LEY Nº 8875 CONVOCANDO UN PLEBISCITO NACIONAL PARA EL 18 DE JUNIO DE 1939, A FIN DE QUE DECIDA SOBRE DIVERSAS REFORMAS CONSTITUCIONALES, QUE SE INDICAN, SEÑALANDO EL PROCEDIMIENTO A QUE DEBE SUJETARSE Y CREANDO LOS ORGANISMOS ENCARGADOS DE SU EJECUCIÓN ÓSCAR R. BENAVIDES, GENERAL DE DIVISIÓN PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA

LEY Nº 8875
CONVOCANDO UN PLEBISCITO NACIONAL PARA EL 18 DE JUNIO DE
1939, A FIN DE QUE DECIDA SOBRE DIVERSAS REFORMAS
CONSTITUCIONALES, QUE SE INDICAN, SEÑALANDO EL
PROCEDIMIENTO A QUE DEBE SUJETARSE Y CREANDO LOS
ORGANISMOS ENCARGADOS DE SU EJECUCIÓN
ÓSCAR R. BENAVIDES, GENERAL DE DIVISIÓN
PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA
Por cuanto:
El Congreso Constituyente ha concedido facultades legislativas al Poder
Ejecutivo, en virtud de la ley Nº 8463;
Considerando:
Que algunas disposiciones de la Constitución promulgada el 9 de abril de 1933
introducen una tendencia opuesta al vigor del régimen presidencial que, de
acuerdo con las necesidades y la tradición política del país, ha inspirado
substancialmente el espíritu de la Ley Fundamental;
Que otros preceptos constitucionales ocasionan interferencias en la acción
administrativa propia del gobierno, que para su eficacia, requieren una
celeridad y una oportunidad incompatibles con esas interferencias;
Que la preparación que debe anteceder singularmente a las leyes relativas a la
tributación, al presupuesto anual de la República y a los gastos fiscales de
cualquiera clase, para no perturbar la economía general o las finanzas del
Estado, exige limitar la función legislativa con la condición de encomendar
exclusivamente la iniciativa de esas leyes al Poder Ejecutivo por su capacidad
específica para sistematizar las observaciones y para realizar los estudios
aconsejados por la técnica;
Que las situaciones y necesidades enunciadas hacen urgente la reforma de los
textos constitucionales pertinentes y en coordinación con ella la de ciertos
dispositivos de la misma Constitución referentes a la estructura de las Cámaras
Legislativas, a la duración del mandato de los representantes a ellas y del
Presidente y Vicepresidentes de la República y al sincronismo de la elección de
éstos y de aquellos, de acuerdo con las experiencias de nuestra realidad
reflexivamente compulsadas;
Que urge, asimismo, proveer al Poder Legislativo de atribución suficiente para
delegar en el Poder Ejecutivo, en circunstancias determinadas y mediante una
ley especial, la facultad de dictar las que fueren exigidas por necesidades
públicas impostergables; 2
Que las reformas enumeradas no pueden ser postergadas sin grave daño
general y que ellas quedarían desvirtuadas o provocarían insalvables
implicancias si fueran sometidas para su sanción a un método distinto del de la
consulta plebiscitaria, de práctica constante en países de arraigada
organización representativa y que es la expresión más autorizada y efectiva de
la voluntad de los pueblos en ejercicio de su soberanía;
Que el plebiscito importa, por su naturaleza, la obligación no dispensable de la
emisión del voto por todos los nacionales aptos para el sufragio;
Que la intangibilidad que debe ostentar el resultado del plebiscito aconseja
regularlo de acuerdo con las normas básicas instituidas para el sufragio sin otra
excepción que la del voto secreto, el cual regirá en toda su plenitud para las
elecciones de representantes a las Cámaras Legislativas y de Presidente y
Vicepresidentes de la República, convocadas para el 20 de octubre de este
año, pero es inaplicable al plebiscito por no conformarse con las modalidades
de este acto ni con las reglas tradicionalmente establecidas para su
celebración;
Que con la finalidad anteriormente señalada y para asentar el plebiscito sobre
su base genuina, que es la libre expresión de la voluntad popular, debe ser
