BANDO DEL GENERAL JOSÉ DE SAN MARTÍN DELEGANDO EL MANDO A JOSÉ BERNARDO TAGLE, 19 DE ENERO DE 1822

screenshot.146DELEGACIÓN DEL MANDO BANDO
EL PROTECTOR DE LA LIBERTAD DEL PERÚ

Cuando resolví ponerme al frente de la administración del Perú, y tomar sobre
mí el peso de tan vasta responsabilidad, anuncié que en el fondo de mi
conciencia estaban escritos los motivos que me obligaban a este sacrificio. Los
testimonios que he recibido desde entonces de la confianza pública, animan la
mía, y me empeñan de nuevo a consagrarme todo entero al sostén de los
derechos que he restablecido. Yo no tengo libertad sino para elegir los medios
de contribuir a la perfección de esta grande obra, porque tiempo ha que no me
pertenezco a mí mismo, sino a la causa del continente americano. Ella exigió
que me encargase del ejercicio de la autoridad suprema y me sometí con celo
a este convencimiento; hoy me llama a realizar un designio, cuya
contemplación halaga mis más caras esperanzas; voy a encontrar en
Guayaquil al libertador de Colombia; los intereses generales de ambos
Estados, la enérgica terminación de la guerra que sostenemos y la estabilidad
del destino a que con rapidez se acerca la América, hacen nuestra entrevista
necesaria, ya que el orden de los acontecimientos nos ha constituido en alto
grado responsables del éxito de esta sublime empresa. Yo volveré a ponerme
al frente de los negocios públicos en el tiempo señalado para la reunión del
Congreso; buscaré el lado de mis antiguos compañeros de armas, si es preciso
que participe los peligros y la gloria que ofrecen los combates; y en todas
circunstancias seré el primero en obedecer la voluntad general y en sostenerla.
Entre tanto, dejo el mando supremo en manos de un peruano ilustre, que sabe
cumplir los deberes que le imponen su patria; él queda encargado de dirigir una
administración, cuyas principales bases se han establecido en el espacio
interrumpido de seis meses, en que el pueblo ha hecho los primeros ensayos
de su energía y el enemigo los últimos esfuerzos de su obstinación. Yo espero,
lleno de confianza, que continuando el gobierno bajo los auspicios del
patriotismo y disciplina del Ejército, del amor al orden que anima a todos los
habitantes del Perú y del celo infatigable con que las demás autoridades
cooperan al acierto de las medidas administrativas; haremos el primer
experimento feliz de formar un gobierno independiente, cuya consolidación no
cueste lágrimas a la humanidad. En fin, yo sé que el pueblo y el Ejército tienen
un sólo corazón, y que el general a quien voy a confiar el deposito de que me
encargue llenará todos sus votos y los mío

s. Con tal presentimiento y oído el
dictamen de mi Consejo de Estado.
He acordado y decreto:
1° La suprema potestad directiva de los departamentos libres del Perú queda
delegada sin restricción en el Gran Mariscal Marqués de Torre Tagle; 2
2° Durante el tiempo que administre el gobierno, tendrá la denominación de
Supremo Delegado; su tratamiento y atribuciones serán las que detalla la
sección segunda del Estatuto Provisional dado en 8 de octubre del año
anterior; también usará el distintivo que señala el artículo 4° del decreto del
31 del mismo;
3° Mañana a las once del día concurrirán a palacio todas las autoridades
constituidas, generales y jefes del Ejército a prestar el juramento de
obediencia al Supremo Delegado, quien antes jurará el Estatuto Provisorio
en manos del Ministro de Estado; en seguida harán el que les corresponde
los tres ministros en las del Supremo Delegado, y cada uno de ellos
continuará recibiéndolo a las demás autoridades, según el departamento que

presiden;
4° Se hará una salva triple de artillería en el acto que el Supremo Delegado
cumpla con lo prevenido en el artículo anterior y saldrá con toda la comitiva a
la Iglesia Catedral, donde se cantará el Te Deum. En esta noche y en la de
mañana se iluminará la capital;
5° Los miembros del Consejo de Estado prestarán el debido juramento la
primera vez que se reúnan en la sala de sus sesiones, si no lo hicieren el día
mañana, por estar comprendidos entre las autoridades que concurran;
6° El Ministro de Estado queda encargado de comunicar este decreto a los
gobiernos independientes de América para su inteligencia, y a los
presidentes de los demás departamentos, para que por su parte cumplan
con lo que previene el artículo 3°.
Publíquese por bando e insértese en la Gaceta Oficial.
Dado en el Palacio Protectoral de Lima, a 19 de enero de 1822.
José de San Martín
Por orden de S. E.
B. Monteagudo