostrar que el actual
régimen había hecho obra de positivo beneficio a la nacionalidad. Sustentó el
dictamen en debate, exponiendo los fundamentos que imponía la necesidad
de otorgar las facultades legislativas. Dijo que estaba convencido que el
general Benavides no desoiría el clamor de la nacionalidad que le pedía
continuar en el poder; y, luego de invocar el patriotismo y el sentido de
responsabilidad de los señores Representantes, demostró la necesidad
ineludible de aprobar el dictamen mayoritario.
Fue interrumpido, repetidas veces, por los señores Bustamante de la Fuente,
Sotil, Castillo, Arca Parró, Flores, Diez Canseco Romaña, Doig y Lora, y Castro
Pozo, a quien, a su vez, interrumpió el señor Ruiloba Muñiz.
El señor Herrera, luego de analizar los puntos fundamentales del proyecto
propuesto por la Comisión de Constitución en mayoría, manifestó su
desacuerdo con éste por considerar que se trataba de ampliar un mandato
presidencial, en pugna con la Carta Política del Estado. Expresó su extrañeza
por las facultades tan amplias que se otorgaban al Poder Ejecutivo, haciendo, a
la vez, el comentario de los incisos 19° y 21° del artículo123 de la Constitución.
Dio término a su disertación el señor Representante por Lima, ratificándose en
las conclusiones del dictamen que había presentado. 14
El señor Guerra, propugnó porque se votara el dictamen que había suscrito con
el señor Velarde que, en su concepto, resolvía en la mejor forma el problema
creado con la nulidad de las elecciones.
Fue interrumpido por el señor Escardó Salazar, quien expuso la conveniencia
de que el Congreso no se prorrogara sus funciones.
El señor Delgado Gutiérrez hizo la crítica del desarrollo del proceso electoral,
así como de las causales que determinaron al Jurado Nacional de Elecciones a
declarar su nulidad, remarcando el concepto que tenía de la intervención del
Poder Ejecutivo en éste. Precisó la posición política del Partido Unión
Revolucionaria frente al problema que se debate, ratificando su oposición al
dictamen mayoritario, por considerar que violaba los principios constitucionales
que prohiben, perentoriamente, la reelección presidencial.
EL señor Cáceres Gaudet fundamentó su voto favorable al dictamen en
discusión, porque conceptuaba que el general Benavides era el hombre
necesario para resolver las situaciones creadas con la nulidad del proceso
eleccionario.
El señor Arca Parró inició su disertación, solicitando que se oficiara al
Despacho de Gobierno y Policía, a fin de que se sirva informar sobre los
motivos que han determinado la prisión de algunos ciudadanos en el
departamento de Ayacucho.
Refiriéndose al punto principal, refutó, con diversas apreciaciones, la tesis
sustentada por los señores Lanatta y Arévalo. Hizo la comparación histórica
entre la Convención de 1833 y la actitud del Congreso Constituyente al resolver
el problema político que se debate. Analizó y criticó la gestión hacendaria y
política desarrollada por el gobierno del general Benavides; y, luego de exponer
otras consideraciones, concluyó manifestando que no había ninguna causal
histórica que justificara la prórroga del mandato del general Benavides y que la
Representación Socialista votará en contra del dictamen mayoritario.
Fue interrumpido por los señores Tirado, Saavedra Pinón,Trelles y Medelius,
quienes le hicieron algunas rectificaciones.
El señor Medelius solicitó la tramitación de la moción que había suscrito con los
señores Trelles y Cáceres (Dagoberto) sobre cumplimiento del artículo 33° del
Reglamento del Congreso.
Leída y puesta al voto la referida moción, varios señores Representantes
reclamaron el uso de la palabra; y el señor Presidente manifestó que
reglamentariamente tenía que votarse la moción, ordenando, al mismo tiempo,
la lectura del artículo 33° del Reglamento del Congreso.
Leído el referido artículo 33°, se puso al voto la moción siendo aprobada; y
rectificada la consulta, a solicitud varios señores Representantes, se obtuvo el
mismo resultado, por 57 votos a favor y 32 en contra. 15
El señor Presidente expresó que aprobada la moción, quedaba clausurado el
debate y que, en consecuencia, se iba a someter al voto el dictamen
mayoritario de la Comisión de Constitución.
En este momento, los señores miembros de la minoría solicitan que la votación
se haga por cédulas, mientras los señores Representantes de la mayoría
propugnan por la votación nominal.
Se produce un vocerío en la sala, en atención al cual la Presidencia suspende
la sesión.
Eran las 9:20’ p.m.
Reabierta la sesión a las 10:50 p.m., el señor Presidente pronunció las
siguientes palabras:
“Señores Representantes:
El deber de la Presidencia del Congreso es hacer respetar, de acuerdo con el
Reglamento, la opinión de la mayoría de los Representantes que integran el
Congreso. De acuerdo con este criterio, la Presidencia va a someter al voto el
proyecto de la Comisión de Constitución”.
Los señores Diez Canseco Romaña y Sotil solicitaron el uso de la palabra; y el
señor Presidente les manifestó que no había nada en debate.
Dándose el punto por suficientemente debatido y puesto al voto el proyecto de
la Comisión de Constitución, en mayoría, fue aprobado por 59 votos,
absteniéndose de votar los demás señores Representantes presentes en la
sala.
Los señores Cosio, Rosenthal, Esparza y Sousa Miranda dejaron constancia de
que sólo habían optado a favor de la primera parte del proyecto, o sea a la
ampliación del mandato presidencial.
El texto del proyecto aprobado es el siguiente:
“EL CONGRESO CONSTITUYENTE DE 1931.
Ha dado la ley siguiente:
ARTÍCULO ÚNICO.- Amplíase la Ley N° 7747, extendiendo el mandato
presidencial del señor general de división don Óscar R. Benavides, hasta el 8
de diciembre de 1939, autorizándose al Poder Ejecutivo para ejercer las
atribuciones que se expresan en los incisos 1°, 5°, 6°, 7°, 9° y 20° del artículo
123° de la Constitución del Estado; las comprendidas en la Ley Orgánica de
Presupuesto, N° 4598, menos la de aprobar la Cuenta General de la República;
y para convocar, dentro de esta ampliación, a elecciones generales.
Dada, etc.”. 16
A propuesta del señor Medelius, el Congreso acordó tomar como redacción el
texto del proyecto aprobado y remitir la autógrafa al Ejecutivo, sin esperar la
aprobación del acta.
Después de lo cual, el señor Presidente levantó la sesión.
Eran las 11:13 p.m.