encomendado a organismos apropiados para la realización de aquella finalidad;
Que dichos organismos tienen que ser los constituidos por los personeros de
los Poderes Ejecutivo y Judicial, y por falta de Cámaras Legislativas en actual
ejercicio, de las universidades nacionales, que se encuentran entre los más
elevados y caracterizados exponentes de los valores éticos y culturales de la
nacionalidad; o por los contribuyentes designados entre los diversos sectores
de las actividades económicas y laboristas, como está ordenado en la Ley
Electoral vigente para los organismos análogos;
Que las formalidades para la emisión y para el escrutinio del voto plebiscitario,
deben descansar en los mismos principios que rigen el sufragio en cuanto ellos
puedan armonizarse con la necesidad primordial de obtener sencilla y
prontamente la libre y veraz absolución de la consulta; y,
Que en presencia de esta necesidad y atenta la obligatoriedad del voto
plebiscitario, debe otorgarse a los nacionales que haya cumplido veintiún años
de edad después del 1 de julio de 1936, día en que se clausuró el Registro
Electoral vigente, la facultad de acudir al plebiscito con la libreta de inscripción
militar como título bastante para emitir su voto;
Con el voto aprobatorio del Consejo de Ministros;
EL PODER EJECUTIVO
Ha dado la ley siguiente: 3
TÍTULO I
DEL PLEBISCITO NACIONAL
Artículo 1º.- Convócase un Plebiscito Nacional para que decida sobre las
reformas constitucionales y las disposiciones transitorias que se proponen en el
artículo siguiente, respecto de la Constitución Política promulgada el 9 de abril
de 1933. El Plebiscito Nacional se realizará el domingo 18 de junio de 1939, de
acuerdo con los requisitos y formalidades que establece esta ley.
Artículo 2º.- Las reformas constitucionales y las disposiciones transitorias que
se someten al Plebiscito Nacional, son las siguientes:
A.- REFORMAS CONSTITUCIONALES
Primera.- Derogar el último párrafo del artículo 88º, que ordena la
representación minoritaria obligatoria con tendencia a la proporcionalidad.
Segunda.- Modificar el artículo 93º, que señala un periodo de cinco años para
los representantes a la Cámara de Diputados, y ordena la renovación íntegra
de ésta al expirar su mandato, en el sentido de aumentar a seis años aquel
periodo para los representantes a la Cámara de Diputados, y de renovarse
dicha Cámara por tercios y por sorteo cada bienio al comenzar la Legislatura
Ordinaria.
Tercera.- Derogar la atribución conferida a las Cámaras Legislativas, por el
artículo 115°, para conceder pensiones de cesantía, jubilación y montepío a
sus empleados o a los deudos de éstos, las cuales serán de la competencia del
Poder Ejecutivo, con arreglo a las normas y procedimientos aplicables a todos
los funcionarios y empleados de los otros Poderes del Estado.
Cuarta.- Limitar la facultad de las Cámaras de nombrar comisiones de
investigación, establecida en el párrafo primero del artículo 119º, sólo a los
casos en que la fiscalización de la marcha financiera del Estado, que compete
al Poder Legislativo, hiciera necesaria una investigación; y condicionar la
facultad de cualquier diputado o senador de pedir a los ministros los datos e
informes previstos en el párrafo segundo del citado artículo 119º de modo que
esta facultad sólo pueda ser ejercida por intermedio de la Cámara respectiva.
Quinta.- Limitar las atribuciones del Congreso, consignadas en los incisos 5º, 7º
y 9º del artículo 123º, para imponer contribuciones y suprimir las establecidas,
para dictar tarifas arancelarias, para crear y suprimir empleos públicos y
asignarles la correspondiente dotación, en el sentido de no poder el Congreso
ejercer las indicadas atribuciones, ni votar ni ordenar gasto fiscal de ninguna
clase, sino en virtud de una iniciativa del Poder Ejecutivo.
Sexta.- Adicionar el artículo 123º, que enumera las atribuciones del Congreso,
con la facultad de autorizar al Poder Ejecutivo, por una ley especial para que
dicte las que fueren necesarias sobre las materias que señale esa ley en 4
atención a las circunstancias que puedan ocurrir durante el receso del
Congreso.
Séptima.- Modificar los artículos 128º y 129º que obligan al Presidente de la
República a promulgar y mandar cumplir las leyes aprobadas por el Congreso
dentro de los diez días siguientes a su recepción, en el sentido de restablecer
la atribución del Presidente de la República para devolver la ley al Congreso
con observaciones motivadas dentro del indicado término; en cuyo caso la ley,
para se aprobada, requerirá el voto favorable de las tres quintas partes del
número total de miembros de cada Cámara, no pudiendo ser considerada, en
caso opuesto, hasta la siguiente Legislatura Ordinaria.
Octava.- Modificar el artículo 139º, que fija en cinco años la duración del
periodo presidencial, aumentándola a seis años; y derogar el artículo 141º que
ordena hacer la elección de Presidente de la República junto con la elección
general de diputados.
Novena.- Derogar el artículo 167º, que ordena la concurrencia del Presidente
del Consejo de Ministros a las Cámaras para exponer la política general del
Poder Ejecutivo.
Décima.- Adicionar el segundo párrafo del artículo 177º con una disposición
para que el Proyecto de Presupuesto presentado anualmente por el Ministro de
Hacienda entre en vigencia el 1 de enero del año respectivo si las dos Cámaras
no se hubiesen pronunciado sobre el indicado proyecto hasta el 31 de
diciembre del año de su presentación.
B.- DISPOSICIONES TRANSITORIAS
Primera.- El Senado Funcional, ordenado en el artículo 89º, se instalará el 28
de julio de 1945. Entretanto, el Senado se constituirá con representantes
elegidos por los departamentos, que se renovarán por tercios y por sorteo el 28
de julio de 1941 y el 28 de julio de 1943. Los senadores elegidos deberán tener
los requisitos establecidos en la parte final del artículo 98º.
Segunda.- El Congreso dictará las leyes de organización de los gremios y
corporaciones y de elección del Senado Funcional que se instalará el 28 de
julio de 1945.
Tercera.- Los períodos legislativo y presidencial de 1939 a 1945 comenzarán el
8 de diciembre de 1939 y expirarán el 28 de julio de 1945. Las renovaciones
por tercios y por sorteo de la Cámara de Diputados, en caso de ser aprobada la
segunda reforma, se efectuarán el 28 de julio de 1941 y el 28 de julio de 1943.
Cuarta.- En caso de ser aprobada la décima reforma, el plazo indicado en ésta
para que las Cámaras se pronuncien sobre el proyecto de presupuesto para
1940 expirará el 31 de marzo de ese año. 5
Quinta.- El Poder Ejecutivo coordinará y promulgará las reformas aprobadas en
el plebiscito.
TÍTULO II
DE LOS QUE ESTÁN OBLIGADOS A VOTAR
Artículo 3º.- El voto plebiscitario es obligatorio y público.
Artículo 4º.- Emitirán su voto plebiscitario los ciudadanos inscritos en el
Registro Electoral hasta el1 de julio de 1936, y los ciudadanos que habiendo
cumplido veintiún años de edad después del 1 de julio de 1936, estén inscritos
en el Registro Militar.
Artículo 5º.- Para los que tenían expedito el derecho de sufragio en 1936, es
título suficiente para la emisión del voto plebiscitario la Libreta Electoral. Para
los que han cumplido veintiún años de edad a partir del 1 de julio de 1936 y
gozan del derecho de sufragio, lo es la Libreta Militar.
TÍTULO III
DE LAS JUNTAS PLEBISCITARIAS
Artículo 6º.- Los organismos plebiscitarios son los siguientes:
Junta Nacional Plebiscitaria;
Juntas Departamentales Plebiscitarias; y,
Juntas Provinciales Plebiscitarias.
Artículo 7º.- Hay Junta Departamental Plebiscitaria en la Provincia
Constitucional del Callao y en la Litoral de Tumbes.
Artículo 8º.- No hay Juntas Provinciales Plebiscitarias en las provincias cuya
capital sea la del departamento. Tampoco las hay en la Constitucional del
Callao y en la Litoral de Tumbes.
Artículo 9º.- Las funciones que esta ley encomienda a las Juntas Provinciales
Plebiscitarias serán cumplidas en las provincias cuya capital sea la del
departamento, en la Constitucional del Callao y en la Litoral de Tumbes, por la
respectiva Junta Departamental Plebiscitaria.
Artículo 10º.- La Junta Nacional Plebiscitaria funcionará en la capital de la
República; las departamentales, en las capitales de departamento y en las de
las provincias Constitucional del Callao y Litoral de Tumbes; y las provinciales
en las capitales de provincia.
Artículo 11º.- Forman la Junta Nacional Plebiscitaria tres delegados, a saber:
Un delegado de la Corte Suprema de Justicia de la República, que la presidirá;
Un delegado del Poder Ejecutivo, designado por el Presidente de la República
con el voto consultivo del Consejo de Ministros; y 6
Un delegado de las universidades nacionales de Lima, Arequipa, Cuzco y
Trujillo, elegido por los rectores de las mismas, que se reunirán para el efecto
en la capital de la República.
Artículo 12º.- Forman las Juntas Departamentales Plebiscitarias tres
contribuyentes con derecho a voto plebiscitario y con residencia en la sede de
la Junta, designados por la Junta Nacional entre los que figuran en la Matrícula
de Contribuyentes de la provincia del cercado del departamento, de la
Provincia Constitucional del Callao o de la Litoral de Tumbes, correspondiente
al cuarto trimestre de 1938.
Artículo 13º.- Forman las Juntas Provinciales Plebiscitarias tres contribuyentes
con derecho a voto plebiscitario y con residencia en la sede de la Junta,
designados por la Junta Nacional entre los que figuran en la Matrícula de
Contribuyentes de la provincia, correspondiente al cuarto trimestre de 1938.
Artículo 14º.- La Junta Nacional Plebiscitaria se instalará dentro de los diez
días siguientes al de la promulgación de esta ley.
Artículo 15º.- Para el efecto de la designación de los contribuyentes que deben
formar las Juntas Plebiscitarias Departamentales y Provinciales, el Ministerio
de Hacienda remitirá a la Junta Nacional las matrículas de contribuyentes a que
se refieren los artículos anteriores.
Artículo 16º.- La Junta Nacional designará dentro de los treinta días siguientes
al de su instalación los miembros de las Juntas Plebiscitarias Departamentales
y Provinciales.
Artículo 17º.- La Junta Nacional al hacer la designación de miembros de las
Juntas Plebiscitarias Departamentales y Provinciales, señalará al que debe
presidirlas; y cuidará que en cada una de ellas figure, por lo menos, un
artesano de los inscritos en la Matrícula a que se refieren los artículos 12º y 13º
o un menor contribuyente si no hubiera artesanos en el lugar.
Artículo 18º.- El cargo de miembro de una Junta Plebiscitaria Departamental o
Provincial es irrenunciable. Los omisos al cumplimiento de sus deberes serán
penados por la Junta Nacional con multa de doscientos a mil soles oro.
Artículo 19º.- La Junta Nacional comunicará telegráficamente su designación a
los miembros de las Juntas Plebiscitarias Departamentales y Provinciales. Dos
miembros de estas juntas forman quórum.
Artículo 20º.- Hay incompatibilidad entre el cargo de miembro de una Junta
Plebiscitaria y el desempeño de alguna función rentada dependiente de los
poderes públicos, excepción hecha del delegado de la Corte Suprema de
Justicia de la República. Quedan incluidos en esta incompatibilidad los
empleados de los concejos municipales, sociedades públicas de beneficencia y
compañías fiscales o fiscalizadas y los miembros del clero. 7
Artículo 21º.- El presidente de una junta Plebiscitaria Departamental o
Provincial inmediatamente después de recibida la comunicación telegráfica de
la Junta Nacional, dispondrá la publicación por periódicos, o por carteles donde
no hubiere diarios, de la lista de miembros de la Junta designados por la Junta
Nacional.
Artículo 22º.- Dentro de las veinticuatro horas siguientes a la publicación de la
lista a que se refiere el artículo anterior, puede tacharse a los que figuran en
ella. La tacha debe formularse por escrito y fundamentarse en alguna de las
incompatibilidades de que trata el artículo 20º.
Artículo 23º.- Las tachas contra los miembros de una Junta Provincial serán
presentadas ante esta misma, la cual elevará la tacha a la Junta Departamental
respectiva para que la resuelva en única instancia.
Las que se formulen contra los miembros de una Junta Departamental, serán
presentadas ante esta misma y resueltas por la Junta Nacional en única
instancia.
Artículo 24º.- Si la tacha es declarada fundada, la Junta Nacional procederá
inmediatamente a reemplazar al tachado.
TÍTULO IV
DE LA EMISIÓN DEL VOTO
Artículo 25º.- Los notarios públicos y los jueces de primera instancia en cuyo
poder se encuentren bajo custodia los Registros Electorales de las provincias,
los entregarán a las respectivas Juntas Plebiscitarias dentro del tercer día de
instalada la Junta, para que procedan a dar cumplimiento a las disposiciones
de esta ley.
Artículo 26º.- Las Juntas Plebiscitarias Provinciales dispondrán lo conveniente
para que en el territorio de su jurisdicción funcione, el día designado para la
votación plebiscitaria, un número de mesas por lo menos igual al que funcionó
en las elecciones de octubre de 1936.
Artículo 27º.- En las provincias en que existen campamentos de trabajo, y a
juicio de la Junta Plebiscitaria Provincial, funcionará un número suficiente de
mesas para recibir el voto de los que trabajen en dichos campamentos.
Artículo 28º.- Para los efectos del artículo anterior, los encargados de las obras
remitirán, a la brevedad posible, bajo responsabilidad, a la respectiva Junta
Provincial, una relación de los trabajadores a sus órdenes, para que la Junta
disponga lo necesario a fin de facilitar el sufragio de aquellos.
Artículo 29º.- Las Juntas Provinciales Plebiscitarias y las Departamentales de
las provincias del cercado, designarán tres ciudadanos con derecho a voto
plebiscitario, para cada una de las mesas de sufragio que funcionen en sus
respectivas jurisdicciones. 8
Artículo 30º.- Las mesas funcionarán en los locales de los concejos
municipales, juzgados de paz, escuelas y edificios públicos no destinados al
Ejército y a la Policía.
Artículo 31º.- El cargo de miembro de una mesa de sufragio es irrenunciable,
salvo el caso de enfermedad debidamente comprobada. El inasistente será
penado con una multa de cien a quinientos soles oro, que le impondrá la Junta
Provincial respectiva. Dos miembros de la mesa forman quórum.
Artículo 32º.- Las mesas de sufragio funcionarán el día señalado para el
plebiscito, ininterrumpidamente, desde las ocho de la mañana hasta las cinco
de la tarde.
Artículo 33º.- Instalada la mesa votarán los miembros de la misma. Se recibirá
después el voto de los ciudadanos que concurran. El sufragante podrá votar en
cualquier mesa.
Artículo 34º.- El votante entregará la célula plebiscitaria, debidamente firmada,
al presidente de la mesa, quien la depositará en una ánfora. En cada mesa
habrá suficiente cantidad de cédulas plebiscitarias impresas.
Artículo 35º.- La cédula plebiscitaria contendrá, debidamente agrupadas, las
fórmulas de las reformas constitucionales y de las disposiciones transitorias
consignadas en el artículo segundo. Al lado de cada grupo de fórmulas de las
reformas constitucionales y de las disposiciones transitorias, y en casillas
separadas, figurarán las palabras SI y NO. El votante que sufrague
favorablemente a la reforma tachará la palabra NO. El que sufrague en contra
tachará la palabra SI. Se considera que ha votado favorablemente el que no
tacha ninguna. La mesa rechazará las cédulas en que las palabras SI y NO
estén tachadas.
Artículo 36º.- El presidente de la mesa dejará constancia escrita en la libreta
del sufragante de haber éste votado, indicándose en la anotación el número de
la mesa.
Artículo 37º.- Terminada la votación, a las cinco de la tarde, el presidente de la
mesa remitirá el ánfora conteniendo las cédulas recibidas, con las debidas
seguridades, por intermedio de la oficina de Correos más próxima a la Junta
Plebiscitaria Departamental.
En las capitales de departamento la entrega se hará directamente, bajo recibo,
al Presidente de la Junta Departamental.
Artículo 38º.- La oficina de Correos otorgará al presidente de la mesa un
comprobante de recepción del ánfora.
Artículo 39º.- Dentro de la misma ánfora se remitirá el acta, que firmarán los
miembros de la mesa, en la que se dejará constancia del número de
sufragantes. 9
Artículo 40º.- La administración de correos pondrá un servicio expreso el día
del sufragio, para el transporte inmediato de las ánforas y solicitará el auxilio de
la fuerza pública para resguardar la partida del expreso.
Artículo 41º.- El transporte de los documentos plebiscitarios, desde la
instalación de las juntas hasta la terminación del proceso plebiscitario, está
exento de porte postal.
Artículo 42º.- Sin perjuicio de los deberes inherentes a su cargo, relacionados
con el orden público en general, las autoridades políticas pondrán a disposición
de cada uno de los presidentes de mesa la fuerza pública necesaria que les
soliciten con el objeto de mantener la regularidad del acto plebiscitario y de
hacer cumplir sin demora las resoluciones de la mesa y de velar por el
cumplimiento estricto de las disposiciones de esta ley.
Artículo 43º.- Los presidentes de mesa avisarán telegráficamente al presidente
de la Junta Departamental la remisión de las ánforas. Los telegramas que al
efecto se despachen están exentos de pago.
TÍTULO V
DEL ESCRUTINIO
Artículo 44º.- Recibidas que sean por el presidente de la Junta Departamental
las ánforas remitidas por los presidentes de mesa, la Junta Departamental
realizará el escrutinio.
Examinada el ánfora, y después de constatarse si presenta o no huellas de
haber sido violada, el presidente la abrirá y hará dar lectura por uno de los
miembros de la Junta al acta recibida. A medida que se vaya realizando el
escrutinio se anotará el sentido de los sufragios emitidos y el número de estos.
Al finalizar cada sesión de la Junta se levantará un acta parcial que contenga el
resultado del escrutinio del día. De todo el procedimiento del escrutinio se
levantará acta general que, firmada por los miembros de la Junta, será remitida
a la Junta Nacional.
Terminado el escrutinio se incinerarán las cédulas escrutadas.
Artículo 45º.- El presidente de la Junta Departamental avisará telegráficamente
al presidente de la Junta Nacional la remisión de las actas de escrutinio.
TÍTULO VI
DEL CÓMPUTO GENERAL Y DE LA APROBACIÓN DEL PLEBISCITO
Artículo 46º.- La Junta Nacional examinará las actas de escrutinio que le
remitan las Juntas Plebiscitarias Departamentales, calificará su validez y hará
el cómputo de los resultados de los escrutinios que consten en las actas
válidas. 10
La Junta Nacional Plebiscitaria comunicará el cómputo definitivo de los
resultados del plebiscito al Poder Ejecutivo por intermedio del Ministerio de
Gobierno.
Artículo 47º- Se tendrán por aprobadas las reformas constitucionales y las
disposiciones transitorias que obtengan la mitad más uno de los votos válidos
computados.
Artículo 48º- La Junta Nacional Plebiscitaria designará su personal
administrativo.
TÍTULO VII
DE LAS SANCIONES
Artículo 49º- Los ciudadanos obligados a votar deberán presentar su libreta
electoral o militar, según los casos a que se refiere el artículo quinto, con la
debida anotación de haber sufragado en el plebiscito para poder realizar los
siguientes actos:
1º.- Desempeñar o seguir desempeñando funciones o empleos públicos;
2º.- Acreditar la identidad en todos los casos en que por leyes, decretos o
reglamentos fuese requerida, tales como: retiro de fondos, valores o
depósitos judiciales de las instituciones de crédito, sociedades comerciales
e industriales; recepción de correspondencia postal certificada, etc.;
3º.- Matricularse en las universidades o institutos nacionales;
4º.- Optar grados académicos o títulos profesionales;
5º.- Ejercer las distintas profesiones;
6º.- Celebrar contratos por escritura pública;
7º.- Ejercitar acciones por derecho propio o en representación de terceros ante
los Poderes Públicos;
8º.- Intervenir en cualquier acto del Registro de Estado Civil;
9º.- Recurrir a los Registros Públicos;
10º.- Prestar fianzas ante los tribunales correccionales y jueces instructores;
11º.- Acogerse a los beneficios de las leyes de accidentes del trabajo, del
empleado y cualesquiera otras de carácter social; y,
12º.- Obtener patentes industriales, pasaportes, licencias municipales o
policiales; y, en general, para todos los actos civiles, comerciales o
administrativos para los que sea menester acreditar la identidad personal.
Artículo 50º.- No están comprendidos en el artículo anterior los que habiendo
cumplido veintiún años de edad en el primer semestre del año en curso, no
hayan podido canjear su boleta provisional con la Libreta de Inscripción Militar.
Artículo 51º.- Los que por encontrarse ausentes del territorio de la República o
padecer de enfermedad no hubiesen sufragado, podrán solicitar la
correspondiente dispensa ante el juez de primera instancia del lugar de su
domicilio, quien la otorgarán sin más requisito que la comprobación de la
causal alegada. 11
Casa de Gobierno, a los dieciocho días del mes de abril de mil novecientos
treinta y nueve.
O. R. BENAVIDES.
E. Montagne, Presidente del Consejo de Ministros y Ministro de Educación
Pública.
Carlos Concha, Ministro de Relaciones Exteriores.
Diómedes Arias Schreiber, Ministro de Gobierno y Policía.
F. Hurtado, Ministro de Guerra.
M. Ugarteche, Ministro de Hacienda y Comercio.
Héctor Boza, Ministro de Fomento y Obras Públicas.
Roque A. Saldías, Ministro de Marina y Aviación.
G. Almenara, Ministro de Salud Pública, Trabajo y Previsión Social y encargado
del Ministerio de Justicia y Culto.
Por tanto:
Mando se publique y cumpla.
Casa de Gobierno, a los dieciocho días del mes de abril de mil novecientos
treinta y nueve.
O. R. BENAVIDES.
Diómedes Arias Schreiber.
Roque A. Saldías,
Ministro de Marina y Aviación.
G. Almenara,
Ministro de Salud Pública, Trabajo y Previsión Social.
Por tanto:
Mando se publique y cumpla.
Casa de Gobierno, a los nueve días del mes de marzo de mil novecientos
treinta y nueve.
O. R. BENAVIDES.
E. Montagne.